Páginas

viernes, 7 de agosto de 2015

Sevilla, capital de la música

Finalistas del Concurso Intenarcional de Piano de Santander. Foto de Elena Torcida (enlace)


No ha ocupado las portadas de los periódicos (espacio reservado a los triunfos deportivos y a los desmanes políticos) pero el pasado miércoles un sevillano logró un gran triunfo en el Concurso Internacional de Piano Paloma O'Shea celebrado en Santander. Se trata de Juan Pérez Floristán, que con apenas 22 años ha conseguido alzarse con el Primer Premio y la Medalla de Oro del Festival además del Premio del Público. Floristán se impuso a los más de doscientos aspirantes al Premio en una final en la que tuvo que competir con otros cinco pianistas, todos ellos de origen asiático.


El triunfo musical de Floristán, que debutó hace unos meses en el Maestranza con la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, debería hacernos reflexionar, una vez más, sobre la capacidad cultural de nuestra ciudad. Si bien el joven pianista hace tiempo que abandonó Sevilla para seguir formándose en Madrid y Berlín, la ciudad no debe dejar pasar la oportunidad de reconocer la valía del joven músico. Su triunfo se une a los conseguidos por la Orquesta Barroca o la Sinfónica, el prestigio del Festival de Música Antigua o el Turina, así como la trayectoria operística de la ciudad, con más de un centenar de títulos inspirados en Sevilla.

Hace unos meses, tras asistir a varios conciertos en el ciclo de verano del Conservatorio Superior de la calle Baños, reflexionaba acerca del potencial de nuestra ciudad como capital de la cultura y las artes. Sevilla está más viva que nunca en el terreno cultural con iniciativas y personas que pasean el nombre de la ciudad por medio mundo. Sin embargo este potencial se nos escapa como agua entre los dedos por culpa de una nula atención por parte de las administraciones. El apoyo a la cultura y las artes debe ir más allá de un pseudo concurso de talentos, debe suponer una absoluta implicación para hacer de la marca Sevilla un referente de calidad cultural. Mientras que el Ayuntamiento sigue vendiendo como nuestra máxima aspiración lograr unos cientos de turistas más que llenen el mar de veladores instalados en cualquier esquina, la cultura es el verdadero arma que tenemos en nuestro poder para despuntar a nivel internacional. La materia prima está, pero no se quieren dar cuenta, tal vez porque se considera un mero entretenimiento y pasatiempo mientras que el turismo se puede cuantificar (con lo que le gusta a un político una estadística que refleje una línea ascendente). Apostemos de una vez por todas por nuestros valores, por nuestro talento, y hagamos de Sevilla una capital cultural de referencia a nivel internacional.

No hay comentarios: