Páginas

viernes, 10 de abril de 2015

Las misteriosas desapariciones en los Jardines de la Lonja


La desaparición de elementos artísticos en nuestros monumentos no se circunscribe únicamente a la Fuente de Sevilla de Puerta de Jerez, sino que es un mal que afecta a otros muchos monumentos. En los últimos años el criterio seguido en diferentes intervenciones ha sido el de la reintegración de los elementos perdidos o robados. Así ha ocurrido con los niños con conchas de Puerta de Jerez, diferentes elementos del Parque de María Luisa como los conjuntos escultóricos de la Glorieta de Covadonga, la Glorieta de la Concha o la recuperación poco acertada de la Fuente Virgen de los Reyes. Si bien lo ideal sería que se evitaran este tipo de mutilaciones, una vez elegido este criterio de intervención el Ayuntamiento debería hacer todo lo posible por atajar el problema y sobre todo, aclarar qué es lo original y qué es reproducción. De lo contrario podría llegar el momento en el que nos acostumbremos a cambiar lo que está viejo por lo nuevo perdiéndose para siempre la originalidad de estas piezas.



Cerca de Puerta de Jerez se encuentran los Jardines de la Lonja, un interesante y bello reducto verde en plena desértica Avenida de la Constitución. Este espacio fue fruto de la demolición del convento de Santo Tomás en 1927 y de su diseño se encargó Juan José Villagrán. Escultóricamente el jardín se decoró con una fuente con varios surtidores con forma de animal marino y seis pedestales, dos con leones, otros dos con leonas y los últimos con dos perros. El nivel de deterioro llegó a tal extremo en los años 70 que el escultor Jaime Gil Arévalo tuvo que reconstruir varias piezas para devolverle su fisonomía a estos jardines que se reinauguraron en 1985.



A día de hoy son varios los elementos desaparecidos. Llama la atención que dos grandes esculturas con forma de perros hayan sido sustraídas sin más al igual que los cuatro animales marinos que funcionaban como surtidores en la fuente y que quedan perfectamente documentados en la entrada que el Blog EsaSevilla le dedicó a esta zona verde.



Los cuatro leones que subsisten sobre sus pedestales también han sido atacados y sus colas arrancadas.


Quizás ha llegado el momento de volver a restaurar estas piezas y de reconstruir aquellos elementos que faltan. La sustracción de los dos perros es lo más llamativo de toda esta historia, ¿cómo llegan a desaparecer unas figuras de piedra de más de un metro de altura ubicada en plena Avenida de la Constitución? Tal vez reconstruir estos leones sea un tema polémico y se podría optar por esculturas diferentes ante la desaparición de las originales, pero en el caso de la fuente, resulta todavía más urgente restituir su integridad para evitar la extraña imagen que producen esos chorros al aire.

Pedestal al que le ha desaparecido la escultura que sostenía

3 comentarios:

Sergio Sánchez dijo...

¿Se sabe cuando desaparecieron los perros y los delfines de la fuente?

La verdad es que esta ciudad no tiene remedio. Esperemos que pronto podamos recuperar esos elementos, aunque los niñatos siempre estarán listos para destrozar nuestro patrimonio...

Sergio Harillo dijo...

Según comentan por Facebook, las figuras de los perros y los delfines están en los almacenes municipales y existe la intención de reponerlos una vez restaurados.

Desconozco cuándo fueron retirados, aunque yo lo recuerdo de siempre tal y como está hoy en día.

¡Saludos!

Victor González dijo...

Cuantos tesoros hay en los almacenes Municipales? Tiene que ser algo increíble, como increíble que se encuentren en eso, un almacén.