Páginas

martes, 23 de diciembre de 2014

En 2015 Sevilla podría recuperar hasta cuatro conventos desamortizados

Muro exterior del refectorio del convento de San Agustín

El año 2015 podría ser el inicio del proceso de apertura de cuatro grandes conjuntos monumentales que hasta ahora han estado parcialmente cerrados a la ciudadanía a pesar de su importancia. Se trata de los conventos de San Agustín, Santa Clara, Santa María de los Reyes y San Jerónimo.

De los cuatro, el de San Agustín es el que cuenta con una situación más delicada. Ubicado extramuros de la ciudad, su origen se remonta a 1249, apenas un año después de la reconquista de la ciudad de Sevilla, mas no será hasta 1292 cuando se traslade al lugar donde se encuentran hoy sus restos. La historia de este BIC es pareja a la de tantos otros edificios históricos de la ciudad, si bien la piqueta se ha cebado especialmente con él. Vivió su máximo esplendor en los siglos XVI y XVII cuando se construyen gran parte de sus dependencias, llegó a contar con dos claustros, una gran iglesia (que aparece en algunos grabados antiguos de la Puerta de Carmona) y amplias huertas, pero la llegada de los franceses, la Desamortización y la especulación en el siglo XX redujeron su patrimonio a lo que se conserva hoy en día, el refectorio, un magnífico ejemplo del estilo gótico cubierto con bellas bóvedas de nervadura, el claustro, muy maltrecho y la escalera. Desmontada en el claustro se encuentra la portada del compás que en su día realizara Hernán Ruiz II y que fue trasladada cuando se empezaron a derribar dependencias del convento para construir las viviendas que existen en las calles Recaredo y Luis Montoto.


Desde hace años existe un proyecto de recuperación de lo que queda del edificio por parte de los arquitectos Cruz y Ortiz, que pretenden reconvertir el convento en un hotel. El Ayuntamiento ya ha dado su visto bueno a las obras, sin embargo la Junta de Andalucía ha puesto reparos a la construcción en altura de diferentes volúmenes que "ahogarían el claustro al alcanzar las ocho plantas de altura". En realidad lo que pretende el proyecto es concentrar los usos hoteleros en este nuevo volumen para dejar libres el claustro, la escalera y el refectorio, al tiempo que se equipara en altura el edificio con el resto de bloques que hay alrededor. Se da la circunstancia de que en estos otros edificios no ha habido reparos en levantar una, dos y hasta tres plantas por encima de lo permitido, dejando la arquitectura del convento en un segundo plano e incluso destruyendo edificios protegidos como es el caso de la casa modernista de Simón Barris y Bes, a la que se le añadieron varias plantas en altura sin oposición alguna, destruyendo para siempre su bella fachada. Habrá que esperar para ver cómo evoluciona este proyecto y si se consigue llegar a un acuerdo para poner en valor el edificio rentabilizando sus espacios vacíos.

Torre de don Fadrique, en el convento de Santa Clara

El convento de Santa Clara lleva abierto como centro cultural varios años gracias a la recuperación de la zona más monumental (claustro, dormitorios, refectorio). La rehabilitación integral del conjunto es una tarea pendiente que el Ayuntamiento ha ido desarrollando poco a poco debido a la falta de recursos y a la enorme extensión del edificio. En estos momentos se trabaja para abrir al público la Torre de don Fadrique junto con los jardines que la rodean, convirtiendo este espacio en un lugar equipado para la visita y representaciones escénicas que permitan ganarle más metros cuadrados útiles al centro cultural. La última gran intervención programada por el Ayuntamiento corresponde a la zona sur del claustro, que incluye también el refectorio alto y varias dependencias anexas. Estas obras, presupuestadas en 985.000 euros está previsto que concluyan a lo largo del año 2015 por lo que, en apenas unos meses podremos disfrutar de gran parte del convento de Santa Clara restaurado y abierto al público si bien no queda del todo claro a qué pretende dedicar el Ayuntamiento este edificio o si se destinará al uso que tiene hoy en día, un gran centro cultural abierto a todo tipo de eventos culturales.

Imagen aérea del convento Santa María de los Reyes. Imagen de Google Maps

Reciente ha sido la adjudicación por parte de la Consejería de Fomento y Vivienda de las obras de rehabilitación del convento de Santa María de los Reyes, en la calle Santiago, por 1,13 millones de euros y un plazo de ejecución de ocho meses a la empresa Freyssinet. Las obras, que comenzarán a lo largo del primer trimestre del año que viene, buscan la consolidación de este edificio como centro cultural y social abierto al barrio en particular y a la ciudadanía en general. La intervención, que se sufragará en parte con fondos Feder, consiste en la recuperación de diferentes espacios monumentales del antiguo convento así como de sus jardines, que se abrirán a la calle Muro de los Navarros con la intención de servir como zona verde a los vecinos, incluyendo una zona de huertos escolares para los colegios cercanos. A través de diferentes aperturas en muros se creará un itinerario que permitirá recorrer el conjunto monumental desde la calle Santiago hasta Muro de los Navarros, apreciando el valor patrimonial del edificio. El convento de Santa María de los Reyes se asienta sobre la antigua casa de los duques de Veragua, que tras su marcha a Madrid vendieron su residencia a las monjas dominicas en 1635. En este momento se inician una serie de obras para adaptar el palacio a convento que se dilatarán en el tiempo, contando con dos grandes períodos constructivos, el siglo XVIII y principios del XX cuando se construye el Noviciado. Si bien la estructura actual del edificio es la de un convento con su compás, claustro, iglesia y demás dependencias, aún se reconocen las trazas del antiguo palacio, sobre todo en el claustro-patio con sus columnas de mármol genovés o en diferentes elementos decorativos como escudos, yeserías y azulejería.

Arquería del claustro del convento de San Jerónimo

No podemos olvidar otro de los grandes conventos que conserva la ciudad, el de San Jerónimo, que este año cumple 600 años. Por él han pasado reyes y artistas de renombre, pero su estado es de lo más calamitoso desde hace años. Su conversión en centro cívico abrió la puerta a su recuperación, pero la nefasta gestión de unas obras que nunca terminan y los aparentes daños que ha sufrido el edificio histórico al adosarse las nuevas construcciones, han dilatado en exceso su apertura. A principios de año se anunció que a finales de 2014 el centro cívico abriría sus puertas, pero evidentemente esta promesa no se ha cumplido. Esperemos que 2015 sea el año en el que por fin podamos disfrutar de este magnífico edificio, o al menos de las zonas que se conservan ya que también sufrió el mucho durante la Desamortización y con los posteriores usos que ha tenido.

2 comentarios:

Isaac Chalmain dijo...

Buen aporte. Desconocía la grandeza interior de estos inmuebles. Ojalá asistamos a su puesta en valor y difusión pública. ¡Crucemos los dedos!

Sergio Harillo dijo...

Al parecer las obras del centro cívico de San Jerónimo ya han sido recepcionadas por el Ayuntamiento así que puede que éste sea el primero de los conventos que veamos abierto.

Lo que me escama es lo que pueda pasar con el de la calle Santiago con el adelanto electoral. El proyecto ni siquiera había empezado y lo había puesto en marcha la consejería de Fomento, en manos de IU. No sería la primera vez que con el cambio de consejero se aparque un proyecto :(

¡Saludos!