Páginas

lunes, 12 de diciembre de 2016

"Sevilla necesita un cambio radical en la forma de gestionar el verde urbano"

Ladera del Carambolo, en Camas, con las nuevas plantaciones realizadas por SevillaMásVerde

Para conocer un poco mejor cómo se enfrenta Sevilla a los rigores del Cambio Climático y las medidas que estamos tomando en nuestro entorno para hacer de la ciudad un espacio más sostenible, Cultura de Sevilla entrevista a José Luis Sánchez-Quiñones, miembro de la Asociación Sevilla Más Verde y autor del Blog El Giraldillo de Sevilla.



Pregunta: Te has marcado un difícil reto, reforestar la ladera del Carambolo, en Camas, a través de la Asociación Sevilla Más Verde. ¿Por qué lo estás haciendo y lo más importante, cómo y con qué medios?

Respuesta: Lo hago porque me apasiona plantar árboles. En la actualidad, dedicarme a mi profesión (Ingeniero de Montes) es muy difícil, así que para quitarme esa espinita decidí "trabajar gratis" reforestando y recuperando la ladera del Carambolo, que desde pequeño siempre vi seca, quemada, deforestada, erosionada y actualmente la veo con un gran potencial a escasos kilómetros de Sevilla, con casi mil árboles y arbustos que ya he plantado esta temporada. Quiero que con mi acción tomemos conciencia forestal, que en esta tierra no existe prácticamente. ¿Por qué siempre se organizan reforestaciones participativas en Doñana o en la Sierra Norte y no en los alrededores de Sevilla? Para esto fundé la asociación Sevilla Más Verde.

Y en cuanto al cómo, pues es muy sencillo: con un palín voy haciendo hoyos y con un poco de mantillo y semillas que cojo del monte se consiguen arbolitos en pocas semanas, todo ello con una planificación previa en cuanto a qué especies plantar y qué distribución superficial aplicar según la orientación de la ladera y el suelo. Es bastante necesario el mantillo, pues la tierra es muy arcillosa y pobre en materia orgánica, por eso he abierto una campaña de recogida de fondos para poder comprar sacos de mantillo.



Paneles solares en el Parque de San Jerónimo, testigos de otra época


P: Una pregunta directa: ¿es Sevilla a día de hoy una ciudad sostenible? ¿Qué estamos haciendo bien y qué debemos mejorar?

R: Yo diría que no, aunque el término sostenible es muy amplio y no solo puede utilizarse en cuanto al verde urbano, sino al uso de las energías por ejemplo. Mi opinión es que las edificaciones de relativa reciente construcción no están nada adaptadas a nuestro clima. En verano hay que utilizar obligatoriamente el aire acondicionado en la mayoría de las casas, muchas veces incluso de noche porque la falta de aislamiento y el uso inadecuado de algunos materiales de construcción provoca que las viviendas se recalienten y acumulen calor y con el cambio climático este problema se está agravando aún más. Por otro lado, no se aprovecha el uso de la vegetación para ahorrar calefacción y aire acondicionado, una herramienta muy eficaz que ya está más que probada desde hace mucho tiempo. Además, las energías renovables se deben utilizar aún más de lo que ya se hace. 

En cuanto a transporte, es evidente que hay que seguir apostando más aún por el transporte público y disminuir el uso del vehículo privado y parece que la construcción de las restantes líneas de metro sería fundamental para conseguirlo. Seguir tal y como estamos ahora no es muy sostenible en una ciudad con casi un millón y medio de habitantes si contamos con el área metropolitana, aunque se ha avanzado mucho por ejemplo en el uso de la bicicleta (faltando un buen servicio de Sevici, eso sí).

Y por último, en temas de verde urbano nos queda mucho por progresar.

P: Acabamos de saber que Sevilla es una de las ciudades candidatas a ser elegida Capital Verde Europea. ¿Qué nos aportaría esta distinción? ¿Crees que tenemos alguna posibilidad de ser elegidos en los próximos años o tras una primera derrota nos rendiremos a la evidencia?

R: Creo que nos aportaría más si adoptáramos las medidas necesarias para competir con otras ciudades que también se presentan y poder así conseguir esa distinción, que lo que pudiera venir después de conseguir la capitalidad verde. No hace falta ser un experto para ver que aún nos queda mucho por conseguir, máxime si nos comparamos con ciudades que en años anteriores consiguieron esta distinción como Copenhague o Vitoria. Esta última, por ejemplo, desarrolló lo que llamaron el Anillo Verde: un gran espacio continuo reforestado y recuperado alrededor de la ciudad. En Sevilla en cambio tenemos grandes escombreras (como las que tenemos junto al río cerca de Camas), grandes espacios degradados (como la ladera del Carambolo), cientos de alcorques vacíos o sellados, plazas duras, calles sin árboles y amplias avenidas con naranjos en lugar de grandes árboles de sombra. Y en cuanto a concienciación también nos queda mucho por avanzar. Lo veo complicado actualmente y no sé si nuestro ayuntamiento tendrá el suficiente compromiso para luchar por cambiar este modelo de ciudad poco verde. Soy pesimista si pienso en el historial de la ciudad.

