Páginas

lunes, 12 de octubre de 2009

¿Qué pasó con la Colección Bellver?

Hace unos días leíamos en el periódico que la sala de subastas madrileña Alcalá subastaba una obra de Cabral Bejarano, concretamente el retrato del Marqués de Arco Hermoso y su familia, fechado en 1838. Esta obra guarda especial vinculación con la ciudad de Sevilla ya que el retratado fue el primer alcalde constitucional de la ciudad entre 1835 y 1836. El precio de salida era de 360.000€, una suma bastante elevada pero que está acorde a la calidad de la obra, considerada por los especialistas como la mejor obra del pintor sevillano y uno de los mejores retratos del Romanticismo español.
.
Desconocemos si el cuadro fue comprado finalmente o si se quedó sin vender pero dándole vueltas al asunto no podemos dejar de pensar que hubiera sido una magnífica compra para el Museo Bellver, ese museo que nacería de la donación que Mariano Bellver pretende hacer a la ciudad con más de 300 obras pertenecientes precisamente a este período histórico-artístico. El centro hubiera ampliado así su colección con una obra de gran importancia no sólo artística, sino sentimental. Dando rienda suelta a nuestra imaginación, soñamos con un magnífico museo dedicado al siglo XIX con obras de suma importancia, un nuevo reclamo cultural para la ciudad y un nuevo centro cultural que completase al Bellas Artes. Pero volvamos a la realidad, una realidad bastante alejada de esos sueños en la que el coleccionista ha denunciado en varias ocasiones el desinterés de las administraciones por este patrimonio, una realidad en la que Junta y Ayuntamiento marean la perdiz sin concretar nada y donde lo único que persiste es el empeño del coleccionista porque las obras se queden en Sevilla.
.
Se habla de que la colección podría formar parte de los fondos del Bellas Artes y colgarse en el Palacio de Monsalves una vez se lleve a cabo su remodelación como edificio anexo al histórico Museo. Pero la realidad es bien distinta, ni el Gobierno Central pone un solo euro para esa ampliación ni, seamos sinceros, es algo que vaya a ocurrir en los próximos años visto el panorama. ¿Acaso aguantará el coleccionista a que las administraciones se decidan? ¿O donará su colección a una ciudad que lo mime más? Nos acordamos del famoso Museo Thyssen que ha acabado en Málaga ante la estupefacción de la delegada de Cultura que aseguraba sentirse muy sorprendida por el destino de la colección Thyssen. Pero qué podemos esperar de un Ayuntamiento que justo hace un año dejó escapar la oportunidad de comprar el fabuloso "Coronación de San Fernando" obra de Gutiérrez de la Vega y que volvió a Madrid después de estar cinco años colgado en el Alcázar.
.
Seguimos pensando que lo mejor que se podría hacer es constituir un Museo privado, con colaboración de las administraciones pero independiente a ellas. 300 obras darían para llenar todo el Palacio de Monsalves, ¿qué hacemos entonces con los fondos del Bellas Artes? o al contrario, si colgamos los fondos del Bellas Artes, ¿relegamos a un sótano la fantástica colección Bellver? La solución pasa por un edificio independiente y con uno solo uso, el Museo Bellver.
.

No hay comentarios: