Páginas

miércoles, 13 de mayo de 2015

La Cultura vista por los partidos políticos en sus programas electorales (I)



Se acercan las elecciones y prácticamente todos los partidos han hecho públicos sus programas electorales en los que la Cultura tiene un peso más o menos importante. Con el objetivo de desgranar las principales propuestas en materia cultural, en Cultura de Sevilla hemos preparado este post donde se analizan las propuestas incluidas en el apartado dedicado a 'Cultura'. Otros proyectos e iniciativas relacionados con Cultura aparecen diseminados por todo el programa electoral, por lo que hemos querido centrarnos en lo que cada partido entiende como cultura.


Empezamos por el Partido Popular que gobierna actualmente en Sevilla con mayoría absoluta. Los veinte concejales obtenidos en las pasadas elecciones le han permitido a Zoido desarrollar sus políticas culturales sin impedimento alguno por lo que estos cuatro años de gestión son su principal carta de presentación de cara a los próximos comicios. Sobre lo que se ha hecho hemos hablado largo y tendido en el Blog pero, ¿qué propone para los próximos cuatro años Juan Ignacio Zoido si vuelve a salir elegido como alcalde?

Zoido se compromete a hacer de Sevilla "una ciudad aún más cultural" para que siga "ocupando el espacio de relevancia que se merecen los sevillanos". En el PP entienden la cultura como "creación, motor de educación y expresión del espíritu". Las propuestas culturales de Zoido se centran, casi exclusivamente en los grandes fastos y conmemoraciones, llegándose a proponer hasta cuatro homenajes, el de Murillo en 2017, el del viaje de Magallanes - Elcano en 2019, la celebración del 90 aniversario de la Generación del 27 y 70 aniversario de la muerte de Manuel Machado en 2017 además de la celebración del 70 aniversario de la muerte del compositor Joaquín Turina, también en 2019. Entre las medidas más concretas destaca la continuación de las obras de recuperación de Santa Clara, la ampliación del proyecto Patrimonium Hispalense, la conversión del Pabellón Real en sede de la Colección Bellver, la puesta en marcha de la Factoría Cultural del Polígono Sur, la restauración de la Sala San Hermenegildo (promesa que también se hizo en 2011) o la erección de un monumento a Luis Cernuda. El resto de propuestas son tan evidentes que bien se las podrían haber ahorrado en el programa electoral por obvias: apoyar la Bienal de Flamenco, mantener la calidad del Festival de Cine Europeo, seguir promocionando el Festival de Música Antigua (Femás), continuar apoyando al Maestranza y a la Sinfónica, consolidar la programación de los teatros Lope de Vega y Alameda (nada se dice de la nueva Sala Joaquín Turina), apoyo a la Feria del Libro y a los distintos festivales que se celebran en la ciudad (incluido Zemos98) o la promesa de reorganizar al personal de las bibliotecas municipales para que puedan abrir en horario de mañana y tarde.

Nada queda de los grandes proyectos de 2011 como el famoso Pompidou, el equipo de Zoido ya está gobernando y es consciente de las limitaciones económicas del Ayuntamiento. En los próximos cuatro años, según el programa electoral del Partido Popular, Zoido se limitará a consolidar lo que ya existe intentando mejorar la gestión de las instituciones y organismos que dependen del Ayuntamiento. El programa del Partido Popular es muy realista y a la vez poco ambicioso. Se quiere hacer de Sevilla una auténtica capital cultural pero desde el punto de vista turístico, sin generar un tejido cultural en la ciudad que realmente suponga un revulsivo para la ciudadanía al margen de la coletilla de "acercar la Cultura a los barrios".

Algo más ambicioso es el proyecto cultural de Juan Espadas, candidato del Psoe, recogido en su programa electoral y que ya avanzamos en el Blog hace unas semanas. Si bien Espadas también apuesta por hacer de Sevilla una capital cultural con las miras puestas en el Turismo, se atisban ciertas medidas fruto de un conocimiento del sector y donde sin lugar a dudas ha tenido bastante que ver la presencia de Antonio Muñoz en las listas socialistas. Para el Psoe "la Cultura es un sector clave de nuestra economía local y del empleo" y no debe ser "una política superflua y prescindible" sino que debe tener "un carácter prioritario" que pasa por el aumento del presupuesto destinado a Cultura hasta llegar a un 2% del total manejado por el Ayuntamiento. Espadas propone la creación de un Consejo municipal de la Cultura donde diferentes expertos asesoren al Ayuntamiento para planificar las políticas culturales de la ciudad a largo plazo. Entre las principales (y algunas muy vagas) propuestas destaca la puesta en valor de los edificios municipales que a día de hoy se encuentran vacíos y sin uso para que se conviertan en contenedores culturales al servicio de la ciudadanía y los gestores culturales de la ciudad, la creación de un Museo de la Ciudad (sin aportar más detalles) y el apoyo a iniciativas ciudadanas como La Carpa, que pretende dar un uso cultural al Pabellón del Siglo XV de la Expo92. Para Espadas nuestros principales espacios culturales (Bellas Artes, Arqueológico, CAAC...) no están explotados al cien por cien y es necesario apostar por ellos (una idea muy utópica que tiene su principal talón de Aquiles en la Junta de Andalucía, gestora de todos estos espacios).

