Páginas

sábado, 29 de noviembre de 2014

Día 'triste' de las Librerías

Librería Un Gato en Bicicleta. Miguel Jiménez para Maasai.

Ayer se celebró el Día de las Librerías y, un año más, se puso sobre la mesa el alarmante declive de estos espacios no sólo en nuestra ciudad, sino a nivel nacional, con un descenso de más de un 40% en las ventas durante los últimos años. Achacar el problema a la crisis parece la excusa fácil más repetida por todos, la gente no tiene dinero y no puede comprar determinados "lujos" pero la triste realidad es que si bien la crisis ha podido afectar, el mayor problema reside en que la gente cada vez lee menos y por lo tanto, no compra libros.


Desde el partido socialista se apresuraron ayer a dar algunas ideas que se podrían poner en marcha para apoyar a este sector, algunas muy básicas, como la de crear una ruta por diferentes establecimientos y otras mucho más sensatas y útiles, como la de destinar una partida anual del Ayuntamiento a la compra de libros para las bibliotecas municipales. La canción no es nueva, podríamos retrotraernos a la época de Maribel Montaño como delegada de Cultura (¿os acordáis de ella? ¿dónde andará?) y su promesa de construir una gran biblioteca central en los terrenos de Cruzcampo, o la famosa frase del alcalde Monteseirín "por cada biblioteca que nos boicoteen, construiremos dos más" para ver que el tema de las bibliotecas y la lectura siempre ha estado presente. El Partido Popular tampoco se queda atrás, cuando estaba en la oposición recriminaba al Gobierno la dejadez del sistema municipal de bibliotecas pero al llegar al Gobierno de la ciudad poco ha hecho en este sentido, es más, ha necesitado tres años para abrir la biblioteca de Torneo, que ya estaba terminada y con los libros en los anaqueles cuando asumieron el poder, y encima sólo abre por las mañanas. 

Cuando existe un problema, lo primero que hay que hacer es analizar sus causas para buscar soluciones. Claro que las bibliotecas municipales deberían tener muchos más títulos y que podrían comprar libros en establecimientos locales, pero hay que llegar mucho más allá y la educación y el fomento de la lectura son básicos. Hay que ir al foco del problema y éste no es otro que el desinterés de los sevillanos (y de los españoles en general) por la lectura. Para que la industria del libro funcione hay que cambiar muchas cosas, desde el propio funcionamiento de las editoriales, las distribuidoras y las propias librerías hasta la forma de acercar la lectura a la ciudadanía y para ello, una de las primeras medidas que habría que tomar es que todas las bibliotecas públicas abrieran los fines de semana que es cuando la gente puede realmente acudir a ellas. La imagen de Juan Espadas y Antonio Muñoz (que me consta que se interesa por la Cultura de verdad) visitando la Librería Céfiro puede ayudar, pero de nada sirve si sólo se produce una vez al año, hay que hacer mucho más.

4 comentarios:

Peli-Roja dijo...

Lo de las Bibliotecas sí que está mal en Sevilla, malísimo diría yo, comparado con otras ciudades.

Prácticamente solo existe una buena biblioteca la infanta Elena, pero lo peor SON LOS HORARIOS.

Hay lugares conde las bibliotecas NO CIERRAN NI SÁBADOS NI DOMINGOS, y no digamos en VERANO, que es cuando hay más tiempo libre.

Otro tema es la FALTA DE PREPARACION Y DE SENSIBILIDAD DEL PERSONAL. Se supone que una biblioteca es lugar de SILENCIO OBLIGATORIO, sin embargo ellos son los primeros que charlan e incluso gritan, y siempre están hablando de sus cosas sin ningún cuidado de molestar a los lectores.

Aquí si que somos tercermundistas.

ana muriel dijo...

No estoy totalmente de acuerdo con lo de que se lea menos con la crisis, es más, pienso que hay gente que lee más, gracias a la de tiempo libre que nos da el paro. Pero si que al tener menos dinero hay que buscar altrrnativas a seguir leyendo sin pagar el dineral que valen los libros, mediante sacar libros de la biblioteca pública, libros de segunda mano, webs con precios económicos tipo amazon, etc.
La solución no puede ser solo que el ayuntamiento compre libros. Hay que hacer libros más asequibles (casi imposible gracias a iva de la cultura), por ejemplo cada vez que he ido a Reino Unido he comprado varios libros porque allí cuestan la mitad.
Y por supuesto la educación en la lectura. De pequeña no me gusta leer. Claro, si me obligaban a leerme la Celestina pues no quería ver un libro ni en pintura!

Sergio Harillo dijo...

@ Peli-Roja: Totalmente de acuerdo con el tema de los horarios de las bibliotecas. En cuanto al personal, en el caso de la Biblioteca Provincial, que es la que suelo visitar, no recuerdo ningún problema, no sé cómo será en las municipales.

@ Ana: A eso me refería con la influencia de la crisis en la compra de libros, si no tienes dinero ni para llenar el frigorífico, ¿cómo vas a comprar libros? Pero también es cierto que el nivel de lectura ha caído muchísimo, es por ello que, como bien dices, es fundamental la motivación y la educación.

¿Son caros los libros en España? No sabría decirte, comparado con otros artículos tal vez puedan parecer baratos, pero es cierto que únicamente tienen un 4% de IVA, que es un porcentaje bajísimo en comparación con otros artículos. A eso me refería con que editoriales, distribuidoras, librerías y lectores, todos debemos hacer un esfuerzo para que este mundo no desaparezca. Hay quien con su eBook no necesita nada más, yo soy de los que sigue disfrutando teniendo un libro físico en las manos, soy incapaz de leer un libro electrónico.

¡Saludos!

Peli-Roja dijo...

Volviendo con el tema del silencio en las bibliotecas, en la Biblioteca Infanta Elena también ocurre, a veces estoy sentada en los sillones cerca de la entrada, y el en los mostradores follón es impresionante. Todo el mundo habla a gritos.

Lo mismo he observado en esporádicas visitas a otras bibliotecas, como Mairena del Aljarafe o en el mismo Cádiz.

Según mi opinión, en Andalucía hay demasiados funcionarios en los centros culturales y poca formación para donde están. Una pena...