Páginas

jueves, 14 de abril de 2016

Tormenta de ideas para la Comisaría de la Gavidia


Que la ciudadanía se implique cada vez más en el desarrollo y porvenir del lugar que habita no sólo es síntoma de calidad democrática, sino que es la única vía posible para construir entre todos ciudades y pueblos con una mayor calidad de vida. Proyectos ahora mismo en Sevilla hay muchos pero hoy quiero hablaros de Entre Adoquines, una asociación de arquitectos interesados en el entorno urbano y su relación con la ciudadanía. Para la próxima semana han organizado un interesante taller de trabajo en torno a la Comisaría de la Gavidia para plantear soluciones a este barco varado que tenemos en pleno centro histórico de la ciudad.



La Comisaría de la Gavidia ha estado en el ojo del huracán prácticamente desde su construcción. Diseñada por Ramón Montserrat Ballesté e inaugurada en 1962, a las prácticas llevadas a cabo en su interior durante la Dictadura se unen su estética racionalista y un estado lamentable de conservación, un difícil cóctel que ha hecho que en múltiples ocasiones se levanten voces pidiendo su derribo. Incluso el alcalde abrió la puerta a dicha opción hace unos meses ignorando que se trata de un edificio protegido. Su derribo contentaría a muchos pero, ¿para construir qué? ¿Repetimos el experimento de la Encarnación para que el resultado siga sin gustar a algunos? ¿Construimos un edificio de estética clásica? ¿O hacemos un parque? Sin lugar a dudas echar abajo el edificio plantearía tantos problemas como su mantenimiento.

La solución lógica, la de darle un nuevo uso, parece que tampoco ha encontrado mucho desarrollo. Calificado como Suelo de Interés Público y Social en el actual Plan General de Ordenación Urbana de la ciudad, los usos socio culturales parecían quedar blindados para dotar de equipamientos a una zona donde precisamente lo que sobran son metros cuadrados comerciales y faltan espacios para los vecinos. El anterior alcalde apostó por ubicar en el edificio (que no olvidemos, es municipal) un centro comercial logrando que la Junta de Andalucía diera el visto bueno al cambio de usos. La actual corporación opta, sin embargo, por un hotel. En ambas decisiones la participación ciudadana ha brillado por su ausencia y en ningún momento se ha analizado qué necesita realmente el barrio.



El debate en torno a este tipo de proyectos siempre es interesante. Hace unos días la Asociación de Vecinos del entorno del Museo apostaba por un aparcamiento en altura que diera servicio a los residentes de la zona. La Asociación Entre Adoquines apuesta por un proceso abierto de participación en la que ciudadanos y arquitectos podrán debatir sobre el uso y futuro del edificio. El próximo martes día 19 tendrá lugar la primera jornada de trabajo en el Antiquarium de la Encarnación a partir de las 17:00 horas. Se tratará de una primera toma de contacto entre ciudadanía y arquitectos para sentar las bases de lo que serán las siguientes jornadas donde varios grupos de arquitectos definirán una serie de propuestas. El domingo 24 será el turno de la presentación de estas propuestas a partir de las 12:00 horas en el mismo lugar. La participación está abierta a todo aquel que quiera colaborar en el diseño de este espacio, si bien las jornadas de trabajo de los días 21, 22 y 23 están dirigidas únicamente a arquitectos. A través del correo 'entreadoquines@gmail.com' se puede contactar con los organizadores para apuntarse al Workshop.

Ideas como la de estas jornadas son reflejo de otra forma de entender la ciudad. Ayer leía un artículo en el que se hablaba de la necesidad de volver al concepto de polis griega o de ciudad estado medieval para garantizar una mejor gobernabilidad de nuestras urbes. Estamos en pleno siglo XXI y la tecnología y la educación nos permiten mejorar aquellos conceptos oligárquicos en los que una minoría manejaba el destino de toda la comunidad (más o menos lo que sigue ocurriendo a día de hoy sólo que esa oligarquía la forman los políticos y los que manejan el dinero) para abrir el gobierno de la ciudad a todo aquél que esté dispuesto a aportar soluciones y a colaborar por mejorar el sitio en el que vive. Los ciudadanos tenemos mucho que decir, ha llegado el momento de participar.


Más información sobre la Asociación Entre Adoquines aquí