Páginas

miércoles, 13 de mayo de 2015

La Cultura vista por los partidos políticos en sus programas electorales (II)



El preámbulo del epígrafe cultural del programa de Participa Sevilla demuestra que existe un importante conocimiento del sector por parte de este nuevo partido, no en vano su candidata a la alcaldía, Susana Serrano es bastante conocida en el sector cultural de la ciudad. Antes de anunciar medidas concretas, se hace un análisis bastante interesante de la situación actual y se ofrecen algunas pinceladas del programa cultural de esta formación como combatir el "habitual cortoplacismo" de las políticas culturales en la ciudad, "para que se dé un desarrollo real y estable de nuestro ámbito cultural" o la propuesta de recuperación y cesión de edificios públicos en desuso para la cultura a través de la autogestión. 


Las medidas culturales se dividen entre Cultura y 'Patrimonio y museos'. Entre las primeras destaca la creación de un área específica de Cultura independiente en la que se replanteen las competencias y funciones del ICAS, organismo que sería sometido a una auditoría y para el que se elaboraría un nuevo proyecto de gestión. La potenciación de los espacios públicos como la calle o zonas verdes, además de centros cívicos y bibliotecas como epicentros de la creación y del uso cultural ciudadanos es otra de las medidas más relevantes del programa así como la puesta en marcha de un Consejo local de las Artes y las Letras donde estuvieran presentes los agentes culturales de la ciudad. Las diferentes medidas muestran un claro interés por llevar a cabo unas políticas (no sólo en el apartado cultural) más claras, con mayor control y participación ciudadana y de forma transparente. En cuanto a las propuestas englobadas en el epígrafe 'Patrimonio y museos' se establece un extenso listado de medidas que se podrían resumir en una mejor gestión de lo público y que, en algunos casos, no quedan muy claras como cuando se refiere a 'Pabellones de la Cartuja', sin más, o la creación de un Museo Arqueológico municipal en Santa Clara.

Si bien se parte de un interesante análisis de la realidad, las medidas planteadas por Participa Sevilla pecan en algunos puntos de poca concreción a pesar del extenso desarrollo de las mismas. Se quiere focalizar el interés en la participación ciudadana y la mejora en la gestión, pero a la hora de enumerar las propuestas, se echa en falta una mayor coherencia en el discurso.

Particularmente interesante es el programa electoral de Equo por su defensa de un modelo de ciudad sostenible y del que ya nos avanzó algunas pinceladas su número uno Esteban de Manuel, pero centrándonos en el apartado cultural, éstas son las propuestas de Equo para las próximas municipales. La participación ciudadana, el apoyo al tejido asociativo y cultural, la cesión de espacios infrautilizados, la apuesta por una programación cultural en cada barrio o el asesoramiento para los emprendedores culturales son medidas que más o menos han aparecido en otros programas electorales, pero Equo además se compromete a la protección del paisaje urbano (vistas desde y hacia Sevilla) y de los espacios públicos, el impulso del ICAS como garante de la correcta conservación y protección del Patrimonio histórico de titularidad municipal (hoy depende de diferentes áreas), la creación de itinerarios para la dinamización del entorno del río Guadalquivir generando una oferta alternativa de ocio que apueste por el desarrollo local, potenciar la música como elemento distintivo de la ciudad que la consolide como referente internacional o la elaboración de un plan para la promoción de las artes escénicas en la ciudad. El programa cultural de Equo es simple y sencillo, sin estridencias ni grandes promesas. Se busca una mejora en la gestión que implique a la ciudadanía (algo que, por otro lado, ya prometen casi todos los partidos) y mejore la calidad de vida de los habitantes de cada barrio

Dentro del genérico epígrafe 'Un proyecto ilusionante para Sevilla', Ciudadanos parece seguir con la actual división de poderes implantada por el Partido Popular al englobar Cultura, Educación, Deporte y Ocio en un mismo paquete. Para la formación naranja que en Sevilla capitanea Javier Millán, "las políticas en el ámbito de promoción cultural nunca deben obedecer a una estrategia para la consecución de objetivos políticos ni tener una voluntad homogeneizadora". El programa cultural de Ciudadanos para Sevilla se aleja de eslóganes para citar uno por uno diferentes equipamientos como las bibliotecas (nuevas instalaciones en los barrios, modernización de las existentes y ampliación de horarios), centros cívicos (acercar la cultura a los ciudadanos, punto de encuentro y sede de actividades culturales que fomenten la convivencia), centros sociales autogestionados en cada barrio al servicio de proyectos concretos, promoción de productos culturales de calidad que cuenten con el apoyo económico del Ayuntamiento pero sin caer en el clientelismo, apoyo a las nuevas tecnologías como vía de acceso a la cultura por parte de la ciudadanía e implicación de la ciudadanía en la protección y salvaguarda del patrimonio histórico y cultural. Y poco más. Un programa bastante escueto y pobre en cuanto a temas culturales teniendo en cuenta que, por el contrario, existe un apartado entero dedicado a 'Sevilla es Deporte' o 'Sevilla capital gastronómica de calidad'. Parece ser que para la formación naranja la cultura es un tema secundario, algo que queda más patente todavía al nombrar al Museo de Bellas Artes como 'Museo de Sevilla' o al hablar de forma genérica de la promoción de "las artes escénicas, la fotografía y la escultura sevillana" (¿?). Leyendo el programa de Ciudadanos, tan detallista en otros muchos aspectos y tan meticuloso, parece como si no hubieran contado con asesoramiento de profesionales del sector.

Desde UPyD, con el informático Emmanuel Baena como cabeza de lista, se marcan el objetivo de posicionar a Sevilla como punto cultural de primer orden, la protección del Patrimonio Histórico y hacer la cultura más accesible y variada a la ciudadanía. Unos puntos en los que todos estaremos de acuerdo y que son un objetivo más o menos asumido por todos los partidos. En cuanto a las medidas concretas, el programa de UPyD divide el apartado cultural en varios epígrafes que reflejan varias líneas de trabajo, como 'Administración cultural' que propone una programación cultural acordada con los agentes culturales y el resto de fuerzas políticas, aumentar el presupuesto cultural (no se especifica cuánto) y centralizar toda la administración cultural en el ICAS (algo que ya ocurre en la actualidad) así como la reducción del personal de este organismo al considerar que las nóminas son un lastre para la gestión del ICAS (se supone que habla del personal externo, aunque gran parte de los trabajadores del ICAS son funcionarios del área de Cultura) y también tiene un guiño hacia el patrimonio arqueológico para el que se pide un nuevo protocolo de actuación en caso de aparición de restos. En cuanto a 'Financiación e iniciativas' se apuesta por un modelo de colaboración público privado en el que se cuente con el sector cultural de la ciudad a la hora de realizar los proyectos culturales así como dar mayor relevancia a la sociedad civil. Una de las medidas más interesantes es la que denuncia "el grave problema que tiene la gestión cultural municipal a la hora de promocionar los eventos culturales", un lastre que hemos denunciado en multitud de ocasiones en el Blog. De nada sirve llevar a cabo proyectos culturales a los que luego no va nadie, la difusión es fundamental. Sin embargo, UPyD peca de poco ambicioso al pretender solucionar este problema con "la instalación de tablones informativos donde se proyecte información útil para el ciudadano", una medida bastante simple. La apuesta por la meritocracia y la profesionalidad a la hora de gestionar los equipamientos culturales de la ciudad es otra de las medidas impulsadas por Baena que defiende "la creatividad, la independencia, la innovación y la experiencia" como cualidades esenciales para los gestores culturales encargados de dirigir la cultura municipal. Como actividades concretas se plantean dos ejes culturales que potencien el devenir histórico de la ciudad, uno dedicado a la cultura califal junto con Córdoba y Granada y otro denominado 'colonial' que enlazaría con Cádiz y Lisboa, o la idea de suprimir de la Alameda de Hércules las diferentes ferias que se organizan en este espacio para trasladarlas al entorno del río (¿?). También se propone la creación de un Museo de la Ciudad o la apertura de las torres de la Plaza de España para que por medio del pago de una entrada se pueda mantener el edificio.

El programa de UPyD es interesante al abordar temas e ideas concretas que no aparecen en ningún otro programa político, que se pierden en la parafernalia y los eslóganes grandilocuentes, pero desprende al mismo tiempo cierto halo de ingenuidad. Quizás sea uno de los más completos y podría completar perfectamente a los de otros partidos más centrados en la gestión, transparencia y buen funcionamiento de las instituciones.

No ha sido posible encontrar el programa municipal del Partido Andalucista, por lo que se agradecería que si alguien tiene el enlace, lo comparta por medio de un comentario en la entrada para añadirlos a la lista.

Hasta aquí el análisis de las propuestas culturales de los principales partidos que se presentan a las elecciones municipales en Sevilla. Programas muy parecidos en el caso de Psoe, IU, Participa Sevilla y Equo que se alejan de las políticas culturales de grandes fastos que propone el Partido Popular. Ciudadanos, por su parte, opta por una mejora generalizada en la gestión de todas las áreas municipales pero sin concretar en demasía su visión sobre la Cultura y UPyD es el único que detalla ciertas ideas y propone actuaciones concretas pero cayendo en ciertas contradicciones.

No hay comentarios: