Páginas

miércoles, 27 de julio de 2016

Puerta Triana recupera sus dos farolas veleta de la Expo

Momento en el que se colocaba la segunda veleta sobre el mástil


Hoy es un gran día para todos los nostálgicos de la Exposición Universal de 1992. Durante toda la mañana han sido instaladas de nuevo las dos farolas-veleta que se conservaban junto al Pabellón de la Navegación, en lo que en su día fue la zona de las puertas de Triana y del Guadalquivir (hoy desaparecidas). Su recuperación se engloba dentro del proyecto de construcción del Parque Fernando de Magallanes, de cuyas obras se está encargando el arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra.


Colocación del segundo mástil


Según se recoge en el inventario de la Gerencia de Urbanismo, las farolas-veleta fueron diseñadas por Perry A. King y Santiago Miranda, colocándose en su momento una veintena a lo largo de todo el perímetro del recinto Expo. La misión de estas farolas, cuya original forma se inspira en las alas de un pájaro (en Curro según la Gerencia de Urbanismo) o en las velas de un barco, era crear una frontera de luz que permitiera divisar desde la distancia los límites del recinto Expo. Actualmente varias de las farolas han desaparecido y las que se conservan se encuentran en muy mal estado y sin uso. A pesar de que en un principio el proyecto del Parque contemplaba la eliminación de las farolas, finalmente gracias a la intercesión de la Asociación Legado Expo y del Ayuntamiento de Sevilla, el arquitecto asumió dentro de su proyecto la restauración y reubicación de las mismas. 

La primera de las veletas ya colocada


El resultado de la limpieza es absolutamente espectacular y marca un precedente para el resto de farolas conservadas, que sin duda deberían ser restauradas y puestas en funcionamiento de cara a la conmemoración del XXV aniversario de la Expo el año que viene. La recuperación de este importante legado patrimonio y sentimental sería uno de los mejores homenajes que se le podrían hacer a un evento que cambió para siempre la ciudad.

Nuevo centro de remo y piragüismo


Las farolas, que deberían volver a contar con iluminación (extremo que todavía no está decidido), se han colocado en una ubicación diferente a la original, más retranqueadas hacia el interior de la parcela y no junto al paseo del río donde estuvieron. En su momento servían como elemento paisajístico junto a la Puerta del Guadalquivir, pero tras su destrucción han sido trasladadas unos metros para permitir la construcción del nuevo centro de remo y piragüismo que ya se levanta junto al Pabellón de la Navegación.


En el resto del parque las obras continúan con la construcción de la gran pérgola que recorrerá toda la zona verde de norte a sur tal y como os contaba el pasado lunes. A día de hoy los pilares de la misma ya alcanzan el límite sur, donde el parque se encuentra con la avenida Expo92 y la zona de paradas de autobuses del Consorcio, que al parecer queda fuera del proyecto de remodelación a pesar de la lamentable imagen que presenta.

1 comentario:

isaac dijo...

En Sevilla normalmente hay muchas ganas y empeños por innovar y por hacer cosas nuevas, pero esas ganas son directamente proporcionales a la dejadez en la conservación de las mimas. Prácticamente desde el momento en que se inaugura algo en Sevilla, se deja de lado hasta que acaba destrozado e inutilizado. esperemos que esta vez con el tiempo esto tenga un mejor mantenimiento...