Páginas

jueves, 13 de noviembre de 2014

El Monumento a Bécquer precisa de una intervención que evite su deterioro


El 9 de diciembre de 1911 se inauguraba en un Parque de María Luisa previo a la Exposición Iberoamericana el monumento a Gustavo Adolfo Bécquer, obra de Lorenzo Coullaut Valera. El conjunto, financiado de forma popular gracias a la iniciativa de los hermanos Álvarez Quintero, contiene una rica simbología que refleja dos de los temas más recurrentes en la obra de Bécquer, el amor y el paso del tiempo. El monumento se compone de seis figuras, el busto del poeta inspirado en el retrato que le hiciera su hermano Valeriano, dos figuras que simbolizan a Eros (uno herido de muerte y el otro jovial y risueño) y tres damas que representan los tres estadios del amor.


El lugar elegido para la ubicación del monumento no pudo ser más bucólico, alrededor de un ciprés de los pantanos que ya existía en época de los Montpensier y que ha ido creciendo dentro del monumento. La languidez y belleza de este árbol forma parte del monumento tanto como las propias esculturas que lo conforman. Sin embargo, el equilibrio entre las fuerzas de la naturaleza y el propio monumento podría tener los días contados, ya que el crecimiento del árbol ha empezado a estallar el mármol que sirve de base al conjunto artístico. No es la primera vez que esto ocurre y ya hubo que ampliar el diámetro de la pieza para evitar su deterioro, pero el tiempo pasa y se hace necesaria una nueva actuación. Desmontar el monumento, añadirle nuevas piezas de mármol y volver a colocar las esculturas no será precisamente una tarea barata por lo que haría bien el Ayuntamiento en ir reservando una partida económica para actuar lo antes posible en este bello monumento. La otra opción no quiero ni plantearla pues el árbol tiene más de ciento cincuenta años.

Más información sobre el Monumento a Bécquer en nuestro reportaje 'Arte en la calle' en el que se puede observar cómo hace cuatro años las placas de mármol no habían estallado por la presión del árbol.

2 comentarios:

Ro. dijo...

Sí, es una lástima pero, si se hace con la alcaldía actual, mucho me temo que van a optar por la segunda opción, el alcalde últimamente se ha aficionado a la tala de árboles.
Saludos

Sergio Harillo dijo...

Sería una gran pérdida, tan monumento es el árbol como el de Bécquer. No en vano, el árbol tiene más de 150 años.

Saludos!