Páginas

viernes, 22 de agosto de 2014

Almirante Lobo estará en obras cinco meses


Las obras han comenzado en la céntrica calle Almirante Loco que será sometida a una reurbanización integral que incluye la sustitución y modernización de las redes de alcantarillado, alumbrado público y agua, la instalación de contenedores soterrados, el cambio de pavimento, la ampliación de los acerados, la colocación de un mobiliario urbano de corte tradicional (farolas fernandinas y bancos de forja) y la polémica sustitución de todos los árboles existentes para plantar nuevos. Como ya hemos denunciado en varias ocasiones, el Ayuntamiento opta por eliminar arbolado en lugar de fomentarlo y los grandes plátanos de sombra serán sustituidos por bauhinias (un árbol con una floración muy vistosa que podemos ver en la avenida del Cid pero que suele crecer torcido si no se mantiene correctamente) y naranjos. Desde Urbanismo aclaran que los árboles que se plantarán son de gran porte para que haya sombra cuanto antes pero si nos atenemos a la experiencia en otras calles como la avenida de la Constitución, el colocar naranjos de cierta edad es muy poco práctico ya que no se desarrollan como árboles jóvenes a pesar de ser mucho más caros. En una calle de gran anchura como Almirante Lobo, sin edificios monumentales, se deberían colocar árboles de gran porte para favorecer el paseo y la disminución de temperatura en los meses estivales. Sevilla necesita sombra, y por mucho que nos guste la fragancia del azahar, el naranjo debería usarse en calles más estrechas, no en grandes avenidas.



Losas condenadas a desaparecer en Sevilla 

Otro polémico asunto de la reurbanización es el tipo de suelo que se va a colocar. La idea general es hacer más peatonal la calle, con grandes acerados y un vial de servicio que dé acceso a los aparcamientos de la Casa de la Moneda, Jardines del Cristina y carga y descarga. Sin embargo, el tipo de suelo que se va a colocar es granito, un material que ha demostrado ser muy sucio y que ha dado muy malos resultados en la Avenida de la Constitución, la Encarnación o la calle San Fernando, no sólo por la suciedad, sino por el carácter monótono que le confiere a los grandes espacios donde se coloca. Resulta curioso que mientras en el mobiliario urbano se vaya a tirar de catálogo con farolas fernandinas y bancos de forja, en el suelo se opte por una solución "contemporánea" y no se rescaten pavimentos más clásicos como el existente en la propia calle, de color rojizo, mucho más estético y que contribuye a evacuar el agua evitando charcos. El urbanismo y el paisajismo sigue siendo una asignatura pendiente en Sevilla.

Losas de granito, muy modernas, pero poco prácticas por lo sucias que son

1 comentario:

Giraldillo dijo...

Bueno, las bauhinias no son árboles de gran porte como los plátanos, ni mucho menos, son de mediano porte. Sí es cierto que crecen muy bien en Sevilla. Una de las últimas veces que las he visto plantar ha sido en un pequeño tramito de República Argentina en la acera del Vips y crecen rápido y bien.
En cuanto a los plátanos, habría que ver si es aconsejable conservarlos o sustituirlos. Me atrevo a pensar que no es recomendable conservarlos, pues seguramente están enfermos y huecos como consecuencia de las sucesivas mutilaciones de las que han sido objeto, como todos los plátanos de la ciudad.