Páginas

viernes, 6 de febrero de 2015

El CAAC celebra su XXV Aniversario sin pastel


El Centro Andaluz de Arte Contemporáneo celebra, a lo largo de este año 2015, su XXV aniversario al cumplirse veinticinco años desde que apareciera reflejado en el BOJA en febrero de 1990. No será hasta 1997 cuando abra sus puertas en su ubicación actual, el Monasterio de la Cartuja, espacio que le ha dado personalidad propia a un centro de arte que ha acogido más de 200 exposiciones en estos años.


El pasado miércoles el consejero de Cultura Luciano Alonso comparecía ante los medios junto al director del Centro, Juan Antonio Álvarez Reyes para desgranar los actos conmemorativos del XXV aniversario. La rueda de prensa debió durar poco a tenor de la exigua agenda presentada. El CAAC acogerá durante este año tres grandes exposiciones que se sumarán a otras de menor formato ya previstas en la programación. La primera de ellas, 'No ver, no oír y callar. 1990-2015' hará un repaso por la trayectoria del CAAC mostrando parte de su espectacular colección permanente formada por más de 3.000 piezas de grandes artistas del panorama contemporáneo. La segunda, titulada 'El presente en el pasado' será una retrospectiva dedicada a José Ramón Sierra, encargado de recuperar el Monasterio en los años 80. Cerrará el ciclo un exposición que tiene todos los ingredientes para ser un gran éxito... si llega a celebrarse, ya que aún está pendiente de cerrarse. Se trata de una muestra que llevaría al monasterio de la Cartuja obras que en su día estuvieron entre sus muros (de Zurbarán, Velázquez, Alonso Cano...) para que dialoguen con obras de la colección permanente del Centro, una apuesta muy interesante que se inauguraría ya a finales de 2015.



Y ya está. Esto es todo lo que hará el CAAC para celebrar su XXV aniversario. Poco más se puede hacer con el mermado presupuesto que le da la Consejería de Cultura y del que gran parte se va en mantener el inmenso edificio. Se echa en falta, y mucho, una verdadera apuesta por el Centro por parte de la Consejería. El aniversario se podría haber aprovechado para relanzar el museo y convertirlo, de una vez por todas, en un referente a nivel nacional e internacional al mismo tiempo que se integra en la ciudad. ¿Cómo? Lo primero es básico y llevamos años pidiéndolo, arreglar los accesos desde la Pasarela de la Cartuja, eliminando esa imagen de dejadez y abandono que se encuentra todo el que acude al CAAC desde el Centro Histórico. Hace falta una limpieza en profundidad y el adecentamiento de esta parte de la Cartuja, que por otra parte está llamada a convertirse en un foco de atracción una vez se inaugure la Torre Pelli. Junta y Ayuntamiento son culpables, a partes iguales, de esta imagen de degradación. El Ayuntamiento es el responsable de la calle  Torneo y el Camino de los  Descubrimientos y a la Junta le corresponde la zona 'ajardinada' que linda con los muros del monasterio. Por no hablar del Jardín Americano y el cochambroso aparcamiento que hay en su parte superior.

Otras medidas que se podrían haber puesto en marcha con motivo del aniversario son la realización de jornadas de puertas abiertas para que la ciudadanía se anime a conocer el CAAC, la potenciación de sus jardines como zona de esparcimiento, una campaña publicitaria en el resto de la ciudad para que los ciudadanos conozcan lo que se está celebrando, la apertura del Pabellón del Siglo XV como nuevo espacio cultural, jornadas de debate, conferencias, talleres... Mil actividades que se podrían haber planteado y que deberían haber contado con un presupuesto específico, de la misma manera que lo tuvo el Picasso de Málaga cuando celebró sus diez años de apertura. El CAAC celebra su cumpleaños, pero lo hace sin tarta y sin haber invitado a la fiesta a sus amigos más cercanos, los sevillanos, que en un 90% ni sabrán que se celebra.

No hay comentarios: