Páginas

viernes, 1 de mayo de 2015

Zoido promete plantar 8.000 árboles en los cuatro próximos años

Bóveda verde en el Parque de María Luisa

El alcalde de la ciudad, Juan Ignacio Zoido, ha hecho esta mañana balance sobre sus cuatro años de gestión medioambiental. En una visita a la calle Virgen de la Sierra ha afirmado que "la conservación y mantenimiento de las zonas verdes y arbolado viario seguirá siendo una de mis prioridades en la próxima legislatura". El alcalde, que ha prometido plantar dos mil árboles al año si vuelve a gobernar la ciudad a partir del próximo mes de mayo, ha hecho un balance francamente positivo de estos cuatro años: se han plantado 3.545 árboles desde el año 2012, se han llevado a cabo 97.836 plantaciones de arbustos y flores, se han realizado 180.487 intervenciones de poda, 116.464 actuaciones en alcorques (¿?) y se han aplicado 127.646 tratamientos fitosanitarios. A todo ello habría que sumar los 48 millones de euros que ha costado el macrocontrato de mantenimiento de las zonas verdes de Sevilla que se han repartido entre diferentes empresas privadas para asegurar una mejor actuación en nuestros parques, jardines y árboles.



Alcorques cegados en calle Feria

Éste es el discurso oficial, pero ¿qué ha pasado realmente en materia verde durante los últimos cuatro años? El alcalde se ha escudado en varias ocasiones en "los técnicos" para llevar a cabo polémicas actuaciones que han conllevado la tala de decenas de árboles, como en la calle Almirante Lobo, la calle Avicena o la calle Virgen de Begoña, por citar sólo algunas de las vías donde se ha arrasado con el arbolado sin tener en cuenta el daño medioambiental causado. Tampoco nos podemos olvidar del abandono de los jardines Americano y del Guadalquivir o de la idea de eliminar la franja verde de la Avenida del Cid para construir un aparcamiento subterráneo a costa de la treintena de árboles existentes. A todo ello habría que sumarle el desmantelamiento del área de Parques y Jardines en favor de la privatización del servicio y las nefastas políticas medioambientales llevadas a cabo durante este mandato. Cuatro años después de la llegada de Zoido a la alcaldía, nada ha mejorado en la gestión de nuestro patrimonio verde, e incluso parece haber empeorado con respecto al Gobierno anterior (que ya es decir, porque la gestión de Monteseirín dejó bastante que desear en este tema).

Brutal tala de tipuanas en la calle Avicena (noviembre 2013)

Está muy bien que Zoido plantee 8.000 nuevos árboles en la ciudad (hace cuatro años prometió 5.000 naranjos) o que se vaya a estudiar el tipo de árbol que debe plantarse en cada lugar para no afectar a las viviendas o a las conducciones subterráneas, pero lo que realmente necesita Sevilla es una política medioambiental sostenible, no cantos de sirena. Si hace cuatro años Zoido prometió un Central Park para el año 2014, ahora, con los pies en el suelo, se limita a prometer miles de árboles. Debemos empezar a combatir contra los efectos del cambio climático y eso no se consigue únicamente plantando miles de árboles, sino contando con expertos para su correcta conservación. De nada sirve plantar árboles si luego se podan mal, algo que sigue ocurriendo en Sevilla como han denunciado profesionales, asociaciones y expertos universitarios sin que desde el Ayuntamiento quieran atender esta realidad. Sevilla necesita una planificación ordenada que atienda múltiples aspectos, desde el tipo de arbolado utilizado en nuestras calles hasta la reducción de nuestra huella ecológica. Plantar 8.000 árboles es un primer paso, pero es una promesa de principiantes en un momento en el que nuestro Planeta requiere muchísimo más para sobrevivir.

Artículos relacionados: 

- 'La tala de Almirante Lobo, la punta del iceberg de una nefasta gestión' (enlace
- '¿Es Sevilla una ciudad sostenible?' (enlace
- 'Un nuevo modelo de ciudad' (enlace)

No hay comentarios: