Páginas

sábado, 2 de abril de 2016

Bosque Urbano Málaga, otra forma de afrontar el futuro

Inforgrafía del proyecto Bosque Urbano Málaga realizada por Vanessa González


Cuando visité Málaga por última vez el año pasado para conocer el Centro Pompidou y el Museo de Arte Ruso, os comentaba que el camino hacia este último permitía conocer esa otra Málaga que no aparece en las postales, la ciudad que creció caóticamente durante los últimos años del Franquismo y que ha seguido fagocitando su entorno sin apenas orden. Apuntaba en mi reflexión que es quizás en el desarrollo urbanístico y en la mejora de la ciudad heredada donde Málaga tiene su gran oportunidad para convertirse en una ciudad puntera, por encima de la imagen de capital cultural que se ha construido en los últimos años.




Central Park, Nueva York. Fuente


Uno de esos proyectos que pretenden mejorar la calidad de vida de Málaga desde el urbanismo es Bosque Urbano Málaga, que fue presentado ayer en el Foro Nueva Cultura del Territorio, organizado por el Colegio de Geógrafos de Andalucía en FNAC. Para conocer mejor la propuesta hay que retroceder hasta los años 50 cuando la finca agrícola La Cordobesa fue expropiada para utilizar los terrenos como un espacio industrial. En aquellos momentos la parcela se encontraba a las afueras del núcleo urbano consolidado de la ciudad pero conforme ésta fue creciendo hacia el oeste, el espacio de casi 200.000 metros cuadrados se quedó dentro de la misma. Los barrios de Cruz del Humilladero y Carretera de Cádiz, dos de los más densos de la capital de la Costa del Sol, se fueron desarrollando alrededor de los enormes depósitos de combustible que Repsol instaló en la parcela.


Parcela de los terrenos de Repsol. Fuente GoogleMaps


Con el cese de las actividades industriales en la zona llegaron los proyectos para desarrollar la parcela. Los sucesivos planes de Ordenación Urbana que se han ido aprobando en las últimas décadas han ido reduciendo los espacios libres y destinados a equipamientos en favor de usos comerciales y viviendas. El Ayuntamiento llegó a expropiar los terrenos con el objetivo de destinarlos a un uso público, pero finalmente el proyecto presentado incluye un gran centro comercial, varios rascacielos, más bloques de viviendas y una zona verde de 80.000 metros cuadrados


Propuesta municipal para la parcela


La crisis económica puso el proyecto en compás de espera y empezaron a surgir los problemas legales. Los herederos de los terrenos amenazaron con acudir a los tribunales al considerar que si finalmente se construían viviendas en la parcela, no se cumpliría el propósito de uso público del terreno, por lo que el valor del mismo aumentaba y ellos querían su porción del pastel. En enero de 2016 se lanza en la plataforma change.org una campaña para que la totalidad de la parcela acogiera un bosque urbano. No un parque, no una zona verde residual, sino un auténtico bosque al estilo de los que existen en otras ciudades como Berlín o México D.F. o el que ha planteado Palma de Mallorca. El objetivo de esta inmensa zona verde de 177.000 metros cuadrados es descongestionar una zona absolutamente saturada de edificaciones y sin apenas espacios libres. El planteamiento conlleva una primera fase de descontaminación del terreno para luego proceder a la creación del bosque con especies autóctonas que permitan que su mantenimiento sea el mínimo al ser ejemplares ya acostumbrados al clima de la zona mediterránea. En apenas dos semanas la iniciativa consiguió 17.000 firmas, lo que animó a los convocantes a constituirse como plataforma ciudadana para presentar el proyecto al Ayuntamiento. Así fue y consiguieron, gracias al apoyo de varios partidos políticos, que el Consistorio malagueño se comprometiera a celebrar una consulta ciudadana vinculante para decidir los usos de la parcela.


Tiergarten, Berlín. Fuente


La lucha por la mejora de la ciudad acaba de comenzar. Frente a este grupo de ciudadanos se encuentra toda la maquinaria del poder político que rechaza frontalmente el proyecto porque ve peligrar las plusvalías que generaría la operación especulativa. La única baza que les queda es conseguir convencer a la ciudadanía malagueña de la idoneidad del proyecto. Es complicado, sin duda. En esta sociedad superficial y especulativa en la que vivimos, estamos acostumbrados a la cantinela de que el progreso viene de la mano de grandes operaciones inmobiliarias. Se nos ha repetido hasta la saciedad que lo mejor que nos puede pasar como vecinos es que nos pongan al lado de casa un centro comercial o una gran superficie, eso "genera movimiento económico y riqueza". La realidad nos ha demostrado una y otra vez que es una gran falacia y que los grandes centros y superficies comerciales lo que hacen es dinamitar el tejido comercial de base al ofrecer una serie de servicios contra los que es imposible competir desde el pequeño comercio. Tiendas de barrio, empresas familiares y mercados locales no pueden competir contra las grandes cadenas, viéndose obligadas a cerrar destruyendo cientos de puestos de empleo. Es la cara amarga de la especulación. Y eso es lo que se quiere evitar en Málaga. Si preguntamos a cualquier vecino de cualquier ciudad española qué necesita para vivir mejor en su barrio, seguramente nos hablará de colegios, centros de salud, zonas verdes, equipamientos socioculturales... raramente dirá que necesita un IKEA o un Zara para ser más feliz. Sin embargo es lo primero que nos construyen a la mínima oportunidad (no olvidemos que ahora mismo hay hasta tres centros comerciales planteados en Sevilla).

Desde aquí no puedo más que darle todo mi apoyo a la iniciativa Bosque Urbano Málaga, ojalá consigan su propósito y demuestren que otra forma de hacer ciudad es posible. Los ciudadanos cada vez queremos ser más tenidos en cuenta y el hecho de que el Ayuntamiento malagueño haya propuesto una consulta ciudadana para decidir el tema es símbolo de los nuevos tiempos. Ahora hace falta ganar en las urnas.


Más información en la web del proyecto (enlace). Si quieres apoyar el proyecto, aquí tienes el enlace a la campaña en Change.org

3 comentarios:

mari carmen garcia franconetti dijo...

Hemos estado viviendo en Málaga verios años, tiene lugares únicos. Me encantan los viajes que tanto diverso y bueno nos aporta. Tu blog es de una riqueza tan diversa como completa, a mi criterio, por eso me gusta dame los garbeos por estás páginas. Magnifica labor, Sergio, muchas gracias por compartirlas, amigo. ¡Cuánto se aprende por aquí!
Un abrazo.

Sergio Harillo dijo...

Muchas gracias por tus palabras, Mari Carmen. Me alegro de que disfrutes leyendo el blog tanto como yo escribiendo en él :)

¡Un saludo!

Juan Lozano dijo...

Muy buenas amigos, estamos realizando un estudio para la UMA sobre la propuesta ciudadana del Bosque Urbano. Os dejo el link para las encuestas, solo sera un minuto y sera de gran ayuda. Cuando tengamos el estudio realizado lo compartimos. Muchas gracias por vuestro tiempo y que paséis un buen día. http://goo.gl/forms/ZNvgQurKJh