Páginas

jueves, 10 de septiembre de 2015

San Pedro penitente de Murillo llegará a Sevilla en enero

San Pedro Penitente de Bartolomé E. Murillo. Imagen del Museo del Prado

El Museo del Prado inaugura mañana una exposición monográfica sobre el proceso de restauración de la obra de Murillo 'San Pedro Penitente'. El lienzo forma parte de la colección del Centro Velázquez de Sevilla, dependiente de la Fundación Focus Abengoa desde que ésta lo comprara hace unos meses a un coleccionista británico. Tras la compra, el cuadro recaló en el Museo del Prado para su restauración antes de su definitivo regreso al lugar que ocupó hasta su robo por parte del Mariscal Soult, el Hospital de los Venerables. Focus Abengoa continúa así con la ingente labor de recuperar un patrimonio que fue de todos los sevillanos y que fue expoliado por los franceses en 1810. San Pedro Penitente se suma al bellísimo lienzo 'Santa Catalina', también de Murillo, así como a la Inmaculada de Velázquez y Santa Rufina, también de Velázquez, que dio lugar a la creación de una sala específica en las dependencias de los Venerables.


San Pedro Penitente fue un encargo personal del canónigo y amigo personal de Murillo Justino de Neve, figura clave en la historia del Hospital de los Venerables y al que se le dedicó una exposición en 2012 donde ya se pudo ver este impresionante cuadro. La obra fue legada por Justino de Neve a los Venerables en 1685 tras su muerte e instalada en la iglesia del hospital, donde hay constancia de que ya estaba en 1701, conservándose en la actualidad su retablo. Tras el robo del Mariscal Soult, el cuadro formó parte de su colección particular hasta su muerte en 1851, pasando posteriormente por varios coleccionistas hasta el día de hoy.

Tal y como ha informado el Museo del Prado durante la presentación de la obra, el cuadro tiene como punto de partida una composición de Ribera y fue un tema muy popular en la España del Siglo de Oro: el retiro y arrepentimiento de San Pedro, que junta sus manos y dirige una triste mirada al cielo suplicando el perdón por haber negado a Cristo, de ahí que se conozca a esta composición como 'Las lágrimas de San Pedro' y que en otras versiones aparezca un gallo que hace referencia al conocido episodio de las tres negaciones antes de que cantara el gallo.

La intervención realizada en los talleres del Prado ha consistido en una limpieza en profundidad de la superficie del lienzo, que se había oscurecido por la oxidación de los barnices, impidiendo una correcta identificación de los volúmenes y formas del personaje y paisaje. El cambio cromático es sobre todo patente en el azul de la túnica del santo y en el amanecer que se aprecia al fondo de la escena y que ilumina toda la escena.

La obra se expondrá en la Sala XVII del Museo del Prado junto con otros lienzos del mismo autor para poder comparar la evolución del pintor sevillano. El 17 de enero culmina esta muestra temporal en Madrid y posteriormente regresará a Sevilla donde se podrá disfrutar gracias al mecenazgo de Abengoa.

3 comentarios:

Sergio Sánchez dijo...

No entiendo por qué se ha restaurado la pintura en Madrid.. es que en Sevilla no hay profesionales cualificados? Si se hubiera resturado aquí ya la tendríamos en los Venerables. Espero que el cuadro regrese a su marco original en la iglesia, que es donde debe estar.

Ahora a por la Inmaculada! para que la iglesia de los Venerables recupere todo su esplendor perdido. Y no me olvido de los dos Lunetos de Santa María la Blanca. Sería maravilloso que las pinturas volvieran a su lugar original tras la última fase de restauración de la iglesia. Mientras que para el Prado son tres cuadros más, para los sevillanos son parte de nuestra historia, parte de nuestro mejor arte. En fin.. espero que algún día se haga justicia.

Un saludo.

mari carmen garcia franconetti dijo...

Acabo de ver esta noticia en los informativos, brevemente, y me dije que si quería saber completamente la noticia, debía pasarme por tu blog...y aquí la encuentro, no ni ná...
Gracias, Sergio, muy buena entrada. Por supuesto que tan pronto la tengamos, iré a verla.
Afectuosos saludos.
Meri Carmen.

Sergio Harillo dijo...

Mari Carmen, celebro que te haya gustado la entrada. Gracias por tus palabras.

En cuanto a lo que comenta Sergio, por lo que he leído, la restauradora que ha intervenido la obra está especializada en la obra de Murillo y la trabajado con otros lienzos suyos, supongo que por eso se habrá contado con esta profesional.

¡Saludos!