Páginas

lunes, 5 de enero de 2015

Culmina la restauración de la fachada norte de la Catedral


La fachada de la Catedral hacia la calle Alemanes luce, al fin, sin andamios y completamente restaurada tras varios años de intervenciones. Los trabajos se han dividido en tres fases, iniciándose la restauración por la parte más cercana a la Avenida de la Constitución y culminando en el extremo contrario de Alemanes. Si la limpieza de la zona más cercana a la Avenida sorprendió por el criterio elegido a la hora de restaurar los paramentos de la antigua mezquita, el tramo recién descubierto alberga nuevas sorpresas en forma de detalles que hasta ahora pasaban muy desapercibidos.



En esta zona de la fachada, quizás por haber sido más reformada con el paso de los siglos, se ha optado por enfoscar todo el muro en un tono claro a excepción de los contrafuertes de la antigua mezquita, que se han dejado en ladrillo aunque rebajados para que no desentonen con el color crudo del resto de la fachada.Vanos y alfices se han coloreado con un tono rojizo que destaca diferentes elementos arquitectónicos y artísticos y que ha sido tomado de las pinturas murales que se conservan en la puerta de la Biblioteca Colombina.



La primera gran sorpresa se encuentra en el retablo dedicado a la Inmaculada Concepción, una capilla abierta a la calle que alberga una pintura de Francisco de Herrera 'el Viejo' de 1616. Además de restaurarse la pintura, intervención en la que se ha procurado eliminar repintes y alteraciones, se ha actuado en todo el conjunto para que la pintura destaque más, limpiándose el vidrio que la protege por lo que ahora es perfectamente visible desde la calle, al igual que el retablo de la parte inferior.

Pintura de la Inmaculada Concepción, de Francisco de Herrera el Viejo (1616), sin la reja que la ocultaba

En la zona más cercana al palacio Arzobispal ha quedado un testigo de las diferentes actuaciones llevadas a cabo en las gradas de la Catedral para que se pueda ver la evolución de esta zona inferior de la fachada. Precisamente en este punto se conservaban parte de las riostras que sujetan el muro, por lo que partiendo de éstas se ha podido reconstruir en toda la fachada, eliminándose el perfil escalonado que se construyó entre los años 40 y 70 del siglo pasado.


Por último llegamos a la puerta de la Biblioteca Colombina, herencia de Hernando Colón, que se instaló en esta zona de la Catedral a mediados del XVI, sumándose al propio archivo y biblioteca del Cabildo Catedral. La portada ha recuperado parte de las pinturas barrocas que engalanan la zona superior y que recuerdan a las de la Capilla de Montserrat, en la Magdalena. En el centro del tímpano puede observarse una Virgen de la Antigua, con el Niño Jesús en brazos y dos ángeles coronándola, mientras que en los laterales aparecen la Giralda y las jarras con azucenas, símbolo del Cabildo Catedral.


Sobre la puerta de la Institución Colombina recupera el protagonismo perdido otra de las joyas de la Catedral, el conocido como Cristo de los Ajusticiados o de los ahorcados, obra de Luis de Vargas de 1563, retocado por Francisco Pacheco unos años después. El nombre de este cuadro proviene de la costumbre de detener a los presos en este punto de la ciudad cuando iban camino de la horca para que pidiesen a Dios por el perdón de sus pecados. La iconografía del Cristo es también muy llamativa pues porta la Cruz al revés, considerándose el modelo que siguieron los escultores que tallaron figuras como la de la Hermandad del Silencio.

Cristo de los Ajusticiados, Luis de Vargas (1563)


Más información sobre la restauración de esta fachada de la Catedral aquí y aquí

4 comentarios:

fernsancas dijo...

¿Se sabe si se seguirá con la restauración de la fachada que da a la plaza Virgen de los Reyes y de la Giralda?

Sergio Harillo dijo...

De momento no me consta que haya proyecto para seguir restaurando las fachadas exteriores de la Catedral. De hecho, creo que sería mucho más urgente restaurar la fachada neogótica que da al Patio de los Naranjos (detrás del altar de plata) que está totalmente protegida con telas para evitar desprendimientos. Tras la salida del actual arquitecto conservador del templo habrá que esperar a ver quién ocupa el cargo y qué plan de trabajo marca para las obras de la Catedral.

¡Saludos!

fernsancas dijo...

Es verdad! No había caído en esa parte de la Catedral! Muchas gracias por tu respuesta y como siempre mi enhorabuena por este blog, me encanta.

Sergio Harillo dijo...

Muchas gracias, Fernando.

¡Un saludo!