Páginas

viernes, 2 de diciembre de 2016

De aquellas podas vienen estas talas

Poda de ficus en avenida de María Luisa. Septiembre de 2014

Las imágenes que encabezan el post corresponden a septiembre de 2014 cuando el enorme ficus que hay junto al Pabellón de Estados Unidos de la Avenida de María Luisa fue podado en una de las continuas podas a las que se somete este árbol en los últimos años. En su momento escribí lo siguiente en el blog: "resulta sorprendente el poquísimo tacto con que se dejaban caer las ramas de un considerable peso desde una altura de diez o quince metros. En su caída, las gruesas ramas arrasaban las jacarandas que están debajo, destrozando y partiendo sus ramas".


Restos de la poda con las ramas cayendo sobre una jacaranda

Sigo citándome a mí mismo: "tras el día de ayer las jacarandas, que no tenían culpa de nada, presentan ramas rotas y partidas. Si no se tratan estas heridas, serán un foco de enfermedad para el propio árbol que terminará enfermando y pudriéndose, siendo más proclive a que en días de viento se caigan las ramas enfermas". Pues bien, este es el estado actual de la jacaranda a la que hacía referencia en el post de 2014:


Tocón de Jacaranda dañada tras las podas del ficus contiguo

He buscado el informe de la tala (o apeo) de este ejemplar en la web de Parques y Jardines, pero al menos en el año 2016 no lo he encontrado. Ignoro la razón por la que ha sido talado este árbol en los últimos meses pero después de ver el destrozo que se le hizo durante la poda del ficus aledaño, cuando ramas de varios metros de largo cayeron a plomo sobre la pobre jacaranda, no me extrañaría nada que ambos sucesos estén conectados. Hace unos días me pasaban por Twitter el espectacular censo del arbolado que ha realizado la ciudad de Nueva York. Gracias a una herramienta on line puedes conocer la historia de cada árbol, su contribución al Medio Ambiente e incluso el valor económico de cada árbol, indicando su capacidad para retener agua, captar CO2 o regular la temperatura urbana. Poder hacer un seguimiento en tiempo real de cada árbol de la ciudad es una de las iniciativas que planteó el Plan de Arbolado actualmente en vigor, ojalá se quede en algo más que una utopía y empecemos a valorar nuestro patrimonio como se merece.

1 comentario:

Giraldillo dijo...

Qué lástima, recuerdo perfectamente cuando publicaste este post, la pena que da el trato a los árboles en esta ciudad podando de esa manera. Esperemos que esta forma tan "delicada" de cuidar los árboles en Sevilla cambie de una vez por todas.