Sin duda la propuesta más interesante de Espadas es la de dar voz a los agentes culturales de la ciudad para planificar entre todos la marca cultural de Sevilla. A parte de eso, el resto de propuestas son, al igual que en el caso Popular, más que evidentes: trabajar con el sector cultural para organizar una agenda conjunta, colaborar con otras administraciones e instituciones privadas para mejorar la calidad de las propuestas y acercar la cultura a los barrios, apoyo del flamenco, organizar actividades en zonas verdes o apoyar a los diferentes festivales que se celebran en la ciudad. Otras medidas como la declaración de librerías o salas escénicas como 'actividades de interés económico' para que puedan obtener beneficios fiscales o el apoyo al comercio cultural de cercanía son básicas para la subsistencia del sector cultural en la ciudad y sin duda mejorarían algo la permanente situación de crisis que padece el sector. El programa socialista es algo más ambicioso que el de Zoido, aunque sin llegar a caer en los excesos. Se busca una evidente mejora del sector contando con él, no imponiendo desde los despachos medidas que sólo buscan la proyección turística de la ciudad. Siendo un partido en la oposición era fácil caer en las promesas grandilocuentes, pero en lugar de ello se ha optado por lo comedido y lo realista.

Quizás uno de los programas más completos (y extensos) sea el de Izquierda Unida, que alcanza un nivel de detalle bastante profundo. Las propuestas culturales se dividen en 'Ocio y creatividad' donde se aboga por "impulsar la actividad artística, intelectual y creativa realizada con total libertad" fomentando actividades que eduquen a la ciudadanía en un ocio crítico y creativo y donde se garantice la protección, divulgación y disfrute colectivo de nuestro patrimonio histórico, artístico e intangible. También se apuesta por llevar la cultura a los barrios (algo que repiten todos los partidos) o crear un bono cultural para jóvenes que les permita obtener descuentos en determinadas actividades culturales, una idea que también baraja el Psoe y que habría que ver cuánto cuesta a las arcas municipales y si tiene luego un apoyo ciudadano. Izquierda Unida es el único de los partidos con actual presencia municipal que hace referencia al ICAS como herramiento de gestión de las políticas culturales del Ayuntamiento, proponiendo poner en marcha planes de actuación urgente para parar lo que consideran un "desmantelamiento de los servicios públicos culturales".

Entre las propuestas concretas se busca acercar los equipamientos culturales a los jóvenes por medio de diferentes actividades, asistencia a jóvenes creadores, apoyar la formación, producción y expresión cultural de los jóvenes, establecer reglamentos de buenas prácticas de funcionamiento y calidad de la administración, democratizar la cultura para que llegue a todas las capas sociales, garantizar la participación del sector cultural en la toma de decisiones, favorecer el carácter público y colectivo de la cultura, la apuesta por las nuevas tecnologías u optimizar los equipamientos municipales (bibliotecas, centros cívicos) para que sean un lugar de encuentro ciudadano.

Particularmente interesante es el apartado dedicado específicamente al patrimonio arqueológico e industrial por el que se busca eliminar las prácticas especulativas en la ciudad y que el patrimonio más sensible no esté a merced de proyectos inmobiliarios. Para Izquierda Unida, estos elementos patrimoniales pueden ser un motor de desarrollo y creación de empleo, por lo "sería idóneo una política patrimonial en torno a la recuperación, integración y difusión del patrimonio arqueológico en espacios públicos". En este punto se apuesta por la creación de un Museo Arqueológico municipal y una medida sumamente interesante, la creación de un cuerpo de arqueólogos municipal que supervise y controle las obras que se realizan en la ciudad. Como medidas concretas se cita paralizar el convenio entre el Ayuntamiento y Altadis, reforzar la protección de la Fábrica de Vidrio, solucionar los problemas de los corralones de artesanos y estudiar la viabilidad de llevar a cabo un proyecto integral en las naves de la avenida de La Raza. Entre otras propuestas llama la atención el epígrafe que propone "difundir más la actividad del CAAC y el Museo de Bellas Artes" como única referencia a los grandes contenedores culturales que tiene en la actualidad la ciudad.

El programa cultural de Izquierda Unida es sin duda el más completo de los tres partidos con representación en el Ayuntamiento, propone medidas muy interesantes, pero también es cierto que se centra demasiado en aspectos que se alejan de lo que podríamos considerar la cultura 'oficial', quizás por entender que ésta ya cuenta con demasiada difusión. 

Tras el análisis de los partidos que cuentan con representación municipal actualmente, se analizarán el resto de programas en un posterior post.

1 comentario:

mari carmen garcia franconetti dijo...

Sergio, el tema es tan interesante como oportuno y necesario...
Bueno, con tu permiso siempre:
¿Qué tal un Museo del Tranvía Sevillano? desde sus comienzos y su evolución. Te sugiero visites la entrada en mi blog: "Los Tranvías Sevillanos"...Siempre me atrajo esa idea...

Estaré espectante a ver los "capítulos" que vas sacando, ¡Ojú, eso no me lo pierdo!