viernes, 17 de noviembre de 2017

La Sevilla cultural de los próximos diez años




Este Blog cumplía ayer diez años y reflexionando en torno a todo lo que ha ocurrido en este tiempo me gustaría plantear los retos a los que se enfrentará nuestra ciudad en el ámbito cultural (o los temas sobre los que me gustaría hablar) en los próximos diez años.

Para empezar, creo que sería fundamental que Sevilla recuperase el área de Cultura como concejalía independiente. El equilibrio electoral en el que se maneja el actual equipo de Gobierno hizo que Cultura quedara unida a Turismo y Urbanismo en una macroárea denominada Hábitat Urbano. Personalmente creo que los resultados no han sido los esperados. Quizás por esa falta de concejales, Cultura se ha convertido en el lastre que va a la zaga de las otras dos grandes áreas. Que el Turismo es el pilar fundamental de este Ayuntamiento no es ningún misterio pero esa sinergia creada por un momento turístico boyante ha repercutido muy poco en la Cultura. Sevilla, a día de hoy (y ésta es mi opinión) no atrae turismo por su oferta cultural, es la propia marca de ciudad la que sirve de atractivo a los millones de personas que acuden a nuestra ciudad. Ese aumento del turismo no ha servido para mejorar los espacios culturales, para que haya más programación o para que se cree empleo cultural. De hecho, Sevilla sigue estando a la cola en creación de empleo y a la cabeza en desempleo. El Turismo no es ese maná caído del cielo que nos quieren vender.



En segundo lugar la gestión de la Cultura (llamémoslo ICAS o Área de Cultura) necesita una reforma importante. Es evidente que no funciona, pero tampoco creo que la solución sea crear una "plataforma" específica para programar festivales. Nuestro Ayuntamiento ha asociado Cultura con espectáculo, de ahí que se vendan los diferentes festivales de la ciudad como el gran paradigma de la cultura cuando en realidad no dejan de ser una parte de la programación cultural de cualquier ciudad. Me da la impresión de que los responsables culturales de la ciudad han apostado por el evento efímero por encima de cualquier actividad de largo alcance. Sólo hay que darse un paseo por el Antiquarium o el Centro de la Cerámica para comprobar que estos espacios no tienen el mismo peso que el Monkey Week o el Festival de Cine.

El último gran problema que le veo a la ciudad es el cuidado del patrimonio. Para cualquier ciudadano interesado en el tema, un mero paseo por el centro histórico evidencia la absoluta impunidad con la que se destruye en esta ciudad el patrimonio. Con la excusa del movimiento económico y la generación de empleo hemos recuperado la senda destructiva anterior a la crisis. Puedo entender que los técnicos responsables estén desbordados, pero la impresión que tengo es que desde las administraciones no existe el suficiente interés por la conservación del Patrimonio. Que Sevilla se esté llenando de hoteles y apartamentos turísticos será el culmen de la recuperación económica para algunos, pero que el gran perjudicado está siendo el patrimonio es algo que iremos viendo en años sucesivos cuando se analice con calma todo lo que se está destruyendo.

¿De qué me gustaría hablar en los próximos diez años? Me encantaría poder contaros la reforma del Museo Arqueológico, la ampliación del Museo de Bellas Artes y la reapertura en su integridad del Museo de Artes y Costumbres Populares. Sin dejar la Plaza de América, ojalá el Pabellón Real se restaure por completo y se convierta en un espacio cultural que cierre el triángulo en esta zona del Parque de María Luisa. ¿Con qué uso? Yo apostaría por el arte contemporáneo con instalaciones específicas y exposiciones de valores emergentes.

En los próximos diez años también debería ver la luz el Museo Bellver, del que espero que no sea un espacio muerto sino un centro cultural vivo con una programación a la altura. Ojalá veamos el Antiquarium, el Centro de la Cerámica, el Castillo de San Jorge y el Centro del Mudéjar abiertos a la ciudadanía y en condiciones óptimas, no como ahora. Sueño con ver recuperado el Casino de la Exposición, con su cúpula y su decoración cerámica restaurada, con un entorno convertido en un verdadero foro cultural que englobe la Casa de la Ciencia, la Biblioteca, la Fundación Madariaga...

En cuanto a los proyectos eternos, me encantaría ver en uso Artillería como 'ciudad cultural', Altadis recuperado para la ciudadanía, la Gavidia como espacio social y cultural, las Naves de Renfe restauradas, la Fábrica de Vidrio recuperada, el aljibe romano de la Plaza de la Pescadería musealizado y abierto a las visitas, los Baños de la Reina Mora restaurados, al igual que el convento de Santa Clara, San Hermenegildo o la Ranilla. Una red de bibliotecas acorde a la población que tiene esta ciudad y los teatros históricos rehabilitados (Cervantes, Trajano, Llorens).

Podría seguir y seguir pero creo que son ya muchos los temas tratados. La mayoría de ellos arrastrados desde hace años y temas recurrentes en el Blog desde hace diez años. Algunos dirán: esa Sevilla que planteas cuesta mucho dinero mantenerla. Sí, es cierto, pero para eso están los políticos, para gestionar. Por suerte o por desgracia hemos heredado un patrimonio que hay que mantener y debemos buscar la fórmula para ponerlo en valor y conservarlo. Esa es nuestra riqueza y nuestra obligación con las generaciones futuras.

3 comentarios:

Cristóbal Bernal Chacón dijo...

Parece que el legado que nos dejó el protagonismo de la ciudad en la organización, partida y regreso de la armada que hizo posible dar la Primera Vuelta al Mundo no es patrimonio ni cultura de Sevilla. Sus escenarios, como fueron el Puerto de las Muelas, el Convento de la Victoria, Casa de la Contratación, Alcázar, Atarazanas, etc, no merecerán ser inmortalizados al menos con un mosaico, mural o monumento, cuando en justicia todos ellos merecerían ser Patrimonio de la Humanidad.
Mientras, Sanlúcar, actriz secundaria en la gesta, se vuelca en la conmemoración, máxime, ante la dejadez sevillana por reconocer sus principales grandezas y la orilla derecha de nuestro río es usada para usos y negocios privados por los que el visitante foráneo que vendrá a conocer esos lugares, sentirá vergüenza ajena, como yo.

Gretka dijo...

Suscribo punto por punto todo lo que dices. Espero de verdad que podamos ver todas esas realidades en un futuro próximo. Gracias una vez más por la labor que con este blog haces, eres un referencia. Espero que siga así al menos diez años más.
Un abrazo

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

10 años y yo lo he descubierto hace unos meses. Una pena que se le conozca poco pues merece de veras la pena. buen domingo