Páginas

martes, 2 de diciembre de 2014

El azulejo como emblema de la obra de Aníbal González


El barrio del Porvenir conserva varios edificios de Aníbal González. Lamentablemente se perdieron magníficas casas como Villa Ramona o Villa María, pero aún están en pie hasta ocho edificios entre viviendas y construcciones fabriles. Entre estas últimas nos encontramos la Fábrica 'La Coromina', destinada a la fabricación de productos químicos como puede leerse en los azulejos que aún rotulan la cornisa. El edificio es bastante sencillo, apenas decorado con vanos de medio punto ligeramente abocinados en la planta superior, pero destaca el uso de los azulejos en la base de los balcones.



Estos azulejos son exactamente los mismos que hasta hace unos meses decoraban la Casa del Conde de Ibarra en la calle del mismo nombre, actualmente en obras, y que lamentablemente fueron retirados durante la remodelación del edificio. Decía Aníbal González en uno de los artículos que publicó en el Diario El Liberal: "De este modo debemos conservar la casa antigua sevillana, dotada del típico patio, base esencial de la misma, rebosante de luz y de alegría, de zaguanes amplios y apeaderos, de galerías cubiertas y descubiertas, de pórticos, jardines, miradores, torrecillas, etc. Todo ello decorado y ornamentado con mármol y ladrillo y olambrillas, con yeserías en los frisos y en las puertas y ventanas, con artesonados y techos de madera constituyendo diferentes combinaciones y alegremente policromados, hierro forjado y repujado en rejas, cancelas y antepechos; revestimientos de azulejos de mosaicos, de relieve o pisanos, remates y elementos de cerámica vidriada, etc.". Lástima que un siglo después hayamos perdido ese amor por nuestro patrimonio y ese respeto por lo heredado.

2 comentarios:

Sergio Sánchez González dijo...

Es una pena que hayamos perdido ese patrimonio y que hayamos perdido el gusto a la hora de hacer edificios, hoy en día, en Sevilla, se hace una arquitectura totalmente insulsa, sin gracia.

¿Por qué no recuperamos de nuevo esos elementos? ¿Por qué no recuperamos esa tradición? Deberíamos volver a utilizar el azulejo, el hierro forjado, el ladrillo visto, el mármol, recuperar zaguanes y patios.. en definitiva, todo lo que dice Aníbal González... o es que esos materiales tienen fecha de caducidad? ya no podemos utilizarlos? ¿Hoy en día solo se puede utilizar el cristal y el acero?

En fin, creo que Sevilla debería plantearse seriamente volver a utilizar esos materiales pues son parte de nuestra historia.

Seguro que hay arquitectos muy capaces de hacer diseños con mucho gusto y calidad, que estén en consonancia con los monumentos y edificios históricos de nuestra ciudad.

Sergio Harillo dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Sergio, pero con un matiz. Podríamos seguir utilizando esos materiales tan típicos de la tradición artística sevillana y española pero reinterpretándolos y actualizándolos. ¿A qué me refiero? Pues que por ejemplo se podrían seguir decorando los zaguanes de las casas / bloques de viviendas con azulejos pero sin necesidad de repetir modelos del siglo XVII o XVIII, sino modelos contemporáneos. Sevilla tiene una escuela de Arte de gran calidad donde cada año se gradúan nuevos profesionales en este tipo de técnias, ¿por qué no utilizar su creatividad y trabajo para seguir utilizando materiales y elementos que llevan en nuestra arquitectura desde los tiempos de Roma?

¡Un saludo!