Páginas

miércoles, 23 de noviembre de 2016

El anfiteatro de Carmona se abre al público


La provincia de Sevilla suma un nuevo atractivo patrimonial en la siempre interesante Carmona. Después de varios meses trabajando en la adecuación del anfiteatro romano, la Consejería de Cultura lo ha abierto al público los fines de semana. Con esta apertura, la ciudad de los Alcores amplía sus espacios visitables y añade un motivo más para conocer su pasado romano.



El anfiteatro romano de Carmona, fechado en el siglo I a.C. es, junto con el de Itálica, el único edificio de estas características que se conserva en la provincia de Sevilla y uno de los mayores de la Península Ibérica. Excavado en la roca, la erosión por el paso del tiempo y su uso como cantera para construir otros edificios de la ciudad, han degradado en exceso un edificio del que apenas se conserva la huella sobre el terreno. Aún así, gracias a las excavaciones realizadas durante los años setenta y ochenta del siglo pasado se ha logrado reconstruir hipotéticamente cómo pudo ser el edificio, cuya summa cavea (las gradas superiores) sí estarían construidas en piedra por encima del terreno. Su ubicación, junto a la antigua Vía Augusta (actual avenida Jorge Bonsor) y frente a la necrópolis de la ciudad, nos habla del urbanismo romano y de cómo este tipo de edificios de espectáculos se ubicaban a las afueras de las ciudades. 


Si bien la necrópolis y el anfiteatro son quizás los restos romanos más monumentales conservados en Carmona, la ciudad guarda otros elementos como son parte del foro (junto a la Plaza de San Fernando), las puertas de Sevilla y de Córdoba (muy transformadas) o el puente que cruza un arroyo en el camino hacia la antigua Astigi y Córdoba.

La noticia de esta apertura es sin duda de lo más positiva, sin embargo una vez más se cae en los mismos errores de siempre. La información en la página web del Conjunto Arqueológico de Carmona sobre los horarios de visita del anfiteatro es inexistente, por lo que debemos bucear en su página de Facebook para descubrir que abre los sábados y domingos a las 11:00 horas. Por otro lado está el tema de los transportes. A Carmona sólo se puede ir en coche particular o en autobús de línea. Al tener familia en la ciudad soy un asiduo del autobús y da la casualidad de que siempre coincido con varios turistas que lo utilizan para ir a conocer su patrimonio. Pues bien, los sábados, para poder llegar a la visita de las 11:00 deberíamos coger el autobús de las 7:45 de la mañana (que pasa por varios pueblos) o el directo de las 9:00 que llega a Carmona a las 10:00, por lo que aún tendríamos que esperar una hora para visitar el anfiteatro. Los domingos directamente sólo podríamos coger el autobús de las 7:30 horas (que pasa por varios pueblos) porque el siguiente es a las 10:30 por lo que no llegaríamos a tiempo de ver el anfiteatro. ¿Tanto costaba poner la visita a las 12 o hacer varios pases? ¿Realmente la Consejería de Cultura ha abierto el anfiteatro para que lo visite la gente cuando es complicado encontrar los horarios de apertura y el acceso en transporte público es prácticamente imposible? Cuando se abre un monumento y luego no lo visita nadie, no podemos achacar al "desinterés" de la gente la no asistencia, deberíamos hacer un poco de autocrítica y valorar si estamos favoreciendo la visita o poniendo múltiples impedimentos.

No hay comentarios: