Páginas

martes, 12 de julio de 2016

El verde vende


CaixaBank acaba de adjudicar al Grupo ACS (Dragados) las obras del centro comercial de Torre Sevilla por veinte millones de euros. En un año deberían estar acabados los trabajos en este nuevo espacio comercial de 25.000 metros cuadrados que contará con ochenta locales comerciales, gimnasio y cines repartidos por los edificios podio del complejo Puerto Triana. 


El estudio de arquitectura Broadway Malyan ha sido el encargado de desarrollar el proyecto de centro comercial, un espacio que ocupará la práctica totalidad de los edificios podio a excepción de la zona que servirá de acceso al Caixaforum. Con este proyecto se abandona la idea de que las plantas superiores de los podios acojan oficinas mientras que la zona comercial se reservaba a las plantas inferiores. El nuevo centro comercial ocupará las tres plantas de uno de los edificios y las cuatro del otro, comunicándose por medio de una pasarela acristalada.


Junto con la noticia de la adjudicación de las obras han aparecido un par de imágenes del futuro centro comercial donde además de gente feliz realizando sus compras podemos ver un espacio plenamente ajardinado donde abunda la vegetación, una estampa que poco tiene que ver con la realidad. La zona más ajardinada de la plaza se encuentra precisamente alrededor de la pérgola de acceso al Caixaforum, el resto es un espacio bastante desértico donde apenas se han plantado varios naranjos y palmeras. Sin embargo, en los renders la naturaleza inunda el espacio dejando de lado precisamente la función principal del edificio, la comercial. Me llama poderosamente la atención cómo utilizamos siempre la naturaleza y la vegetación como un elemento positivo que da prestigio a los proyectos, pero luego en la realidad esa masa verde queda reducida a la mínima expresión


La apertura de este nuevo centro comercial (uno más de los varios contemplados en la ciudad para los próximos años) tendrá un daño colateral inmediato, el centro comercial Plaza de Armas, ubicado a apenas unos metros. El declive de esta zona comercial ha sido progresivo en los últimos años, cerrando gran parte de las tiendas que en él había. La marcha de Mercadona supondrá un duro revés para el centro comercial que tal vez no logre aguantar la competencia del complejo Puerto Triana y su fácil acceso. Primark ya ha mostrado su interés por hacerse con la totalidad de la antigua estación para ubicar su primer establecimiento en la ciudad, pero quizás ha llegado el momento de que la ciudad se pregunte qué se podría hacer con este edificio declarado Bien de Interés Cultural.

2 comentarios:

Carlos Bravo dijo...

No comparto el declive de plaza de Armas y si creo que sea este un motivo de resurgimiento.Es mi opinión.

Sergio Harillo dijo...

Con declive me refiero a que cada vez hay menos comercios abiertos. Se ha intentado darle un mayor dinamismo con eventos temporales, pero lo cierto es que gran parte del tiempo el centro comercial está bastante vacío. La zona de restauración y los cines le dan cierta vida, pero cuando cierre Mercadona no sé hasta qué punto podrá aguantar el ritmo.

Por otro lado, no sé cómo le puede beneficiar a Plaza de Armas que abran otro centro comercial al otro lado del río con mejores accesos, mejor comunicado y más grande. Todo dependerá del éxito de la Torre Pelli, claro, pero creo que la zona de Plaza de Armas quedará muy saturada de oferta comercial de este tipo.

Un saludo y gracias por tu comentario.