Páginas

lunes, 2 de febrero de 2015

Nueva tala en el Paseo Juan Carlos I

Álamos que serán eliminados para ser sustituidos por palmeras

A pesar de las críticas y denuncias ciudadanas, de asociaciones y de expertos, el Ayuntamiento prosigue su labor de tala de árboles por toda la ciudad. Hace unos meses se talaron más de cuarenta álamos en el tramo del paseo Juan Carlos I comprendido entre el puente de la Barqueta y el del Alamillo. Ahora la tala sigue hacia la pasarela de la Cartuja.


Nuevo aspecto 'californiano' del Paseo Juan Carlos I

Estos árboles, con más de veinte años de edad, estaban en su mayoría en perfecto estado (sí que es cierto que alguno, debido a las podas mal ejecutadas, presentaba un crecimiento anormal), sin embargo están siendo eliminados para sustituirse por palmeras. El cambio es evidente, en lugar de árboles de sombra que producen oxígeno, eliminan CO2 y nos regalan su sombra, tendremos una californiana hilera de palmeras que quedará muy bien estéticamente, pero cuya contribución medioambiental es muchísimo menor.

Palmeras sustituyendo a álamos de más de veinte años

¿Qué lógica persigue esta actuación? Se está gastando el dinero del contribuyente en eliminar unos árboles sanos para colocar palmeras en su lugar. Además, se está llevando a cabo una política de plantaciones bastante llamativa porque mientras se eliminan estos árboles de gran porte y se sustituyen por palmeras, justo en la orilla del río se han plantado cipreses de los pantanos, un árbol de crecimiento extraordinariamente grande (el más conocido es el del monumento a Bécquer en el Parque de María Luisa) que terminará tapando la visión del río desde el paseo. Un nuevo 'éxito' en materia medioambiental para un Ayuntamiento que ha perdido completamente el norte en gestión de zonas verdes.

Tierra removida donde había un álamo e hilera de palmeras en su lugar

5 comentarios:

mari carmen garcia franconetti dijo...

Premio Extraordinario, "Cum Laude" a la falta de objetividad, ineficacia, estúpidez, sensibilidad, despilfarro, sobre todo, a la atención debida a los sevillanos que estamos más que hartos de tanto estropicio.
La mayoría de las palmeras que trajeron hace un cierto tiempo, las plantaron infectadas del famosísimo animalito, llamado Picudo Rojo, con lo que tal bichito se extendió por la gran mayoría de Sevilla. Su tratamiento es carísimo...Si el departamento responsable de tal gestión, hubiera inpeccionado, como es OBLIGATORIO, se habría descubierto, (antes de plantarlas), el estado de las palmeras y se hubiese evitado la infección y las miles de palmeras sanas que teníamos y que lucían espléndidas por jardines, paseos y parques. Y lo indignante es que tenemos una estupenda juventud con destacada prepación en PARO...

Menos mal que ya falta poco para que este "equipo" pueda seguir vigente, en lo que a mí se refiere, claro.

En mi blog, también denunciaré la sin razón esta, los demás son libres de manifestarse también.

Gracias una vez más por tu responsabilidad y sevillanía. Todo mi apoyo.

Con afecto.

Mari Carmen.

Isaac Chalmain dijo...

Entiendo tu queja, a mí las palmeras me gustan también. Pero has argumentado muy bien y tienes bastante razón en lo que has expuesto. Gracias por ilustrarnos sobre temas tan diversos, Sergio. Se agradece el post.

Sergio Harillo dijo...

si te fijas, Mari Carmen, estas palmeras que han puesto en el paseo Juan Carlos I son distintas a las que se suelen ver por las calles sevillanas. No sé decirte la especie, pero si sé que el picudo rojo, de momento, sólo ataca a una palmera en concreto, la canaria. ¿Qué pasará cuando hayan arrasado con todas las canarias? ¿Se extinguirá el bicho o pasará a otra especie? Seguramente lo segundo, pero de momento se ha optado por plantar otras especies de palmeras más resistentes al picudo rojo, aunque no sé si adecuadas a nuestro clima.

El tema de la jardinería, el medio ambiente, la sostenibilidad, son temas que me gustan mucho y me preocupan, por eso intento hacerles un hueco en el Blog, ya que considero que también forman parte de la Cultura, aunque no sea lo que se entiende tradicionalmente por este término.

El caso del paseo Juan Carlos I lo vivo en directo ya que suelo salir a correr por ahí y he visto cómo se ha ido gestando la tala :(

Muchas gracias por vuestros comentarios, ¡un saludo!

José Becerra dijo...

Hala, más áticos de lujo para las ratas. Y pensar que en Sevilla no había prácticamente palmeras hasta la Exposición del 29...

encinarosa dijo...

he visitado el paseo y efectivamente se retiraron árboles que estaban en mal estado, también se han retirado sus tocones pero se han vuelto a replantar, ahora mismo en todo el paseo se han plantado, álamos blancos, ginkgos biloba y cipreses de los pantanos, también palmeras,coculus plumoso, esperemos las dejen crecer y no lleguen los vándalos y las rompan o arranquen como ya han hecho en otras ocasiones, quizás a ellos también deberían pedirles explicaciones. Para mi los vándalos son unos indeseables.