Páginas

sábado, 7 de noviembre de 2015

Microcirugía urbana en Dueñas y Santa Marina


En estos días han culminado dos pequeñas obras en el centro histórico que a pesar de su reducido margen de actuación, solucionan un problema urbanístico enquistado desde hace años. Se trata de la pequeña plaza que da acceso a la Casa de Dueñas y el espacio delantero de la iglesia de Santa Marina. En ambos casos no se puede hablar de 'plazas' como tal ya que se trata más bien de ampliaciones del callejero en un punto concreto, pero su situación estética y urbanística dejaba muchísimo que desear, algo que ha quedado solucionado, en parte, con la intervención realizada.


Nuevo pavimento en Dueñas

La primera obra comprende una apertura de la calle Dueñas que sirve de acceso a la Casa que da nombre a la vía, uno de los principales edificios patrimoniales de Sevilla que prevé abrir sus puertas al público a principios de 2016. Durante años este espacio no ha sido más que un aparcamiento indiscriminado con firme de alquitrán que no invitaba ni al descanso ni a la observación de la sencilla fachada clasicista del palacio de los Alba. La intervención ha consistido en nivelar el firme con un adoquinado dispuesto de forma ajedrezada y la colocación de marmolillos para delimitar el acceso de vehículos. Una obra simple, rápida y tremendamente eficaz que bien podría extenderse al resto de la calle Dueñas, en un pésimo estado de conservación. La remodelación incluye el monumento a Antonio Machado realizado por Julio López hace ya unos años y un árbol (el proyecto preveía un limonero y un olivo pero parece ser que finalmente sólo se plantará uno de ellos). A la impecable intervención sólo puedo poner dos reparos, el primero el parche de alquitrán que se ha hecho a lo largo de la calle Dueñas y que no tiene relación alguna con la obra realizada y por otro lado la escasez de vegetación en un punto que podría haberla acogido sin problemas. La fachada de Dueñas no es precisamente monumental por lo que se podrían haber plantado árboles a lo largo de la calle dejando el espacio necesario para el acceso al palacio, incluso se podría haber diseñado algún parterre para vegetación de escasa altura. En un edificio que pretende abrirse al público nunca está de más pensar en los posibles grupos de personas que esperen, en la puerta, su turno para entrar (pensemos en los meses de junio a septiembre al sol).


La segunda obra obra ha rematado, en parte, la reurbanización de la calle San Luis realizada hace unos meses y que se dejó por el camino a Santa Marina y San Marcos. Mientras la plaza de San Marcos espera su turno, la de Santa Marina ha sido reurbanizada con gran tino, ampliando el pavimento de losas y chinos ya existente y colocando una banda de adoquines en la linde con el tráfico rodado.


La contemplación de la iglesia ha mejorado gracias a una intervención sencilla que deja todo el protagonismo al monumento mudéjar. ¿Fallos? Al margen de los dos buzones verdes de Correos que bien se podrían haber movido unos metros, de nuevo echo en falta el uso de vegetación que si bien en el frente de la calle San Luis podría entorpecer la visión de la iglesia, se podría haber colocado en los extremos, tanto en el acceso a la calle Padre Manjón (lateral izquierdo de la iglesia) como en la zona más cercana a la embocadura de la calle Santa Marina (lado derecho). La colocación de árboles y vegetación en estos pequeños espacios urbanos contribuye a humanizarlos y a hacerlos más agradables al dialogar con el patrimonio, enriqueciéndolo. La reurbanización de cualquier plaza o calle debería contemplar, al menos, el estudio necesario para plantar algún árbol, existiendo una gran variedad de ejemplares como para elegir el que menos 'entorpezca' la visión de los monumentos.

Nuevo pavimento en Santa Marina

6 comentarios:

Rafael Jurado dijo...

Hace ya unos pocos años que sigo tu interesante blogg, y hay una constante con la que estoy de acuerdo, y es sobre la vegetación en esta ciudad.... tan dificil es hacer un pequeño estudio donde colocar una planta, un árbol,.... Soy de los que opinan que la vegetación humaniza la ciudad y la hace más agradable.

Sergio Harillo dijo...

Hola Rafael, en primer lugar agradecerte que lleves varios años siguiendo el blog y que te hayas animado a dejar un comentario. Y en segundo lugar, estoy completamente de acuerdo contigo en que la vegetación hace la ciudad más agradable. Al fin y al cabo el ser humano viene de la naturaleza por lo que es lógico que se sienta cómodo cuando se introduce la vegetación en su hábitat, aunque éste sea una ciudad. Y ya si hablamos de los beneficios para la salud y demás...

¡Saludos!

Sergio Sánchez dijo...

En esta ciudad no se hace nada bien. El proyecto de reurbanización de la calle San Luis debería haber incluido las plazas de Santa Marina y San Marcos y también deberían haber plantado árboles en las zonas más anchas de la calle. Aunque lo peor para mí son las plazas de aparcamiento que pusieron justo delante de la Iglesia de San Luis de los Franceses...

Ahora que han reurbanizado el espacio delantero de la iglesia de Santa Marina, podrían haber aprovechado para poner al menos dos árboles, pero nada... tendremos que esperar. De todas formas me gusta el resultado. A ver si hacen lo mismo con la Plaza de San Marcos.

Un saludo.

Dani Galo dijo...

Para que veas que si escribo jiji. La verdad es que está muy bien el reportaje... lo único que añadiría es que el kiosko que está en frente de Santa Marina debería eliminarse por su contaminación visual. Y por otra parte que al final vayan a plantar un solo árbol delante de Dueñas es penoso, es en lo primero que se recorta.

¡Saludos!

Sergio Harillo dijo...

Opino igual que tú, Sergio, en San Luis cabían perfectamente varios árboles en determinados sitios. Ya no es por "decorar" es por ir introduciendo verde en la ciudad, que hace falta para consumir el CO2 que producimos. Lo de la banda de aparcamientos delante de San Luis tampoco lo entiendo, comprendo que hay que buscar soluciones a los vecinos que tienen coche, pero también debemos ir entendiendo que cada vez vamos a tender a un menor uso del vehículo privado ampliando los espacios peatonales y ciudadanos. Por supuesto, con un transporte público eficaz, no se pueden dejar aisladas algunas zonas de la ciudad. La mejora del transporte colectivo debería ser una de las prioridades del Ayuntamiento, de momento se va a ampliar el servicio nocturno los fines de semana, ojalá sigan con una reordenación de las líneas de autobús y la puesta en marcha de buses de alta capacidad con menos paradas que actúen como lanzaderas entre barrios.

Dani, ¡bienvenido! Como ves en el blog también hay cabida para el urbanismo, así que te animo a leer entradas antiguas y por supuesto a escribir siempre que quieras :)

¡Saludos!

nini desempleado dijo...

Al final no van a plantar ningún árbol, han cerrado los alcorques con el mismo granito del resto del suelo. Para una vez que iban a poner algo de verde, echarse para atrás tiene hasta más delito que no ponerlo directamente.