Páginas

viernes, 23 de septiembre de 2016

Culminan las obras en el Arroyo Ranillas

Hilera de jacarandas plantadas bajo el tendido eléctrico


Desde que visité hace ya más de un año las obras de "restauración ambiental del entorno del arroyo Ranillas" mi impresión no fue nada buena. Cuando el Ayuntamiento anunció este proyecto entendí que lo que se iba a hacer era recuperar el entorno natural de este arroyo, regenerándolo y adaptando sus márgenes para que la ciudadanía pudiera disfrutar de él. Sin embargo el proyecto ha consistido en vallar todo el cauce para evitar que se pase por encima de la losa de hormigón que cubre el arroyo, al mismo tiempo que se han construido a ambos lados una serie de sendas peatonales y carriles bici. También se han habilitado varios pasos para cruzar de una margen a la otra y se han creado un par de ¿plazas? sobre el cauce. 




Personalmente nunca entenderé este tipo de obras. No ya por el resultado final, sino por la poca ambición que tenemos como ciudad en nuestros proyectos urbanos. Al margen de la obra en sí, llama poderosamente la atención que debajo de todo el tendido eléctrico que recorre la zona se haya plantado una larga hilera de árboles, lo cual sólo tendría sentido si está previsto eliminar más pronto que tarde el tendido eléctrico, de lo contrario esos árboles están condenados a que dentro de unos años haya que talarlos porque sus ramas se chocarán con los cables. 

Cubierta del arroyo Ranillas


Accesos a los pasos que cruzan de una margen a la otra del arroyo



Plazas construidas sobre la cubierta del arroyo


Comunicación entre ambas márgenes


Carril bici en uno de los laterales del arroyo


Acerado, carril bici y accesos en la zona de Alcosa


Como siempre he creído que una imagen vale más que mil palabras, en lugar de explicar en un largo texto qué se podría haber hecho en este arroyo o las oportunidades urbanísticas que estamos perdiendo en Sevilla, os voy a poner varios proyectos que se están haciendo en otras ciudades para que comparemos.

Arroyo Cheong Gye Cheon, Seúl. Imagen de UrbanNetworks

Sin duda uno de los ejemplos más llamativos de regeneración de cauces urbanos es el río Cheong Gye Cheon, en Seúl (Corea del Sur). En los años sesenta el río se había convertido en una cloaca por lo que se decidió cubrirlo con una losa de hormigón para evitar epidemias y enfermedades. Posteriormente se levantó sobre él una autopista de dos niveles que sepultó aún más el río y lo borró del plano de la ciudad. La llegada del siglo XXI trajo nuevos aires a la capital surcoreana y se decidió recuperar el arroyo, eliminando la autopista y redescubriendo el cauce. Las obras tuvieron mucha polémica por su alto coste, pero el resultado ha sido tan espectacular que se ha convertido en un ejemplo a seguir por muchas ciudades. Además de la recuperación de la fauna y la flora del arroyo (que ya no tiene el caudal primitivo) se ha conseguido mitigar el efecto isla de calor, descendiendo en hasta 3'5 grados la temperatura en comparación con calles cercanas, y facilitar las corrientes de aire que circulan por el cauce y refrescan el ambiente.

Chicago Riverwalk (EEUU) .Imagen de Kate Joyce Studios en Archdaily

Chicago se ha convertido en una de las ciudades que más están apostando por la recuperación de espacios para el disfrute ciudadano. Si mundialmente famoso es el Millennium Park, la actuación llevada a cabo en una de las láminas de agua que recorre la ciudad, es una apuesta firme y decidida por el uso ciudadano. A lo largo de varias manzanas y aprovechando los puentes y pasarelas que cruzan el río se han construido diferentes plazas abiertas al agua donde el ciudadano es el principal protagonista.

Madrid Río. Imagen de Plataforma Urbana

A nivel nacional hay un proyecto que ha sido noticia durante años, Madrid Río. La recuperación del cauce del Manzanares y el soterramiento de varias rondas de circunvalación se tacharon de obra faraónica y de despilfarro económico, pero el resultado ahí está, espectacular. Tras la eliminación de los carriles de la M30 la ciudad ganó 150 hectáreas que se han convertido en un eje verde de seis kilómetros de longitud. El Manzanares salió de su letargo y Madrid ganó un pulmón verde para contrarrestar su endémica polución.

High Line, Nueva York (EEUU)


Otras ciudades como Moscú o París también están proyectando la recuperación de las riberas de sus principales ríos para hacerlos más amables al ciudadano. Nueva York con su High Line, París con la recuperación de la línea ferroviaria Petite Ceinture o The Underline, el parque lineal planteado bajo los viaductos del metro de Miami son otros proyectos en los que el Urbanismo y la regeneración urbana van de la mano para crear espacios más agradables donde el uso ciudadano prima por encima del modelo de desarrollo basado en el vehículo privado.

En algunos de los casos expuestos ha sido la propia ciudadanía la que ha impulsado los proyectos de regeneración. Quizá ése sea el impulso que nos falta en Sevilla, una corriente cívica que luche porque los proyectos urbanísticos sean ambiciosos y se conviertan en un atractivo para los barrios donde se ejecutan. Sin duda los vecinos de Alcosa y Sevilla Este tienen más facilidades ahora para pasar de un extremo al otro del arroyo Ranillas, pero también es cierto que el proyecto simplemente ha parcheado el problema de fondo, sin llegar a plantear una verdadera solución para este vacío urbano.