Páginas

martes, 3 de marzo de 2015

Puerta de la Barqueta, ejemplo de dejadez


Tras el reportaje elaborado por la CNN sobre el potencial del recinto de la Cartuja y las críticas lanzadas hacia el Ayuntamiento por su dejadez de funciones en esta zona de la ciudad, el Consistorio salió al paso diciendo que la Cartuja cuenta con un delegado específico, que en los vídeos promocionales de la ciudad se atiende a este espacio como reclamo turístico, etc. La realidad, como todos (menos los miembros del Ayuntamiento) sabemos, es bien distinta. Hoy queremos centrarnos en uno de los accesos principales al recinto, la que en su día se conoció como Puerta de la Barqueta, donde está instalado el fantástico mural cerámico 'Verbo America' de Roberto Matta.



El estado que presenta este espacio es asqueroso (no hay otra palabra que lo defina mejor). Basura acumulada por doquier, árboles raquíticos y enfermos, suelos destrozados, parterres sin arreglar, suelo agrieteado, farolas maltrechas, fuentes estropeadas y con agua estancada... Y todo esto sirviendo de acceso al principal recinto empresarial y tecnológico de la ciudad.



La joya de la corona es el mural 'Verbo America', obra realizada por el artista chileno Roberto Matta que fue restaurada en 2011 tras la absurda amputación llevada a cabo para construir el carril bici y después de años de desidia y ataques vandálicos. La obra nunca se terminó ya que el mural dispone de un parterre delantero (en su día una fuente) que no se llegó a adecentar dando una imagen pésima en la actualidad. En la parte derecha del mural aún no se han producido desperfectos (o al menos no a simple vista) pero en la zona izquierda ya son visibles los destrozos. En su día ya abogamos porque el mejor destino para este mural era un museo debido al gran número de piezas originales que se han perdido, sin embargo ya que se optó por conservarlo en su lugar original lo menos que se podría hacer es cuidarlo.



La parte izquierda de la 'plaza' no presenta mejor aspecto: basura, suelo destrozado, alcorques vacíos, parterres sin cuidar y maceteros abandonados puestos únicamente para evitar el acceso de los coches.



En esta parte del mural ya son visibles algunas pérdidas y destrozos al margen de las pintadas artísticas.



Es una lástima que una zona con tantísimo trasiego por ser el acceso no sólo al recinto de la Cartuja, sino a Isla Mágica, presente un estado tan lamentable. Por aquí pasan autobuses de línea, pero también los turísticos que hacen su recorrido por la zona más degradada de la Cartuja dando una impresión absolutamente nefasta al visitante que, viendo lo que hay, sin duda jamás optará por regresar a esta zona de  la ciudad para recorrer la parte que sí está bien conservada, la que pertenece al Parque Tecnológico. Sin saber cuánto ha costado la reforma de varias rotondas de la ciudad donde se ha colocado la palabra SEVILLA con el NO&DO, seguramente se podría haber destinado esa cantidad a algo mucho más práctico, adecentar este espacio icónico.


No hay comentarios: