Páginas

jueves, 28 de agosto de 2014

Culmina la reconstrucción de la Glorieta Virgen de los Reyes


La recuperación de la Glorieta de la Virgen de los Reyes, en los jardines traseros del Museo Arqueológico, es un proyecto que llevaba en la agenda política desde hace años. Fue el gobierno de Sánchez Monteseirín el que emprendió la obra, quedando paralizada al cabo de las semanas, y el actual gobierno de Zoido ha sido quien ha rematado el proyecto.



Los orígenes de esta fuente monumental se remontan a la Exposición Iberoamericana, cuando Aníbal González la diseñó como elemento decorativo en 1921. Constaba de una arquitectura realizada en ladrillo con pilastras adosadas al muro, cresterías en la parte superior y una venera en la parte central rematada por dos putti que sostenían el escudo de la ciudad. El ceramista Adolfo López Rodríguez se encargó de los tres conjuntos escultóricos que decoraban sus hornacinas. En el centro, la Virgen de los Reyes, una preciosa figura vidriada que a día de hoy se encuentra en la residencia sacerdotal de la calle Becas, y a los lados, San Isidoro, San Fernando y San Leandro a la izquierda y Santa Justa y Rufina en el lateral derecho. 


La fuente fue brutalmente mutilada a finales de los años treinta o principios de los cuarenta, desapareciendo todos sus elementos decorativos y las figuras que la formaban, salvándose únicamente la de la Virgen de los Reyes. La reciente reconstrucción incluye una nueva figura de la Virgen de los Reyes de bulto redondo y dos paños de azulejos que rememoran las figuras de cerámica que hubo en su día de los santos protectores de la ciudad. Además, se ha reconstruido en parte la arquitectura de la fuente para alojar todas estas piezas cerámicas.


El resultado deja bastante que desear. En este tipo de actuaciones siempre surge la duda, ¿se reconstruye miméticamente lo que había o se deja tal y como estaba sin inventar nada? La opción elegida para la Glorieta de la Virgen de los Reyes ha sido un camino intermedio, ni se ha reconstruido lo que había ni se ha dejado tal y como estaba, se ha hecho una reconstrucción bastante kitsch de dudosa calidad más propia de urbanización del aljarafe que de una glorieta del Parque de María Luisa. La intención era buena, pero el resultado chirría. Habrá que ver ahora qué uso se le da a esta glorieta (preparada para acoger conciertos) y si aguanta el paso del tiempo y el vandalismo.


Más información sobre la fuente original con fotografías de la época en el Blog de la Exposición Iberoamericana (enlace)

3 comentarios:

Carlos Jiménez Juan dijo...

No me gusta nada el resultado final. Han hecho una glorieta nueva, no una restauración de la anterior, y la han hecho fría e insulsa. La talla de la Virgen demasiado pequeña y el fondo azul mejor ni lo comento. En mi opinión, deberían haber hecho una inversión mayor y adecentar toda la parte trasera del Arqueológico, que da auténtica pena, y comunicar esta plazoleta con la nueva Biblioteca de la Universidad y la trasera del Pabellón de México, dándole salida directa a la Avda. de la Guardia Civil. Pero bueno, con lo que tenemos espero que no se tarde en darle vida a esta zona arrinconada y olvidada del Parque de Mª Luisa.

Otra asignatura eternamente pendiente es la de la seguridad de todo el parque. Mientras no se recuperen los antiguos "guardias del parque" y haya vigilancia día y noche con varios puestos de seguridad e instalación de cámaras, no dejaremos de lamentar daños en todo el conjunto. Si se hiciera esta gran inversión, junto con una labor de mantenimiento contínua, se evitarían muchos gastos en "restauraciones" como esta.

Me alegro que hayas vuelto a escribir con la frecuencia habitual, te echábamos de menos por aquí.


Un saludo

Sergio Harillo dijo...

Muchas gracias, Carlos. Yo también echaba de menos el Blog, pero necesitaba unas vacaciones y como habrás visto, he estado en Barcelona disfrutando del Modernismo.

Coincido plenamente con tu reflexión, se debería haber aprovechado la ocasión para abrir ese muro al Pabellón de México y a la nueva Biblioteca central de la Universidad, de ese modo se lograría una mayor dinamización del espacio que contribuiría a hacer más habitable la parte trasera del Museo Arqueológico.

En cuanto a la policía verde, pues también de acuerdo. Parece que la única forma de garantizar la seguridad de las zonas verdes es poner policía ante el vandalismo y la falta de civismo. Una pena, la verdad, pero si es la única opción, al menos se crearían puestos de trabajo.

Añado un deseo más, la creación de un Patronato que velara por el uso y mantenimiento del Parque. Se ha pedido muchas veces, se ha prometido otras tantas, pero a la hora de la verdad... nada.

¡Un saludo!

Andrés Trevilla dijo...

Horrible.