Páginas

jueves, 25 de agosto de 2016

Los andamios regresan a la Catedral


La Catedral de Sevilla se acerca a los seiscientos años de vida (siendo las zonas islámicas aún más antiguas) y por ello es preciso someterla a constantes trabajos de restauración que pongan freno al deterioro causado por diferentes agentes.

El Cabildo Catedral ha iniciado este verano dos obras que devolverán los andamios a algunas zonas exteriores del edificio como son la Puerta del Príncipe o de San Cristóbal y el conjunto de fachadas renacentistas que dan a las plazas del Triunfo y Virgen de los Reyes.


La Puerta del Príncipe es una de las más recientes de cuantas se construyeron en la Catedral. De su diseño se encargó el arquitecto Fernández Casanova y su construcción se dilató entre 1887 y 1895. En 2017, para cuando está previsto que culmine su restauración, se cumplirán por tanto 130 años desde que se iniciaron las obras. Es de estilo neogótico, al igual que la de la Concepción (su 'gemela' al otro lado del Crucero) y la de la Asunción, la puerta principal que da a la Avenida de la Constitución.

Con un presupuesto de 135.000 euros, la obra incluye la limpieza y consolidación de la fachada así como de los pináculos y contrafuertes góticos de la fábrica medieval. En la construcción de estas fachadas neogóticas se empleó una piedra de un color blanco de mayor calidad que la caliza del edificio original, por lo que el resultado de la limpieza promete ser sorprendente.


Muy cerca de la Puerta del Príncipe también se han empezado a colocar andamios. Se trata de la segunda obra de gran envergadura que el Cabildo Catedral llevará a cabo en los próximos años: la limpieza de las fachadas renacentistas de la zona de la cabecera del edificio. El primer tramo donde se actuará arranca en la Puerta de Campanillas y se extiende hacia la Plaza del Triunfo. La obra cuenta con un presupuesto de 500.000 euros y un plazo de ejecución de seis meses. La intervención será integral, actuándose en todos los elementos arquitectónicos y decorativos de una de las fachadas más castigadas por la polución y el paso del tiempo. En siguientes fases se continuará la limpieza en el tramo que discurre hacia la Puerta del Príncipe y en el ábside de la Capilla Real.