Páginas

martes, 29 de diciembre de 2015

Nueva poda indiscriminada en el Rectorado

Naranjos podados a la izquierda y sin podar a la derecha

Una nueva e injustificable poda salvaje se ha cernido sobre nuestros árboles cuando no hace ni un mes que denunciaba la actuación en varias tipuanas del barrio de Los Remedios. En esta ocasión las víctimas han sido los naranjos del jardín delantero del Rectorado de la Universidad de Sevilla, institución que parece sumarse al maltrato hacia nuestros amigos verdes. Durante mis años de estudiante en la Facultad de Geografía e Historia fueron innumerables las veces que me senté a su sombra, algo que ya no podrán hacer los estudiantes de la antigua fábrica de Tabacos.



Raquítico naranjo tras una exagerada poda

¿Qué justificación puede tener esta salvajada? ¿Están enfermos los árboles? Pues que los quiten directamente y planten otros. ¿O tal vez lo han hecho para que se vea mejor la fachada del Rectorado? Si el motivo es éste, quizás deberían empezar por retirar la tela metálica y la madera que cubre parte de la artística reja que cierra el conjunto. Sea como sea, hacerle esto a un árbol no tiene justificación alguna y menos en una institución como la Universidad de Sevilla donde se presupone que hay una serie de expertos en la materia (entre ellos el catedrático Enrique Figueroa, gran defensor de la sombra de los árboles). La poda se ha hecho de una forma tan salvaje que incluso se han cortado grandes ramas, provocando una herida que el árbol jamás podrá cicatrizar y que será foco de pudriciones e infecciones. Innumerables han sido las veces que se ha denunciado en este blog que este tipo de podas son muy dañinas para los árboles, pero decirlo es como gritar en el desierto. Ojalá llegue el día en el que dejemos de maltratar al Medio Ambiente, empezando por nuestros árboles.

Mutilación que el naranjo no podrá cicatrizar

¿Por qué es malo podar un árbol así? Te lo cuentan de forma muy clara en el blog 'El grumete del Beagle' (enlace)