Páginas

lunes, 29 de septiembre de 2014

Las obras en la Alfalfa deparan nuevas sorpresas arqueológicas


Era de esperar y finalmente ha ocurrido. Las obras para instalar contenedores soterrados han llegado a la Alfalfa y cuando excavas unos dos metros de profundidad en una zona tan sensible arqueológicamente, es lógico que aparezca algo. A falta de que los expertos concreten el valor y la época de los restos aparecidos, de momento se pueden observar dos elementos cuanto menos curiosos. El primero es una galería de ladrillo cubierta con bóveda que se adentra hacia la calle Huelva desde la calle Luchana donde se está haciendo la obra. La galería, que seguramente forme parte de unas conducciones de alcantarillado recientes, aparece rota por el socavón realizado, pero en la pared contigua se puede ver como parte del muro de ladrillo prosigue aunque la galería haya desaparecido.



Poniéndonos en el marco de las hipótesis, ¿qué pasaría si trazamos una línea subterránea imaginaria que siga el recorrido de esa galería? Pues que en línea recta nos encontramos el aljibe romano de la Plaza de la Pescadería.

En azul el aljibe de la Pescadería, en rojo las obras actuales en la calle Luchana. En verde el hipotético trazado de la galería y en amarillo ubicación de varios sillares. Imagen de Google Maps

 ¿Podría tratarse esta galería de un conducto que llevara el agua hacia el aljibe? Es cierto que estamos a muy poca profundidad pero también lo están los restos de la Pescadería, que aparecieron prácticamente al levantar la calzada de la plaza haciendo saltar por los aires todas las hipótesis que indicaban que en esta zona de la ciudad se encontraba el foro de Hispalis.


De hecho, en el interior del alije, construido en ladrillo pero con una capa de mortero que impermeabilizaba el espacio, nos encontramos dos vanos de similares características que comunican con las naves que no han sido excavadas y que siguen bajo el suelo de la plaza. No deja de ser una hipótesis y lo más seguro es que se trate de conducciones mucho más recientes, pero resulta sumamente interesante que aparezcan este tipo de restos que contribuyen a ir despejando dudas sobre cómo ha ido evolucionando Sevilla a lo largo de los siglos.


En el otro extremo del agujero nos encontramos con varios sillares de piedra colocados uno encima del otro que recuerdan a los aparecidos hace unas semanas en la calle Martín Villa. ¿Se tratará de restos de época romana? ¿Está Hispalis mucho más cerca de la superficie de lo que pensamos? ¿Cómo era el viario romano en esta zona alta de la ciudad? ¿Es la alfalfa una zona abierta en el callejero desde hace dos mil años? Sin duda estas obras pueden aportar una valiosa información de cara a estudios posteriores.


Actualizamos (9 de octubre de 2014) para añadir esta fotografía del otro agujero abierto junto al anterior para la instalación de contenedores soterrados. Se pueden observar restos de un muro de piedra y ladrillo así como una estructura circular.


No hay comentarios: