Páginas

sábado, 3 de diciembre de 2016

Así es la nueva Plaza de Armas


El próximo 12 de diciembre se inaugura la nueva configuración de Plaza de Armas tras varios meses de obras. El proyecto de reurbanización quedó aparejado a la construcción del nuevo supermercado Mercadona que se ha levantado en la plaza. Adif (propietario del suelo), Mercadona (que ha pagado las obras) y el Ayuntamiento han desarrollado un proyecto que divide la plaza en tres espacios, uno destinado a juegos infantiles, el central con pérgolas y una zona más abierta que se abre a Torneo donde está previsto organizar diferentes actividades socioculturales.



La actuación ha consistido en rehacer por completo el espacio, impermeabilizando el suelo para evitar filtraciones al aparcamiento subterráneo. En la superficie se han diseñado varios itinerarios que, a través de las pérgolas, comunican el hotel, el nuevo supermercado y el centro comercial, dándole a la plaza el carácter distribuidor que nunca tuvo.

Nueva plaza para actividades al aire libre

Pérgolas con enredaderas y grandes macetones


A pocos días de que se inaugure el espacio, ya se puede ver el resultado casi al cien por cien. El detalle que más me ha llamado la atención es el diseño empleado para las entradas al aparcamiento subterráneo, que cuentan con cubiertas verdes y uno de sus muros tapizado por un jardín vertical. Sin duda un detalle más que agradable que espero sea respetado y mantenido.


Jardines verticales en los accesos peatonales al aparcamiento

La zona más resguardada de la plaza se ha reservado para los juegos infantiles. La eliminación de los árboles en esta zona fue una de mis grandes decepciones cuando vi cómo avanzaban las obras. La nueva configuración ha previsto la plantación de un buen número de ejemplares. Si nos atenemos al número de árboles, el espacio ha salido ganando, aunque ignoro si se trata de los mismos árboles retirados o nuevos ejemplares. 



La ubicación de un pequeño jardín junto a la entrada del aparcamiento es una buena forma de separar el espacio de los coches de la zona pública.


Una vez culminadas las obras tengo que reconocer que el resultado es bastante más agradable de lo que esperaba. La inclusión de techos verdes y jardines verticales en los accesos peatonales es toda una sorpresa y un acierto, lo mismo que el uso de grandes macetones para permitir la plantación de árboles. El cambio para mejor es evidente y sienta un buen precedente de cara a futuras actuaciones en otros espacios públicos. Como única pega al proyecto, me gustaría añadir que sería interesante que este tipo de intervenciones se presentasen a la ciudadanía desde el principio, y no tras múltiples quejas y peticiones. En cuanto al diseño, personalmente hubiera contemplado una mayor presencia de verde en el propio suelo ya que contribuye a reducir el efecto isla de calor y a aislar térmicamente el terreno (la tierra se calienta menos que los adoquines de granito empleados). Por último, deberíamos empezar a concebir nuestros espacios públicos con fuentes y láminas de agua (también disminuyen la temperatura) y, por qué no, pensar en algún elemento de arte urbano que dote de mayor personalidad a la actuación. A pesar de estos detalles personales, tengo que felicitar a las partes implicadas por el resultado y espero que la ciudadanía haga suyo este espacio tan falta de actividad durante años.

No hay comentarios: