Páginas

lunes, 7 de marzo de 2016

La rehabilitación del antiguo convento Santa María de los Reyes llega a su fase final

Claustro del convento rehabilitado. Fotografía de Jesús Granada para MGM Arquitectos
Las obras de rehabilitación del antiguo convento de Santa María de los Reyes, en la calle Santiago, comenzaron en febrero de 2015 con un plazo aproximado de ejecución de ocho meses y un presupuesto de adjudicación de 1'13 millones de euros. Un año después, las obras deben estar a punto de acabar aunque poco se ha sabido durante este tiempo sobre su avance o el uso que tendrá el edificio una vez recuperado.


La historia del solar donde se asienta el antiguo convento se remonta, según las catas arqueológicas llevadas a cabo en los años noventa por la Junta de Andalucía, a época romana, cuando este espacio se encontraba extramuros de la ciudad y sería utilizado como lugar de enterramiento. Habrá que esperar a la ampliación de la ciudad en época almorávide y almohade, ya en el siglo XII, para que aparezcan los primeros restos de edificaciones, construyéndose la nueva muralla justo detrás del edificio actual, en la calle Muro de los Navarros. En las prospecciones arqueológicas realizadas en el edificio y en parcelas adyacentes han aparecido los restos de una construcción palaciega bajomedieval "que podría estar relacionada con las casas que Alfonso X el Sabio concede a Fernando Abdelmán, hijo del rey de Baeza, por su ayuda en la conquista de la ciudad de Sevilla", si bien se trata de una hipótesis que aún habría que confirmar.

Claustro del convento antes de su restauración. Imagen del Facebook de ConventoLab

Capital con el escudo del duque de Veragua. Imagen del Facebook de ConventoLab


De lo que sí hay constancia es de que será a finales del siglo XV y principios del XVI cuando el parcelario de la zona se configure como está en la actualidad tras la construcción de las casas del duque de Veragua, que levantaría su palacio al estilo de otras grandes casas sevillanas y cuyo patio serviría de claustro al posterior convento. La conservación de hasta tres capiteles decorados con el escudo de armas de los Veragua sobre columnas de mármol genovés en el patio ayudan a fechar esta zona del edificio en torno al 1600, estando considerado por algunos especialistas como "el último patio renacentista sevillano". 

Claustro del convento antes de su restauración. Imagen del Facebook de ConventoLab


El abandono del palacio por los duques tras su traslado a Madrid, propició que en los años veinte del siglo XVII fuese alquilado por el Tribunal del Santo Oficio, que tendrá aquí su sede entre 1628 y 1635 debido a la inundación del Castillo de San Jorge tras la riada de 1626. En 1635 la comunidad de monjas dominicas descalzas del Convento de Nuestra Señora de los Reyes comprará el edificio comenzando así un uso religioso que se mantendrá hasta 1970 cuando el convento es vendido por su mal estado. La Junta de Andalucía lo comprará en 1986 llevando a cabo una serie de actuaciones tendentes a la recuperación de la zona que da a la calle Santiago y que incluye la iglesia construida en el siglo XVIII según las trazas del arquitecto Diego Antonio Díaz, ocupándose de las obras el alarife Francisco Jiménez Bonilla. El resto del edificio así como sus huertas, quedó pendiente de una futura rehabilitación que ha tardado más de la cuenta en llegar. Durante este período un terrible incendio afectó a la iglesia perdiéndose para siempre parte de su decoración pictórica y los retablos diseñados por Manuel García de Santiago.

La intervención actual contempla "el repaso general de acabados y adecuación funcional de instalaciones en la zona actualmente en uso, así como mejoras en la accesibilidad y eliminación de barreras arquitectónicas". En cuanto a la zona del claustro con sus dependencias anexas (refectorio, sala capitular, ropería, cocinas...) el proyecto prevé su consolidación estructural a nivel de cimientos, muros y cubiertas para evitar un mayor deterioro, si bien su adecuación como uso cultural deberá esperar a una segunda fase. El "acondicionamiento de los espacios libres para su uso público" es otra de las grandes apuestas del proyecto, que prevé la apertura de nuevos accesos para facilitar la permeabilidad de la nueva zona verde que se asentará sobre las antiguas huertas del convento, donde se conservan dos ombús centenarios del siglo XVI, una noria de época almohade y la construcción más reciente del cenobio, el noviciado, del siglo XIX, una zona muy deteriorada por el paso del tiempo y la menor calidad de la construcción.

Artesonado del antiguo convento. Imagen del Facebook de ConventoLab


Una vez acabadas las obras se logrará "la adecuación de los inmuebles en uso y la consolidación del resto del conjunto preparándolo para una futura intervención que lo adecue definitivamente". Es decir, que las obras actuales contemplan la rehabilitación del edificio pero no su uso, por lo que habrá que esperar un tiempo más (esperemos que no mucho) para poder disfrutar de él al cien por cien, si bien es más que probable que la Consejería de Fomento y Vivienda, departamento del que depende el edificio, opte por abrirlo a la ciudadanía para que se conozca y se puedan organizar ya actividades en él.

Iglesia del antiguo convento, hoy sala de exposiciones

Bóvedas reconstruidas de la iglesia del convento


Sobre el futuro uso del edificio de momento poco se sabe. Hasta ahora se ha venido utilizando como centro cultural relacionado con la arquitectura y el urbanismo, desarrollándose en sus salas (iglesia y sacristía) todo tipo de exposiciones, ciclos de cine, conferencias y talleres. En el año 2004 la entonces Consejería de Obras Públicas falló un concurso por el que el edificio se convertiría en el Centro de Documentación y Difusión de Arquitectura e Ingeniería Civil de Andalucía, un proyecto diseñado por el estudio sevillano MGM Arquitectos que preveía la rehabilitación del edificio y la construcción de una serie de añadidos contemporáneos en torno a las huertas. Aquel proyecto quedó relegado a un segundo plano y con la crisis económica que estamos padeciendo es más que probable que se haya optado por un proyecto menos ambicioso que consista en rehabilitar el espacio existente sin ejecutar nuevas construcciones. Sin embargo, de la obra actual se está encargando el estudio MGM junto con la empresa Freyssinet por lo que no debemos perder la esperanza de contar con un moderno centro cultural abierto a la ciudadanía sobre los restos del antiguo convento.


Fuente: Consejería de Fomento y Vivienda (enlace) y artículo de María Chiara Sassu para La Ciudad Viva (enlace

No hay comentarios: