Páginas

domingo, 14 de febrero de 2016

La Fábrica de Artillería muestra sus colores originales


El siglo XVIII legó a la ciudad de Sevilla dos grandes edificios industriales, la Fábrica de Tabacos y la Fábrica de Artillería, que tras la adquisición por parte del Estado en 1636 fue sometida a lo largo del XVIII a una serie de ampliaciones para mejorar la fabricación del armamento empleado en las campañas militares del 'Imperio donde no se ponía el sol'. Tras la cesión al Ayuntamiento hace unos años, el inmenso edificio del barrio de San Bernardo, con más de 22.000 metros cuadrados, está a la espera de una profunda rehabilitación y un plan de usos que lo dote de contenidos al servicio de la ciudadanía. La actual fase de rehabilitación se concentran en tres espacios concretos, la Fundición Mayor, la Menor y el Taller de Herramientas, la zona más antigua del conjunto fabril y la de mayor espectacularidad arquitectónica.


Naves de la Fundición Mayor



El estado de esta zona del edificio es delicado, si bien ya se ha subsanado uno de sus principales problemas, las filtraciones producidas por años y años de acumulación de basura en las cubiertas y canalones que impedían el correcto desagüe cuando llueve. Actualmente se está llevando a cabo una limpieza de los paramentos interiores y exteriores, recuperando morteros originales y eliminando el cemento que durante años cubrió muros, pilares y bóvedas, un material que impedía que el edificio respirase.

Reposición de elementos perdidos en las cancelas


Fachada de la Fundición Mayor con parte del paramento enfoscado y restaurado


Para dar a conocer el proceso de rehabilitación de la Fábrica, el Ayuntamiento de Sevilla, en colaboración con Ferrovial, la empresa que está llevando a cabo los trabajos, ha puesto en marcha una serie de visitas concertadas que permiten recorrer parte del edificio y conocer de primera mano el proceso de rehabilitación así como una interesante web donde se puede encontrar información, imágenes y documentación sobre el edificio. De momento las visitas se están realizando por expresa invitación del Ayuntamiento a entidades y asociaciones ciudadanas debido a la dificultad de organizar visitas abiertas al público en general. En una segunda fase de visitas está previsto que, a partir del verano, cuando hayan acabado las obras, la ciudadanía en general pueda recorrer los espacios recuperados.



La zona que está más avanzada es la cubierta de la Fundición Mayor, donde las linternas y cúpulas que daban luz y ventilación a la fábrica han recuperado su fortaleza. Para restaurar estos elementos ha sido indispensable desmontar una a una parte de las linternas para consolidar su estructura. Muchos de estos cupulines habían perdido las ventanas de forja y los remates metálicos, elementos que están siendo repuestos en aluminio, un material más resistente a la intemperie que el hierro original. El cambio en este bosque de linternas es espectacular, de la misma manera que es patente el cambio efectuado en las fachadas, que han recuperado el mortero que ya cubre el ladrillo de la fábrica, que había quedado al descubierto tras años de abandono.

Linternas de la Fundición Mayor recién restauradas


Linternas y cúpula principal antes de la restauración

La cúpula central sigue en proceso de restauración. El característico miguelete que durante siglos sirvió como veleta en el punto más alto de la fábrica fue retirado hace unos años para evitar su desprendimiento. Durante el proceso de limpieza de la pieza metálica apareció parte de la policromía con que estuvo recubierta, lo que motivó una restauración más en profundidad. Una vez recuperada se valorará si es adecuado devolverla a su lugar original o si se puede sustituir por una réplica que permita salvaguardar la pieza original en unas condiciones óptimas que garanticen su conservación. Del mismo modo se están haciendo diferentes pruebas cromáticas para ver qué aspecto se le deja finalmente a los paramentos del tambor de la cúpula.


Paralelamente a la restauración de esta zona del edificio, el Ayuntamiento está trabajando en un plan de usos que defina qué será la Fábrica de Artillería en un futuro. El alcalde ya ha dejado claro que el destino del edificio será socio cultural, pero aún no se ha avanzado qué podremos hacer en Artillería una vez culminen las obras. La lógica hubiera aconsejado que antes de empezar las obras se hubiera pensado en qué usos iba a tener el edificio, para poder adaptarlo a las necesidades. Sin embargo en el caso de Artillería se ha hecho al revés, primero se está restaurando y luego se decidirá qué habrá allí. La cantidad de metros cuadrados que tiene la Fábrica permite una gran variedad de usos que conviertan el edificio de San Bernardo en un centro de creación que irradie actividad desde el barrio hacia toda la ciudad. 


Más información sobre el edificio y las obras en este post (enlace)
Página web dedicada al proceso de rehabilitación del edificio (enlace)

5 comentarios:

manolo dijo...

Gracias a ti "Cultura de Sevilla", nos enteramos de cosas de nuestra Ciudad. Lo considero muy interesante.
Buenas Fotos.

Saludos, manolo
.

Sergio Harillo dijo...

Sergio, Sergio, lo de Cultura de Sevilla es como muy oficial :) Me alegro de compartir con vosotros un mundillo que me parece apasionante.

¡Un saludo!

FaNTaSMaS PoeTaS dijo...

Gracias Sergio por el aporte. Aquí en Sevillamía Tours estamos deseando pisar esa fábrica.

Las linternas están quedando muy pero que muy bien.

Saludos y extraordinario como siempre.

Sergio Harillo dijo...

¡Gracias chic@s! Me alegro de que os haya gustado el post :)

¡Saludos!

mari carmen garcia franconetti dijo...

Enhorabuena, Sergio. Una entrada tan completa como informativa, eres la repera. ¡Gracias!
Un abracete.