Páginas

martes, 17 de marzo de 2015

La Carpa presenta un proyecto único en Andalucía

Concierto en La Carpa. Imagen de sevillaconlospeques

La Asociación Cultural La Imprenta fue ayer el escenario en el que se presentó el nuevo proyecto de 'La Carpa. Red Creativa', una cooperativa formada por hasta diecisiete empresas, entidades e instituciones con sede en Sevilla que buscan crear un proyecto cultural potente de cohesión social en favor de la Cultura. Tras el desahucio exprés ejecutado por el Instituto de la Cultura y de las Artes de Sevilla a principios del año pasado, los integrantes de La Carpa tenían dos opciones, darse por vencidos guardando en el recuerdo un proyecto que durante cuatro años movió a más de 25.000 espectadores en las instalaciones de la Carretera de Carmona o dar un paso al frente y demostrar que cuando los políticos no hacen política, esa labor recae en la ciudadanía. 


El objetivo principal ahora es encontrar una sede estable en la que poner en marcha un proyecto que está llamado a convertirse en todo un referente a nivel nacional. El anticipo electoral en Andalucía ha dejado en stand by un acuerdo de cesión del Pabellón del Siglo XV del Monasterio de la Cartuja que estaba prácticamente cerrado, por lo que los integrantes de La Carpa esperan que tras la vorágine electoral se pueda firmar la cesión. La rehabilitación del edificio, abandonado desde hace 23 años, es fundamental para convertir este espacio de la Cartuja en un centro de Innovación social, tecnológica y cultural donde además de tener su sede parte de las diecisiete entidades que conforman La Carpa, se dote a las instalaciones de un uso continuado abierto a la ciudadanía, agente fundamental en esta nueva etapa. El programa de actividades planteado engloba cursos de formación, conferencias, debates y talleres que complementen a una agenda cultural estable de espectáculos y actividades artísticas, sociales y técnicas. Para la rehabilitación del edificio se apuesta por una actuación por fases que permita ir abriendo determinadas zonas conforme se vayan obteniendo licencias de ocupación y apertura sin tener que esperar a que la obra esté terminada en su totalidad. De esta forma se logra una mayor implicación ciudadana con el proyecto al ponerlo en carga lo antes posible al mismo tiempo que se pueden conseguir ingresos que reviertan en nuevas fases de rehabilitación.

Pabellón del Siglo XV. Monasterio de la Cartuja

La figura jurídica planteada para poner en marcha este proyecto es la 'Cooperativa de Servicios Públicos', una fórmula pionera en la que las administraciones participarían de manera activa en el proyecto, tendiendo puentes entre el sector privado y el público con el único fin de satisfacer las necesidades sociales y culturales de la ciudadanía. Entre los presentes ayer en la presentación del proyecto existía el lógico recelo hacia unas administraciones ancladas en estructuras decimonónicas que no terminan de ver con buenos ojos que la ciudadanía se implique en la gestión de lo público, una vía que ya no tiene vuelta atrás y que terminará imponiéndose antes o después. De los políticos depende que nos subamos lo antes posible a un tren que si no cogemos hoy, tendremos que coger mañana. Quizás debido al momento electoral en el que vivimos, varios fueron los representantes políticos que se dejaron caer por el acto, entre ellos el concejal socialista Antonio Muñoz y un representante de Podemos. Curiosamente también estuvo en la presentación el director de Infraestructuras Culturales del ICAS que podría haber aprovechado la ocasión para explicar por qué mientras a algunos colectivos como La Carpa se les expulsa de un terreno municipal que a día de hoy está baldío, a otras entidades se les ceden edificios municipales recién rehabilitados con dinero público. De nada de eso habló el representante del ICAS, que se limitó a 'lamentar' lo ocurrido pero sin plantear alternativa alguna.

Las bases para un proyecto potente de transformación urbana, social y cultural están puestas, incluso cuentan ya con el apoyo de instituciones de gran peso como la Universidad Internacional de Andalucía. Ahora sólo falta el compromiso político para poner en marcha una iniciativa que plantea un modelo, no un proyecto concreto, por lo que es fácilmente exportable a otros espacios y podría servir de ejemplo para la reutilización de otros muchos edificios vacíos que alberga nuestra ciudad a la espera de un uso especulativo que nos resistimos a abandonar.

> La Carpa. Red Creativa está conformada por las siguientes entidades: La Matraka, Asociación Assejazz, Smart Ibérica, Endanza, Colectivo Kataplof, Colectivo de Arquitectos bAuk, Varuma Teatro, Cía Maravilla de Teatro y Música, Recetas Urbanas, Cuarto Revelado, La Residencia, Trans-Forma, Engatosarte, Zemos98, Compañía B-612, LaSuite y Universidad Internacional de Andalucía.

No hay comentarios: