Páginas

viernes, 4 de marzo de 2016

Cultura de Sevilla en Madrid (III): nuevos espacios culturales


Como buen friki de la arquitectura contemporánea, mi viaje a Madrid incluía varias paradas en espacios culturales inaugurados recientemente. Si bien la visita a Matadero y Madrid Río se ha quedado pendiente, sí he podido visitar otros cuatro edificios que tenía muchas ganas de conocer, el Centro Cultural Conde Duque, el Museo ABC, Caixaforum y el Espacio Telefónica.



El Museo ABC se inauguró en noviembre de 2010 como un espacio donde no sólo almacenar y conservar la gran colección que atesora el Diario ABC sino como lugar de exposición y de realización de actividades culturales relacionadas con el dibujo y la ilustración. El edificio que ocupa el Museo es una remodelación y ampliación de una antigua fábrica de cervezas de la empresa Mahou construida en 1891 por José López Salaberry. De la intervención contemporánea para adaptar el edificio a su nuevo destino cultural se ha ocupado el estudio de arquitectura Aranguren & Gallegos, que ha creado un espacioso patio de acceso que sirve de comunicación con las calles circundantes y da personalidad al centro.


En sus cerca de 4.000 metros cuadrados, el Museo cuenta con dos grandes salas de exposiciones temporales, así como una librería, espacios multifuncionales, el archivo de la Colección ABC, talleres de restauración, almacenes, etc. La programación del Museo gira en torno al grueso de la colección ABC, el dibujo y la ilustración, realizando tanto actividades propias como en colaboración con otras entidades. Se trata de un espacio sumamente interesante tanto por la temática como por el propio edificio en sí. Lejos de intentar emular a los grandes museos que hay en Madrid, el Museo ABC aporta su particular filosofía en torno al arte contemporáneo, sirviendo de apoyo y complemento a la amplia red de espacios culturales con que cuenta la capital.



Con un concepto radicalmente distinto, el Espacio Fundación Telefónica, ubicado en el emblemático edificio que la compañía de telecomunicaciones tiene en la Gran Vía, es otro de esos espacios que no te puedes perder cuando viajas a Madrid. Concebido en torno a una espectacular escalera, el Centro se compone de una serie de salas de exposiciones temporales que se distribuyen en las cuatro plantas visitables del edificio. Como no podía ser de otro modo, una de las exposiciones está dedicada a las telecomunicaciones en España, pero el resto de salas van variando con muestras de la colección permanente (con obras de Tàpies, Picasso, Chillida, Pérez Villalta o René Magritte entre otros) y exposiciones temporales de temas variados.

Escalera del Espacio Telefónica
El estudio Quanto Arquitectura se ha encargado de remodelar el edificio, construido entre 1926 y 1929 por Ignacio de Cárdenas Pastor. La zona que da hacia la calle Fuencarral, por donde se accede al centro cultural, sufrió al parecer varios bombardeos durante la Guerra Civil con el objetivo de impedir las comunicaciones, por lo que el espacio donde se ha intervenido había sido ya muy remodelado con el paso de los años. El resultado es un centro cultural espectacular, en una ubicación privilegiada y que, al igual que el Museo ABC, contribuye a dotar a Madrid de una nutrida red de espacios culturales.

Obra de Tàpies en la Colección Telefónica

Durante mi visita a Madrid pude comprobar la cantidad y calidad de los espacios culturales existentes al margen de los más reconocidos. Lo mejor de todo es que fueras a la hora que fueras, no sólo estaban llenos sino que todos tenían una programación de lo más completa y variada. Comparar Madrid con Sevilla no tiene mucho sentido porque el nivel de población, visitas y movimiento económico no tiene nada que ver, pero me gustaría recuperar la entrada que publiqué hace unos meses titulada 'La Cultura llama a la Cultura' en la que reflexionaba sobre el papel que la cultura tiene en nuestra ciudad y sobre cómo la apertura de espacios culturales sirve de estímulo para la apertura de nuevos. Viendo el periplo de más de diez años que está viviendo la Colección Bellver, el relativo fracaso cultural de espacios como el Centro de la Cerámica o el Centro del Mudéjar o la polémica que gira en torno al nuevo centro cultural de las Atarazanas, me doy cuenta de que en Sevilla tenemos mucho que mejorar en el panorama cultural para poder estar a la altura de otras ciudades. Tenemos grandes espacios culturales, eso nadie lo niega, pero tampoco podemos negar que la mayoría funciona a medio gas, requieren de remodelaciones que nunca se llevan a cabo y están gestionados de manera bastante anticuada. En otra entrada planteaba una serie de medidas que deberíamos tomar para que Sevilla sea una gran capital cultural, tal vez deba ser la ciudadanía la que empiece a demandar este tipo de cosas para que "los de arriba" cambien la dinámica, pero mientras que la sociedad siga aletargada y se muestre indiferente ante determinadas actitudes, poco podremos cambiar.

Auditorio del Espacio Telefónica

Por último quiero terminar la entrada con una imagen del Caixaforum de Madrid, franquicia cultural que abrirá sus puertas en Sevilla el año que viene. La apertura del Caixaforum será la primera de una pequeña lista de nuevos equipamientos culturales que se abrirán en los próximos años en Sevilla: Centro Cultural Atarazanas, Centro Cultural ex Convento Santa María de los Reyes, Archivo General de Andalucía o Museo Bellver. Pero de nada sirve que sigamos abriendo espacios culturales si no apostamos por una gestión adecuada y una programación atractiva y continuada en el tiempo.


No hay comentarios: