Páginas

jueves, 28 de mayo de 2015

#ToquemosMadera: calle Cuna, 13


La calle Cuna es sin duda una de las vías más bellas de la ciudad por la cantidad de edificios interesantes que alberga, sobre todo de principios del siglo XX aunque también cuenta con monumentos anteriores de gran valor como el Palacio de la Condesa de Lebrija. Varios son los edificios regionalistas como los de Aníbal González, el fabuloso Ciudad de Londres de Espiau y el palacio de los Marqueses de la Motilla, ya en la esquina con Laraña, obra de Gino Coppede y Vicente Traver. También alberga varios edificios en malas condiciones o que han sido muy modificados con respecto a su imagen primitiva (caso del Cine Pathé, actual teatro Quintero). En el número 13 nos encontramos este bello edificio de principios del siglo XX con un toque ecléctico muy a la francesa sumamente interesante.



Como en otros edificios de la calle, la estrechez de la misma apenas permite recrearse en la monumental fachada. Además, su mal estado de conservación tampoco ayuda a que nos detengamos a disfrutar de sus elementos decorativos que recuerdan a las construcciones realizadas por Jacobo Gali Lassaletta en la calle Sagasta, el palacio para la familia Parladé en la Plaza de la Contratación o el otro palacete que construyó frente a la iglesia de San Vicente. La decoración se concentra en frontones, alfices y enjutas de los arcos, además del remate superior en la cornisa del edificio. Una ornamentación propia de las grandes avenidas de las principales ciudades europeas que choca en una calle tan sumamente estrecha y en una ciudad como Sevilla que pronto se rendirá a los encantos del Regionalismo.



El edificio lleva años abandonado y cubierto con mallas que eviten desprendimientos. Desde hace unos meses cuelgan de su fachada carteles que anuncian demoliciones. Curiosamente en el mismo cartel puede leerse "Venta de materiales antiguos", un negocio sin duda sumamente lucrativo cuando se llevan a cabo transformaciones radicales en edificios antiguos que quedan despojados de zócalos de azulejos, rejas, puertas y suelos originales para dar paso a viviendas de lujo donde priman los mármoles, el acero y el blanco impoluto.


No hay comentarios: