Páginas

viernes, 1 de abril de 2016

El futuro del Centro de la Cerámica a debate


En estos años que llevo con el Blog me ocurre con frecuencia que, ante una idea o proyecto, me siento entre extraterrestres pues veo las cosas de una forma tan clara que me cuesta entender que nadie más lo vea del mismo modo. O quizás el extraterrestre sea yo. Por eso, cuando acudo a alguna conferencia o taller y coincido con otros extraterrestres con ideas parecidas a las mías, me siento un poco más entre iguales.

BarroAzul, una empresa de Gestión Cultural radicada en Triana, organizó ayer, junto con la Universidad Internacional Menéndez Pelayo un interesantísimo foro para tratar el futuro de la artesanía en la ciudad. El objetivo principal del mismo era buscar claves y soluciones para que el Centro de la Cerámica de Triana se convierta en un espacio cultural y turístico al servicio de la ciudadanía que sirva de motor del maltrecho sector de la cerámica local


El primero en tomar la palabra fue Jesús Marín, presidente de la Asociación de Amigos de la Cerámica 'Niculoso Pisano', responsables, entre otras muchas actividades y proyectos, de la magnífica web Retablo Cerámico. Marín fue desgranando uno por uno todos los problemas del Centro de la Cerámica así como las posibles soluciones para dotarlo de vida. Con cada idea que lanzaba, menos extraterrestre me sentía puesto que son las ideas que he repetido una y otra vez en este Blog. ¡No estoy loco! ¡Hay más gente que piensa como yo! Marín lo dijo bien claro ayer, el Centro de la Cerámica a día de hoy no aporta absolutamente nada al tejido artesanal y cultural de la ciudad puesto que (y esto son palabras mías) el Museo está en coma desde su inauguración. ¿Por qué? Pues porque el Ayuntamiento no se ha preocupado en ningún momento de su gestión, que ha sido entregada a una empresa externa que lo único que hace es poner un mínimo de personal, una persona de seguridad y otras dos para atender al visitante. El Centro de la Cerámica no tiene unas líneas de trabajo, no tiene actividades (ahora se acaba de abrir su primera exposición temporal, dos años después de su inauguración), no tiene un equipo gestor, ni personal de conservación / restauración, ni página web, ni presencia en Redes Sociales, etc, etc, etc. 

Frente a esta situación, ¿qué se podría hacer? Para empezar habría que reflexionar sobre el papel del Centro, valorar si se quiere que sea una museo o un centro polivalente, marcar unos objetivos a corto, medio y largo plazo, ubicarlo en el entorno, tender puentes con empresarios, artesanos, asociaciones y entidades culturales para que lo doten de vida... Es decir, que funcione como un centro cultural y no como un espacio que se abre y se cierra sin más cada día. Ignoro qué cifra de visitantes tiene ahora mismo el Centro de la Cerámica, pero me aventuro a decir que seguramente no llegue ni a 3.000 visitas mensuales, por lo que a día de hoy, tal vez ni merece la pena tenerlo abierto. Hasta que el Centro no tenga la autonomía suficiente como para gestionar su propio día a día no remontará el vuelo. Y lo mismo ocurre con el Centro del Mudéjar o el Antiquarium como ya he dicho en infinidad de ocasiones. Entre el público estaba un representante del ICAS (organismo del que depende el Centro) que aseguró tomar buena nota de lo que se decía. Lo extraño es que haga falta que una persona externa sea la que detalle una por una las carencias del museo, ¿es que acaso cuando se abrió no se hizo un plan de gestión y viabilidad? Es lo primero que se debería hacer en cualquier proyecto. ¿O acaso se abren los equipamientos sin la más mínima garantía? Parece que sí.

La mañana transcurrió con una serie de ponentes que retrataron la actualidad del sector artesanal en la ciudad de Sevilla. Por parte del Ayuntamiento, Alicia Domínguez, jefa de Servicio de Promoción y Formación Empresarial de la Dirección general de Economía y Comercio detalló las diferentes líneas de actuación con las que el Consistorio da soporte al tejido artesanal de la ciudad. A continuación Ana Ruesga, presidenta de la Federación de Artesanos de Sevilla relató cómo está el sector, apuntando algunos hitos como la Feria de Artesanía que se celebra en Sevilla cada Navidad o la que en primavera tiene lugar junto a la Catedral y que se denomina 'Hecho en Sevilla'. Son dos honrosas excepciones de un panorama desolador que hace aguas por todas partes. En Sevilla la artesanía subsiste como puede pero es una industria gravemente herida y cuyas bajas se cuentan por decenas en los últimos años. Resulta paradójico oír cómo el Ayuntamiento se esfuerza en proteger un sector que está desapareciendo. ¿Sirve realmente de algo el trabajo de la delegación de Economía? Seguramente sin ese esfuerzo el panorama sería aún más desolador, pero hace falta un buen plan de choque para remontar un sector muy tocado.

En la segunda mesa estuvieron representados los arquitectos responsables de la intervención en el Centro de la Cerámica, Miguel Hernández y Esther López, del estudio AF6 Arquitectos, que relataron el mimo que le han dedicado a este proyecto y la pena que les da que el Centro esté funcionando por pura inercia. Completaron el cartel de invitados José Manuel Martínez Moreno, presidente de Smart Ibérica, una cooperativa de Impulso Empresarial con un fuerte crecimiento a nivel nacional que presta una serie de servicios al trabajador que no trabaja por cuenta ajena y cuyas fuentes de ingresos son intermitentes, ofreciéndole un paraguas de protección y una forma de llevar sus cuentas de manera legal. Y por último tomó la palabra Paco Ortiz, empresario muy reconocido en Sevilla entre cuyas empresas destaca Xtraice, que ha patentado un hielo sintético que se comercializa desde nuestra ciudad a todo el mundo. 

Foros como el de ayer sirven para mostrar esa otra Sevilla, la extraterrestre, que ve las cosas de otro modo y que lucha desde su pequeña parcela por hacer de nuestra ciudad un lugar mucho más competitivo y con más oportunidades. Una Sevilla que sueña con afrontar el futuro de otro modo. Quizás somos muchos los extraterrestres pero no nos conocemos entre nosotros. Siempre he pensado que la 'Sevilla eterna' es perfectamente compatible con la Sevilla del futuro. Frente a la Sevilla de cartón piedra, podríamos luchar por una Sevilla sostenible que apostara por un desarrollo sustentable respetuoso con el Medio Ambiente. Ayer algunos presentes en el Foro se quejaban de que el turista que llega a Sevilla busca la baratija, lo cutre. ¿No será que es precisamente la Sevilla que estamos vendiendo? ¿Estamos en el buen camino?

3 comentarios:

Sevilla HISCUL dijo...

Hola Sergio... Una vez más te felicito por tu trabajo y dedicación y comentarte que no estás solo. Muchos de nosotros, los intérpretes culturales, opinamos igual que tú. Ánimo. Como monitor de los talleres de Conocer Sevilla y Rutas de Historia y Cultura me he propuesto dirigir a todos mis alumnos a estos centros aún desconocidos para muchos sevillanos y "ponerlos en valor". Pero la iniciativa es desoladora... El próximo martes he organizado una visita con mis alumnos al Centro de la Cerámica como iniciativa personal y dentro de una ruta general de Historia de la Cerámica en Sevilla. Primero, una odisea para encontrar el teléfono correcto para ponerme en contacto con el Centro. Segundo el hecho de pedir una cita para 25 personas. Tercero, y lo peor, al ir al centro para preparar la ruta, les comento a las personas que van a enseñar el "museo" mi propuesta de ruta sobre la cerámica para que me indicaran más espacios cercanos relacionados con dicha ruta y...¡no tenían ni idea! Fui yo el que les indiqué qué otros elementos singulares se podrían visitar en el entorno. ¿A qué se debe esta inoperancia? Pues ni más ni menos a lo que mencionas en el artículo... que se podría resumir en falta de interés. Con muy poco se podría hacer mucho.

Sergio Harillo dijo...

Gracias por tus palabras.

En cuanto al personal del Museo. Sé, porque conozco personalmente a algunas de las personas que allí trabajan, que hacen lo que pueden dentro de lo que les dejan hacer. Del mismo modo que sé que lo que saben del Museo se lo han tenido que preparar por su cuenta porque no son expertos en la materia ni mucho menos se les ha proporcionado un material con el que trabajar.

El problema es que el Ayuntamiento, como propietario del Museo, no ha hecho lo que debería, que es establecer un plan de gestión del Centro. El personal del museo hace lo que puede, pero sin una orientación y con las manos completamente atadas, poco más pueden hacer. Además, están contratados como azafatos, no como intérpretes de patrimonio ni como personal formado en cultura y patrimonio.

Al final siempre llegamos al mismo punto de partida, cuando las cosas se plantean mal, es lógico que salgan mal. Y cuando no hay interés en mejorarlas, no se van a mejorar por sí solas.

Un saludo y aprovecho para agradecerte la labor que haces / hacéis en la difusión del patrimonio y la cultura en nuestra ciudad. Sin personas como tú, todo estaría muchísimo peor, así que ánimo :)

Jesus Marin dijo...

Desde nuestra misma galaxia, saludos. Gracias por tus palabras y por haber cogido al vuelo lo que pretendía comunicar en mi intervención. Nos duelo el CCT y queremos apostar por él. Lamento la sensación de soledad del profe que va a visitar el "Museo" esta semana y la sensación apatía que ha encontrado en las gestiones institucionales que ha llevado a cabo para preparar la visita.

Al hilo de sus comentarios, me gustaría decir que tenemos entre manos (no me dio tiempo a exponerlo) la edición de una serie de Cuadernos con Rutas Cerámicas por Sevilla que pondremos a disposición de quién los necesite. Si me facilitas una dirección, te mando el texto completo de mi intervención, con las propuestas que tuve que dejar en el cajón. Nuestra dirección es asociacionpisano@gmail.com. Saludos