Los alcorques vacíos y tapiados son una constante en la ciudad para evitar plantar árboles


P: Se acaba de celebrar URVE, la primera Feria Nacional de Urbanismo Verde y Sostenible de Sevilla. Como asistente, ¿qué opinión te merece la cita?

R: Ha sido una feria con un gran potencial y de una importancia enorme para el futuro de las ciudades. Sí o sí, el urbanismo tiene que ser verde y más en nuestra ciudad con este clima de calor tan extremo y duradero. A pesar de la poca participación de personas y lo poco que le ha interesado a los medios de comunicación, espero que en los próximos años siga creciendo, porque es realmente interesante poner en común diversos conocimientos y experiencias de expertos de distintas zonas de España. La sostenibilidad es el futuro de las ciudades.

Seguimos con URVE. ¿Qué has sacado en claro de las charlas? ¿Qué medidas básicas hay que implantar en Sevilla para desarrollar un verdadero urbanismo verde?

Es difícil resumir en pocas líneas las conclusiones que he sacado de URVE. Sí me ha servido para reafirmarme en que la ciudad, y más en particular Sevilla, tiene que ser mucho más verde, la ciudad tiene que adaptarse al verde (y no al revés) para ser más habitable, más acogedora para los ciudadanos y además es imprescindible, pues el cambio climático ya está aquí. La calidad de vida de los ciudadanos depende en gran medida del verde urbano, esto hay que metérselo en la cabeza a los gestores municipales porque está más que demostrado. Además, el verde en Sevilla debe dejar de ser algo accesorio para ser algo imprescindible.

El arbolado en Sevilla sufre lo indecible desde hace años 


El congreso ha estado muy centrado en el arbolado, ¿nos podrías hacer un rápido resumen de lo dicho en URVE sobre cómo habría que cuidar el árbol en las ciudades?

El árbol por lo general se considera es un estorbo, pero como dije anteriormente, es imprescindible en las calles como lo son los semáforos o las farolas. El árbol nos aporta oxígeno, depura el aire de contaminantes, absorbe el carbono mitigando el cambio climático y, en nuestra ciudad, es fundamental para disminuir la temperatura durante el verano. Por ello, debemos cuidarlos de la mejor manera posible. Tenemos que quitarnos de la cabeza que los árboles deben podarse porque sí, esa cultura de la poda debe cambiar porque además está demostrado que es perjudicial y hasta peligroso en un futuro (por la caída de ramas de árboles que enferman por culpa de podas excesivas). Las aceras deben diseñarse para plantar árboles y que sus raíces no las levanten (y no diseñar las plantaciones según cómo se han diseñado las calles). Se debería apostar más por árboles de sombra y no usar tanto el naranjo de forma indiscriminada. Y se deberían utilizar las especies más adecuadas para nuestro clima y para la calle en donde van a ser plantadas, cosa que pocas veces se hace en esta ciudad, por lo que luego vienen esas mutilaciones para adaptar el árbol a la calle.

La nueva 'plaza' de San Marcos tras la reurbanización


P: Y acabamos con la pregunta del millón. Tras el cambio político en el Ayuntamiento de Sevilla parecía que el tema del Medio Ambiente iba a tomar un nuevo impulso. ¿Crees que se están haciendo bien las cosas? ¿Progresamos adecuadamente en esta materia?

R: Puede que aún sea pronto para afirmar que las cosas se están haciendo bien o mal, sobre todo ahora que hay que esperar a que entre en vigor el nuevo macrocontrato de zonas verdes. Quizás ya no se hagan podas tan salvajes, pero lo cierto es que este año han vuelto a dejar "pelados" los árboles de la calle San Jacinto (tipuanas) cuando hubiera sido suficiente con cortar las ramas que molestan a las viviendas, así que ahora tenemos una calle llena de esqueletos de árboles. Sigo viendo plazas duras con apenas verde, como por ejemplo la recién inaugurada plaza de San Marcos, con tan solo tres alcorques en los que seguro plantarán naranjos, una nueva zona de paso para que el ciudadano no pueda disfrutarla. Aún habrá que esperar a que se planten los cientos de alcorques vacíos y tapiados de la ciudad. Por todo esto aún no veo grandes progresos, aunque sí es cierto que hay muchas buenas palabras y se anuncian grandes cambios. Esperemos a los siguientes meses a ver qué pasa, pero lo que está claro es que Sevilla necesita imprescindiblemente de un cambio radical en la forma de gestionar el verde urbano. Sevilla necesita verde, no le queda otra si queremos seguir disfrutando de la ciudad.

1 comentario:

Giraldillo dijo...

Muchas gracias por darme la oportunidad de dar mi opinión en esta entrevista de tu magnífico blog. Un abrazo :)