Páginas

sábado, 20 de febrero de 2016

Palacios de Sevilla: un tesoro por descubrir

Jardines de la Casa de Pilatos


La convocatoria de una nueva edición del exitoso ciclo 'Bienvenidos a Palacio', que organiza la Comunidad de Madrid en colaboración con entidades e instituciones de todo tipo, me ha hecho reflexionar sobre el enorme atractivo que tiene la arquitectura palaciega entre el gran público. Ya sea por visitar casas en las que sabemos que jamás podríamos vivir o por la simple curiosidad de conocer unos edificios construidos con todo lujo de detalles, la iniciativa madrileña no ha dejado de crecer en visitantes (6.700 personas participaron en la actividad en las dos primeras ediciones) y número de edificios, alcanzando en esta tercera edición los trece 'palacios'.


La apertura el próximo mes de marzo de la Casa de las Dueñas, en Sevilla, supondrá la incorporación de una nueva residencia palaciega al itinerario que ya se puede disfrutar en la ciudad: Casa de los Pinelo, Casa Salinas, Casa de PilatosPalacio de Lebrija y el Palacio de los Marqueses de la Algaba, sede del Centro del Mudéjar, cinco edificios que ya cuentan con un horario establecido de visita pública. Sin embargo, en la actualidad no existe una relación o colaboración entre todos estos edificios que permita al posible visitante interesarse por un recorrido por los 'palacios sevillanos'. La creación de un itinerario señalizado, una entrada conjunta o un simple folleto disponible en cada uno de ellos contribuiría a movilizar a la gente de uno a otro mejorando las estadísticas de visitantes y el conocimiento de nuestro patrimonio. Para ello, claro está, debe haber una voluntad por parte de sus dueños y es más que probable que en un edificio donde no faltan los visitantes, como es Casa de Pilatos, no estén por la labor de fomentar la visita a la Casa de los Pinelo, por ejemplo. Sin embargo, estoy convencido de que algo se podría hacer para mejorar la experiencia cultural y divulgar de mejor manera nuestro patrimonio. Tal vez deba ser el Ayuntamiento el que coordine el proyecto más allá de colgar la información en la web de Turismo.

Patio principal de la Casa de los Mañara


Pero ¿qué pasa con esos otros palacios desconocidos para el gran público a pesar de estar muchos de ellos en manos de administraciones públicas? La Consejería de Cultura ha dado un gran paso al recuperar las visitas al Palacio de Altamira incluyendo en el recorrido la Casa de los Mañara, pero la visita es incómoda (tienes que mandar un mail que tardan semanas en contestar por lo que es difícil organizarte para visitarlos) y por horario (martes y jueves a las 11 de la mañana) imposible para el 90% del público. También es visitable el Palacio de San Telmo, con sus limitaciones, y la Casa Rosa, donde la visita gira en torno a los jardines decimonónicos más que al antiguo palacete de la marquesa de Angulo. Hasta ahora llevamos un total de nueve edificios que son visitables, cada uno con su horario y sus limitaciones, ¿por qué no plantear un proyecto común que los aúne?

¿Y si vamos más allá? Al margen de estos edificios tenemos en Sevilla una serie de edificios palaciegos, en manos públicas o privadas, que por su categoría e importancia, bien podrían ser visitables. Volvemos a lo mismo de siempre, sólo se valora aquello que se conoce. Pues démoslos a conocer. ¿Qué edificios son?

Escalera de la Casa Lissen

Empezaré por mi particular caballo de batalla, la maravillosa Casa Lissen, construida por José Espiau y Muñoz para el empresario José Julio Lissen Hidalgo entre 1918 y 1919. La visita a este edificio en las pasadas Jornadas sobre Regionalismo fue un auténtico éxito y la mayoría de los asistentes coincidían en que un edificio así debía estar abierto al público, debía conocerse. El pequeño palacete, al que ya le dediqué una entrada en su día en el blog, es una maravilla en la que maderas, forja, azulejos, yeserías y vidrieras muestran lo mejor del Regionalismo sevillano.

Patio principal del Palacio de los marqueses de la Motilla. Imagen de Maldonati Photography


Y de una joya regionalista a otra, el palacio que Gino Coppedè y Vicente Traver construyeron en la confluencia de las calles Cuna y Laraña para los marqueses de la Motilla. El Regionalismo abraza en este caso la historia del arte italiana para legarnos un precioso edificio que bebe del Renacimiento y el Gótico florentinos. Si el exterior es bello, los interiores son realmente espectaculares, con un patio y unos salones exquisitos. 

Escalera de la Casa de los marqueses de Benavente. Imagen de Retablo Cerámico

No acaban aquí los palacios que podrían entrar a formar parte de un listado de edificios a visitar. Recientemente gracias a la web Retablo Cerámico descubrí el antiguo palacio de los marqueses de Benavente, en la calle Mesón del Moro. Su espectacular escalera decorada con azulejos de Manuel Arellano instalados en 1903 bien merece estar entre los edificios visitables de la ciudad.

Patio del Palacio Yanduri


Otros edificios que harían las delicias del público y que mostrarían la riqueza arquitectónica y artística que conserva Sevilla son los palacios Guardiola, germen del Regionalismo sevillano, ubicado en la Puerta de Jerez, el Palacio Yanduri, de una belleza clásica espectacular o la desconocida Casa Fabiola, que durante años ocupó la Fundación José Manuel Lara y que hoy en día es la sede de la delegación municipal de Hacienda. La Casa de las Sirenas, en la Alameda de Hércules, es otro ejemplo de edificio que aunque esté abierto al público, sería un firme candidato a entrar en la lista y que aportaría una valiosa información acerca de la recuperación del patrimonio.

Detalles del Palacio de Monsalves. Imagen de Pedro R.

Por último, no puedo cerrar la lista de palacios sevillanos sin hablar de uno de los más desconocidos y al mismo tiempo más espectaculares de cuantos se conservan en la ciudad, el Palacio de Monsalves, donde se rueda parte de la serie 'Allí Abajo'. El edificio, remodelado por Aníbal González a principios del siglo XX para la poderosa familia Sánchez Dalp, está en manos públicas (pertenece a la Junta de Andalucía) pero incomprensiblemente se encuentra cerrado a la espera de una inversión que lo rehabilite como subsede del Museo de Bellas Artes.

Como vemos, la lista de edificios palaciegos en Sevilla da para hacer varios ciclos de 'Bienvenidos a Palacio'. Como he dicho infinidad de veces en el blog, no hace falta inventar nada, ya tenemos material suficiente para convertir nuestra ciudad en un foco cultural y patrimonial de primera magnitud. Únicamente con abrir, adecentar y gestionar lo que tenemos, podríamos ofrecer un producto de primera calidad, sin centros dedicados a la tapa y demás inventos peregrinos. Además, de gestionarse bien, se podría crear empleo de calidad y lo que es más importante, abrir el patrimonio para que la ciudadanía lo conozca. Nos hemos centrado tanto en el Turismo que optamos por comercializar de cualquier manera nuestros espacios monumentales para cócteles y recepciones antes que abrir nuestro patrimonio a quién realmente debe disfrutar de él, la ciudadanía.

4 comentarios:

José Luis Palacios Guerrero dijo...

¿Y no es posible encontrar socios privados que estén dispuestos a dar el pistoletazo a una iniciativa así?

Uno piensa que con convencer a 3 o 4 palacios y echar a rodar la iniciativa, el éxito podría convencer a los demás del éxito desperdiciado.

Sergio Harillo dijo...

Personalmente no lo he intentado por lo que no sabría decirte si esos espacios estarían dispuestos a colaborar de alguna manera. De todos modos, creo que es algo que debería partir de una institución como el Ayuntamiento, que como no gana nada con el tema, puede ser la más imparcial a la hora de plantear el proyecto.

Aún así, el tema patrimonial en Sevilla daría para una conversación extensa. La próxima vez que coincidamos intercambiamos opiniones :)

¡Un saludo!

manolo dijo...

Aunque nací en la Macarena (calle San Luis, Nº 21 0 23) y me bautizaron en San Gil, Mi familia nos mudamos a la calle San Esteban,antes de cumplir mi primer añito.Asi es que me llevé viviendo 31 AÑOS y la de veces que corrí por los jardines del Palacio, cuando era niño, jugando con la familia del portero.

manolo

Carlos Bravo dijo...

Estuve el puente en Sevilla y me fascinó el hotel del Rey Moro...que patio por Dios...por cierto menú rico por 14 euros...