Páginas

sábado, 17 de junio de 2017

¡No lo tires, es basura!




"España es uno de los países con mayor riqueza natural de Europa. Lamentablemente, en la mayoría de estas zonas la basura ya forma parte de su paisaje. Si cada español limpiara un metro cuadrado, limpiaríamos unos 46 millones de metros cuadrados, o lo que es lo mismo, más de lo que miden algunos de los parques nacionales de nuestro país. Y sólo necesitaríamos 24 horas. Empecemos cada uno por un metro cuadrado."






Así comienza el anuncio que SEO/BirdLife y Ecoembes lanzaron hace unas semanas para dar a conocer el proyecto Libera, por el cual se convocaba a la ciudadanía a involucrarse en la conservación del Medio Ambiente recogiendo la basura abandonada en zonas naturales. El nivel de degradación al que están llegando la naturaleza y el Medio Ambiente es alarmante. Ya no se trata únicamente de la huella ecológica que producimos, de los recursos que consumimos y de la basura que generamos, sino del nivel de educación de la sociedad en general. A día de hoy, la palabra 'reciclaje' sigue siendo poco menos que un mito para mucha gente. Por no hablar de algo tan básico como no dejar la basura donde no debe estar. Ir a la playa y dejar un reguero de basura allí donde hayas estado (hay gente que incluso la entierra), pasear por la calle y tirar al suelo cualquier cosa que lleves en la mano o dejar la bolsa de basura en la primera esquina que uno se encuentra porque el contenedor "está lejos" son situaciones que vemos a diario y que están más que aceptadas a pesar del terrible daño ecológico que producen. El Planeta no aguanta más, tenemos que cambiar nuestra forma de tratarlo o llegará un día no muy lejano en el que no dará más de sí. El cambio climático es una realidad, por mucho que algunos políticos se empeñen en ocultarla y todos debemos poner de nuestra parte para reducir el daño irreversible que le estamos ocasionando al Medio Ambiente.

La jornada de hoy estaba planteada para que ciudadanos anónimos se involucrasen en la limpieza de la naturaleza. Como dice el eslogan, con un metro cuadrado por habitante se puede hacer mucho. "La mejor basura es la que no existe. No podemos seguir ensuciando la naturaleza". En Sevilla uno de los grupos de limpieza lo han organizado las chicas de Entreenate (proyecto en el que participo como usuario desde hace más de un año y que os recomiendo). El punto de encuentro no podía ser más simbólico, en la Cartuja, junto al Centro Andaluz de Arte Contemporáneo. Durante una hora un grupo de voluntarios hemos estado limpiando los accesos al CAAC, la explanada que da acceso al Jardín Americano y la parte inferior donde se encuentra el Aula Bioclimática. Ni que decir tiene que siendo hoy sábado, los restos de las botellonas de anoche eran más que abundantes, pero allí se concentraba basura desde hacía semanas o incluso meses. Dejando de lado que hacer botellonas en la vía pública está penalizado, lo menos que se puede hacer cuando terminas es llevar TU bolsita con TUS restos al contenedor más cercano. Porque los hay, y varios además.





Personalmente desde pequeño siempre se me ha concienciando en mi casa de la importancia de no ensuciar. Cuando era niño, si tiraba algo al suelo mi madre me obligaba a recogerlo. Cuando crecí, la semilla ya estaba puesta y cuando se empezaron a instalar los contenedores de reciclaje fui yo el que convenció a toda mi familia de la importancia de separar los residuos. Ahora es algo que hago en mi propia casa y que comparto con todos aquellos que me rodean.

Siempre he pensado que cuando empiezas a preocuparte por tu entorno más cercano, tu propia sensibilidad te va pidiendo involucrarte cada vez más. Empiezas separando el vidrio de los envases, continúas poniendo plantas en tu balcón para mejorar la calidad del aire y sigues por no poner el aire acondicionado si no es estrictamente necesario. Son detalles de tu día a día que vas haciendo por inercia y que suponen un revulsivo para el Planeta y el Medio Ambiente. Claro está que habrá personas que jamás tengan esa sensibilidad y no estén dispuestas a sacrificarse por el bien común, pero estoy convencido de que entre todos los demás podemos hacer mucho.

Si has leído este post y has llegado hasta aquí, piénsatelo dos veces antes de tirar un papel al suelo, o las cáscaras de las pipas, o usar el inodoro como si fuera una papelera. Infórmate, hay miles de cosas que puedes hacer para mejorar tu entorno y ser más respetuoso con el Medio Ambiente. Empieza por un metro cuadrado y quizás, sólo quizás, lleguemos entre todos a salvar el Planeta.

4 comentarios:

Tania (Sevilla desde La Giralda) dijo...

Buenos días Sergio,

me ha encantado el post. A mi me educaron para que si no hay una papelera cerca siempre guarde lo que quiero tirar en los bolsos, y cuando llegue a casa lo tire a la basura.

Soy de una ciudad donde hay multitud de papeleras por todas partes. Pero aquí en Sevilla no se estilan todo lo que me gustaría.

Es importante concienciar pero también ofrecer los medios necesarios.

Un saludo, y feliz domingo.

Sergio Harillo dijo...

Muchas gracias, Tania. Como dices, es importante concienciar, pero también hay que ofrecer los medios necesarios para facilitar determinadas cosas. Es como cuando en Sevilla se pide que la gente use el transporte público en lugar del vehículo particular pero no se ofrece una alternativa cómoda y competitiva. Todos debemos poner de nuestra parte.

¡Saludos!

Lola Rodriguez dijo...

Hola Sergio, me ha encantada tu post (bueno, todos todos todos me gustan muchísimo). A mí me duele la boca de decirlo especialmente en el trabajo, donde el derroche (la factura no la pago yo) es impresionante. Hay una falta de conciencia increible. Cuando hablan de cómo gastan agua en sus casas no me puedo creer que no les haya quedado recuerdo de los veranos con cortes casi diarios que todos hemos vivido (y yo tengo 45 años). Y aquí se ponen los aires pero se abren las ventanas y cosas así. Yo me pongo mala, la verdad. No hay modo de hacer nada para que se impliquen en un mayor cuidado por el medio ambiente y es desesperante. Yo ya no tengo coche, me muevo en bici o a pie, no tengo aire acondicionado en casa, trato de no encender luces innecesarias (bastante luce el sol aquí, la verdad) y espero contribuir con mi granito de arena en algo pero cuando veo lo que me rodea, se me caen los palos del sombrajo.

Eres una persona excepcional

Sergio Harillo dijo...

Hola Lola, ¡muchísimas gracias por tus palabras y por tu comentario! No me llaman "persona excepcional" todos los días, así que te lo agradezco.

Al hilo de lo que cuentas, recuerdo hace unos años cómo un compañero de trabajo me decía que él tenía puesto el aire acondicionado las 24 horas del día en verano para que cuando llegara a casa se la encontrara fresquita y que por las noches dormía tapado por el frío que pasaba. Yo intenté explicarle que, salvo noches horribles (que las hay) en verano en Sevilla se puede dormir con las ventanas abiertas y hace corriente y también le dije que lo de tener el aire las 24 horas encendido era una locura. Por supuesto me miró como si yo estuviera loco y me dijo que él no tenía por qué renunciar a esas comodidades.

Hay gente con la que es más fácil y gente con la que es imposible. Pero no por ello debemos desistir. Planeta sólo hay uno y tenemos que cuidarlo. El otro día me decían por Twitter que era muy pesado hablando siempre de temas verdes y pidiendo más sombras en Sevilla, que tampoco era para tanto. Supongo que cuando aprendes a mirar las cosas desde otro punto de vista, eres más exigente. Yo tampoco tengo coche y casi ni uso el transporte público siempre que pueda ir andando, mi terraza parece un jardín en el que no caben más plantas, intento poner la lavadora lo menos posible, controlo el tema luces.... Son detalles que si lo hace uno solo no sirven para mucho, pero soy consciente de que cada vez más gente se está sensibilizando con estos temas. Y alguien tenía que empezar, ¿no? Somos unos pioneros, jajaja.

Un saludo y de nuevo muchas gracias por tu comentario :)