Páginas

lunes, 16 de marzo de 2015

El antes y el después de Almirante Lobo


Las obras en la calle Almirante Lobo están a punto de finalizar y la imagen de la céntrica vía ha cambiado como de la noche a la mañana. Si bien el cambio en pavimentos, farolas y mobiliario urbano ha sido un relativo acierto (aunque no sea ningún alarde en diseño) lo que más llama la atención es la falta de arbolado y sombra. Por supuesto que los árboles plantados tienen que crecer, pero tardaremos años en ver de nuevo un mínimo de verde en Almirante Lobo, por no hablar de que el criterio elegido en cuanto a la ubicación de los nuevos ejemplares no augura precisamente una calle sombreada. 



Los naranjos y bauhinias (especies plantadas) están tan separados los unos de los otros que, por mucho que crezcan, será complicado sombrear una calle que deberá depender de las sombrillas de los veladores o convertirse en una vía de paso rápido, que no de estancia. Todo un ejemplo de lo que no se debe hacer en materia de sostenibilidad ambiental.



2 comentarios:

Guille dijo...

Tiene cosas buenas y malas, ya lo hemos comentado. Pero hay una cosa que creo que no se ha dicho. El suelo de granito está bien cuando esta cuidado y limpio, pero cuando por medio hay grasa, desperdicios, y otros residuos de origen desconocido, quedan unas manchas que dan muy mala impresion. Aun no está inaugurada y ya tiene estas manchas, por supuesto procedente de los locales colindantes. Con esto quiero decir que el suelo deberia haberse escogido mejor, no solo por este motivo,sino por algo que llamara la atención al turista y al sevillano. Solo hay que recordar ciertas calles peatonales de otras ciudades.

Sergio Harillo dijo...

Coincido contigo, por alguna extraña razón los suelos empleados en las últimas reurbanizaciones dejan bastante que desear en cuanto al resultado final y a la limpieza. Los acerados 'clásicos' como la loseta hexagonal o las losetas que había antes en Almirante Lobo, daban una sensación de cuidado y limpieza mucho mayor. El resultado en la Alameda, la avenida de la Constitución o la calle Asunción falla en ese aspecto, el material es demasiado poroso y absorbe la suciedad.

¡Saludos!