Páginas

sábado, 24 de octubre de 2015

Las bibliotecas como depósitos del saber universal

Quizás porque desde pequeño he vivido rodeado de libros, no concibo una casa sin estanterías repletas de ellos. De hecho, mi máximo sueño es contar algún día con una habitación destinada única y exclusivamente a los libros. Tal vez por ello las bibliotecas sean una especie de santuario donde puedo pasar horas y horas ojeando libros.

Jardines de la Biblioteca Felipe González

Hoy se conmemora el Día de la Biblioteca, una fecha más en un calendario repleto de "días de", pero como las nuevas tecnologías están dejando en un segundo plano el placer de acudir a uno de estos templos o sentarte en un sillón con un libro en las manos, desde Cultura de Sevilla quiero animaros a que visitéis las bibliotecas que tenemos en la ciudad.


Dejando al margen las bibliotecas que albergan universidades, instituciones y entidades, vamos a hacer un pequeño repaso por aquellos centros de acceso gratuito a los que cualquier ciudadano puede entrar libremente al depender de administraciones públicas.

Biblioteca Felipe González

Empezamos por las que dependen del Ayuntamiento. La Red Municipal de Bibliotecas se compone de catorce espacios repartidos por toda la ciudad, estando la mayoría de ellos en los centros cívicos. Esta peculiaridad limita bastante la difusión y uso que se puede hacer de las bibliotecas ya que al compartir espacio con multitud de actividades, suelen ser de pequeñas dimensiones. Aún así, existen centros como la Felipe González o la Julia Uceda que tienen unas mayores dimensiones y comodidades. En los últimos años el papel de las bibliotecas municipales sevillanas se ha visto salpicado de problemas de gestión que impiden un correcto disfrute de las mismas. A la falta de espacio se une el escasísimo personal que las atiende, lo que obliga a cerrar muchas de ellas en función del personal disponible. A día de hoy las bibliotecas han dejado de ser un mero depósito de libros y están llamadas a ejercer un papel de centralidad cultural y social de los barrios donde se encuentran. Siempre he sido partidario de que Sevilla debería contar, al menos, con una gran biblioteca por distrito, ubicada en un edificio independiente y que ofreciera una serie de servicios de calidad más allá del préstamo de libros o el uso de sus instalaciones como sala de estudio. ¿Qué usos? Pues desde talleres infantiles hasta clases de yoga, son muchas las actividades que pueden tener cabida en una biblioteca para atraer al público y generar un verdadero interés por la cultura. La Red Municipal de Bibliotecas sevillana está bastante limitada en este aspecto, tal vez por la falta de personal, pero también por la escasa difusión que se hace de estos centros y la relativa comodidad de los mismos.

Biblioteca Pública Infanta Elena (fuente)

La Biblioteca sevillana por antonomasia es la Biblioteca Pública Provincial Infanta Elena, ubicada en el solar de uno de los edificios que conformaban el pabellón de Estados Unidos de la Exposición Iberoamericana de 1929. El edificio, diseñado por Antonio Cruz y Antonio Ortiz y construido entre 1995 y 1999, se ha convertido por méritos propios en uno de los mejores ejemplos de arquitectura contemporánea sevillana que pasará, sin duda, a formar parte del patrimonio monumental de la ciudad en el futuro. Se trata de una institución estatal aunque la gestión corresponde a la Junta de Andalucía. Distribuida en torno a un gran patio central, la biblioteca se divide en dos plantas en las que se pueden encontrar los diferentes servicios de la misma, así como las secciones que la componen (infantil, Fondo Local, préstamos, videoteca, sala de estudio, prensa y revistas). La programación a lo largo del año es muy completa y variada, sin embargo se echa en falta una mayor difusión así como una página web más atractiva y cómoda para el visitante.

Una de las bibliotecas más desconocidas y a la vez espectaculares de la ciudad es la del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, en el monasterio de la Cartuja. Abierta de lunes a viernes de 9 a 14, ofrece al público interesado en las disciplinas artísticas más de 30.000 títulos, 200 publicaciones periódicas, 1.980 carteles, 1.700 cd's de música contemporánea y 700 audiovisuales. Una variedad inabarcable en una vida. Los documentos conservados datan desde 1950 hasta la actualidad y tratan sobre arte contemporáneo español e internacional en sus más variadas disciplinas (artes plásticas, arquitectura, diseño, fotografía, cine, videoarte) así como museografía, museología y otras áreas del conocimiento relacionadas con el arte como filosofía, sociología o comunicación. Una joya que, además, estéticamente es de una gran espectacularidad con sus anaqueles de mármol y sus altos pilares.

Centro de Documentación de las Artes Escénicas de Andalucía

Por último no podemos olvidarnos del Centro de Documentación de las Artes Escénicas de Andalucía, ubicado en la mudéjar iglesia de Santa Lucía desde hace unos años y que reutiliza sus naves principales como sala de consulta y de estudio. Creado en 1992, su objetivo principal es conservar y difundir la memoria del hecho escénico en Andalucía. Entre sus más de 30.000 referencias podemos encontrar desde libros que se remontan al siglo XVII hasta carteles contemporáneos, pasando por audiovisuales y folletos de representaciones. Otra gran joya desconocida que llamará poderosamente la atención del usuario tanto por sus fondos como por el edificio que lo alberga, sede de múltiples actividades a lo largo del año.

Son sólo algunas pinceladas del gran rosario de bibliotecas que tenemos en Sevilla, un depósito cultural de valor incalculable al servicio de la ciudadanía. Hoy se conmemora el Día de las Bibliotecas pero lo cierto es que ellas están siempre ahí albergando toda la sabiduría de la Humanidad y abiertas al deleite de todos aquellos interesados en conocer un poco más sobre nuestro pasado, presente y futuro.