Páginas

viernes, 17 de diciembre de 2010

Sevilla, capital de las quejas


Semana de altibajos en la Encarnación. El lunes nos encontrábamos con la sorpresa de ver una de las setas sin andamios apareciendo, por fin, la verdadera espectacularidad de este proyecto. Pero la alegría (para algunos, claro, que todo es matizable) ha durado poco ya que ayer se dieron a conocer nuevos detalles del proyecto que han caído como un jarro de agua fría en una ciudad a la que le encanta quejarse. Y es que, al parecer, parte de la pasarela que recorre la cubierta del Metropol Parasol no se podrá visitar "por motivos de seguridad". Concretamente se elimina de la visita el cruce entre el núcleo importante del proyecto y la seta más cercana a la calle Puente y Pellón.
.
Sinceramente, me parece una tontería, a estas alturas, detenerse en semejante nimiedad. Estoy completamente convencido de que la mayoría de los sevillanos desconocían la existencia de esa pasarela y más seguro estoy de que el 90% de ellos ni siquera se plantearía en toda su vida subir allí, aunque fuera gratis. Pero claro, quejarse es el deporte nacional por excelencia de nuestra ciudad y si encima puedes arremeter contra "un proyecto que se carga el casco histórico más antiguo y grande de Europa" (¿?) pues mejor que mejor. ¿Acaso el 100% de los sevillanos ha subido a la Torre del Oro? ¿Tenemos por costumbre subir a la Giralda una vez al mes para contemplar las vistas? ¿Alguien se queja porque sólo podamos visitar una parte del Alcázar? ¿Por qué nadie protesta porque la Torre Schindler o la Torre Banesto estén cerradas desde el fin de la Expo sin que podamos subir y contemplar las vistas? Nos gusta quejarnos y disfrutamos con ello, aunque la queja siempre vaya dirigida hacia lo mismo. La realidad es que Metropol Parasol está próximo a acabarse, es un proyecto espectacular y se va a poder subir al mirador.
.
Mientras que el mercado de la Encarnación abrirá sus puertas la semana que viene, parece que los restos arqueológicos se han encontrado con una nueva piedrecita en el zapato. Las obras empezaron en septiembre pero deben ir muy atrasadas cuando ya se habla de un posible retraso en su apertura, que estaba prevista para marzo. No debería extrañarnos que los proyectos se retrasen en esta ciudad, en especial los culturales, pero empieza a cansar la obsesión del Ayuntamiento por dar plazos que sabe que no puede cumplir. Más les valdría anunciar el inicio de las obras y cuando se acaben, se acabaron. De lo contrario no hacen más que el ridículo sobrepasando fechas y más fechas y alimentando la inquina hacia los proyectos.
.

8 comentarios:

Sevalber dijo...

Es verdad... con la que está cayendo con este proyecto quejarse a estas alturas porque no se pueda transitar por una parte de la pasarela es una nimiedad...

Ya te lo dije una vez, espero que nunca tengas problemas con urbanismo por nimiedades como esta, mientras tanto sigue aplaudiendo.

Saludos.

Culturadesevilla dijo...

Sevalber, deja de matizar y especular sobre lo que digo o dejo de decir. ¿Quién está aplaudiendo a quién? No me conoces en absoluto y das por sentadas muchas cosas que interpretas como te interesa.

Te he explicado varias veces que he sido y soy muy crítico con este proyecto, por la destrucción de restos arqueológicos que ha habido, por el descomunal desfase presupuestario, por la oscura gestión con la que se ha llevado acabo... Tan sólo me sorprende que la gente salte a la primera de cambio por aspectos mínimos. ¿Realmente te parece tan importante que no se pueda transitar por una parte de la pasarela?

Por favor, opina lo que quieras, pero no me metas en tus intrigas palaciegas.

Sevalber dijo...

Es muy importante sí, por todo lo que supone.

Supone una devaluación de un proyecto que ha costado el doble de lo inicialmente presupuestado.

Supone una ofensa a cualquiera que en una obra privada recibe mil impedimientos por cuestiones mucho menores a esta "nimiedad".

Pero bueno... cada uno es libre de interpretarlo como quiera, faltaría más...

Culturadesevilla dijo...

Vayamos por partes. El proyecto se inició con un diseño, una vez empezado hubo que cambiar el proyecto reutilizando lo que ya se había hecho. Eso ha dado una serie de problemas cuyo máximo exponente ha sido el retraso en los plazos.

Que ha habido negligencias, pues sí. Que debería aclararse todo el asunto, también. Que cada uno debería pagar su culpa, de acuerdo. No discuto en absoluto ninguno de esos puntos pero este post no trata de eso.

Precisamente, como cada uno es libre de interpretar las cosas como quiera deberías respetar la opinión de los demás. Me parece perfecto que no la compartas y que tengas la tuya propia, pero deja de descalificar a todo el que no piense como tú. Yo no aplaudo nada (creo que este Blog es bastante crítico) por lo que te pediría que opines lo que quieras, pero no lo conviertas todo en algo personal.

Sevalber dijo...

No creo haber descalificado a nadie. Eres tú el que interpreta que yo descalifico cuando interpreto lo que tú opinas.

Pero no te preocupes, no ocurrirá más.

Anónimo dijo...

Sevalber si no te gusta lo que lees, no lo leas :).

Enhorabuena por el blog, esté de acuerdo o no con todas los post que se escriben. Felicidades.

Hispalense dijo...

Pues yo creo que Sevalber tiene razón. Me ha decepcionado el artículo por lo escasamente crítico que es. Y me parece lamentable la opinión anónima de "si no te gusta lo que lees, no lo leas".

Culturadesevilla dijo...

Hispalense, yo creo que el artículo sí es crítico, pero esta vez con la sociedad sevillana. En otros posts he sido muy crítico (y lo sigo siendo) con otros aspectos de la obra y su gestión, pero el enfoque en esta ocasión era diferente.

Un saludo!