Páginas

viernes, 5 de junio de 2015

La Écija romana resplandece a la luz de los nuevos hallazgos arqueológicos

Mosaico de Júpiter

La bella ciudad de Écija no sólo ha sido noticia en las últimas semanas por el brutal atentado que padeció el yacimiento arqueológico de la Plaza de Armas de la antigua alcazaba islámica. Mientras restauradores y arqueólogos se afanan en reconstruir el mosaico de doble cara atacado, los hallazgos no dejan de sorprender a la comunidad científica y a la ciudadanía por su calidad y relevancia.


Detalle del mosaico de Júpiter con las escenas de Antíope y Ganímedes

Un espectacular mosaico de cuarenta metros cuadrados con una treintena de figuras que representan diferentes escenas amorosas relacionadas con Júpiter es la última sorpresa que ha aparecido en el yacimiento. A través de trece escenas (otras dos han desaparecido) se puede no sólo atestiguar la riqueza que alcanzó la ciudad de Astigi gracias al comercio del aceite, sino la evolución de determinados mitos, como el de Ganímedes, que aparece como un adolescente armado y no como un niño que es secuestrado por Júpiter metamorfoseado en águila. Además de otras escenas amorosas relacionadas con el padre de los dioses como el rapto de Europa o el encierro de la princesa Dánae completan el mosaico representaciones de las cuatro estaciones y una escena báquica. Entre las particularidades del mosaico destaca el uso de colores poco frecuentes como el naranja o el turquesa, tonalidades que no se encuentran en la naturaleza y que tuvieron que ser recreadas con pasta vítrea, lo que aporta un mayor valor al conjunto. Tras su desmontaje, consolidación y restauración, el mosaico volverá a su emplazamiento original para formar parte del futuro centro de interpretación que se pretende abrir al público en el yacimiento.

Zona del impluvium de una de las domus excavadas

Si importantes son los mosaicos, no menos interesantes son las pinturas y pavimentos que se han conservado en otros edificios. La calidad y proporciones de algunos muros decorados con pinturas han hecho que se empiecen a comparar estos hallazgos con los de la ciudad italiana de Pompeya. En uno de los edificios, que se cree pudo pertenecer a un edificio público monumental, la altura de los muros en una de las estancias alcanza los dos metros de altura e incluso se ha podido rescatar parte de lo que fue el techo de las habitaciones que estaba pintado de azul con estrellas doradas.

Estancia con estucos y pinturas en los muros. Edificio público

La excavación, dirigida por Sergio García-Dils, se desarrolla en un extenso solar de casi 6.000 metros cuadrados de los que sólo se ha explorado el 5% por lo que los responsables del yacimiento confían en que pueden aparecer nuevos y llamativos restos. Si bien los elementos más vistosos pertenecen a la Astigi del siglo III d.C., también se han podido excavar estratos anteriores datados entre los siglos VIII a.C. y I d.C., incluyendo una edificación turdetana que podría corresponder a un santuario. Estos restos se unen a los hallazgos de la Plaza del Salón que asombraron al mundo hace unos años cuando emergió de la tierra un estanque en el que había sido escondida la escultura de la Amazona herida, una de las esculturas de época romana más bellas de cuantas han aparecido en la península ibérica.

Pavimento de mármoles. Edificio público

Fotografías de Antonio Arteaga y Carlos Jiménez. Gracias a ambos por las fotografías y a Antonio por la información facilitada para poder redactar esta entrada.

1 comentario:

Antonio García dijo...

Hola, hemos puesto en marcha una web sobre noticias de Écija Estaremos al tanto de noticias que publiquen en su blog para relfejarlas en nuestra web. Saludos y gracias!!!