jueves, 23 de agosto de 2018

En las entrañas del Gadir fenicio



Cádiz es una ciudad que siempre apetece volver a visitar. Hacía ya varios años que no iba y en mi última escapada he querido conocer aquellos espacios culturales que se me han ido quedando en el tintero. Sin duda el Yacimiento Arqueológico fenicio 'Gadir' ha sido el que más me ha sorprendido.



Fábrica de salazones romana


La historia de Cádiz se cuenta por milenios. Lejana queda en el tiempo la fundación de la ciudad por los fenicios como enclave comercial allá por el siglo XI a.C., una historia atesorada en sus museos pero también en los espacios arqueológicos con que cuenta la ciudad. El Yacimiento 'Gadir' se ubica bajo el Teatro de Títeres de la Tía Norica y permite, en apenas cuarenta minutos, conocer parte de la evolución urbanística y cultural de la ciudad. El recorrido se inicia con un vídeo que toma como referencia la serie 'Bones' (o al menos a mí me recordó dicha serie). En él se reconstruye la historia del yacimiento como si de un caso policial se tratase tras la aparición de los restos de un hombre que habitó este lugar alrededor del siglo VII a.C. y que pereció de una manera violenta. Este será el punto de partida del audiovisual que nos hablará sobre la fundación de Gadir, sus similitudes con la antigua Tiro fenicia y los cambios que sufrió la ciudad con el paso del tiempo hasta convertirse en una urbe romana.


Pileta de la fábrica de salazones romana


Precisamente los restos más espectaculares de los conservados en la cripta pertenecen ya al período romano que se inicia tras la rendición de la ciudad ante Roma en el 206 a.C. Sobre los restos fenicios nos encontramos una fábrica de salazones con sus características piletas y una cisterna utilizada para almacenar el agua, un bien muy preciado en una ciudad rodeada por agua salada. Lo excavado de época fenicia permite conocer un poco mejor la forma de vida de la gaditanos de la época, al conservarse un par de calles (una más ancha, la otra un estrecho adarve) y el fondo de varias casas, con sus hornos abovedados e incluso algún que otro "mueble de cocina".


Restos de la cocina en una de las viviendas fenicias


La visita a un yacimiento arqueológico siempre supone un reto para el público. Cuando entras en un museo te podrán gustar más o menos las obras de arte expuestas, pero tienes algo "físico" de lo que partir. En un yacimiento normalmente resulta mucho más complicado hacer llegar al visitante una idea general de lo que está visitando. La forma de divulgar y difundir los restos hallados tendrá mucho que ver en el éxito o fracaso de un yacimiento arqueológico. El montaje museográfico de este espacio de Cádiz es sin duda un buen ejemplo para otros centros similares. El recorrido empieza con un audiovisual de unos diez minutos que permite al visitante tener una información de lo que va a visitar y posteriormente una serie de pantallas con información en castellano, inglés y francés van explicando cada punto del recorrido debidamente iluminado. Por último, el yacimiento cuenta con personal que acompaña al grupo en todo momento resolviendo dudas y ofreciendo sus explicaciones a aquél que lo necesite. Fácil, sencillo y eficaz. Sin duda convendría tomar nota de este espacio a la hora de gestionar yacimientos como el Antiquarium o el Castillo de San Jorge aquí en Sevilla.



>> Yacimiento Arqueológico fenicio 'Gadir'. Calle San Miguel, 15. Se visita a las horas en punto. Acceso gratuito.

3 comentarios:

mari carmen garcia franconetti dijo...


Hola, Sergio. Estupenda y didáctica entrada con todo detalles de contenidos. Ciertamente, por aquí se debería tomar nota de cómo atender no solo a la sevillanía, también a los que nos visitan de todas partes es como se promociona y se defiende lo nuestro.

Gracias por tu meritorio trabajo.

Afectuosos saludos.

Oudeis dijo...

Saludos, Sergio:

En mi opinión, los "espacios culturales" más alucinantes de la Tacita son la playa de La Caleta, con sus aguas y sus luces y el paseo de Fernando Quiñones, en marea baja, hasta el extremo final del castillo de San Sebastián. Allí puedes fundir tu mirada con el horizonte azul y expandirte hasta el infinito.

Sergio Harillo dijo...

@ Mari Carmen: Muchas gracias por tus palabras, siempre es un placer compartir con vosotros lo que voy conociendo :)

@Oudeis: No conozco el fuerte de San Sebastián y esta vez cuando he ido el acceso se encontraba cerrado por los efectos de los temporales de este invierno. Sí conocí el de Santa Catalina hace ya mucho años y es una arquitectura muy interesante. En realidad todo el sistema defensivo de la ciudad es de lo más interesante.

¡Saludos!