Páginas

viernes, 20 de junio de 2014

Tesoro del Carambolo: el eterno asunto pendiente


Tras el visto bueno de la Junta de Andalucía y el Ministerio de Cultura para que parte del Tesoro del Carambolo viaje hasta Nueva York y forme parte de una exposición temporal en el Metropolitan, se abre de nuevo el debate sobre qué ocurrirá con el ajuar cuando regrese a Sevilla. En las últimas décadas, este importante conjunto de piezas de oro de origen fenicio ha estado más tiempo guardado bajo llave en la cámara acorazada de un banco que expuesto al público. La última vez que se pudo disfrutar de él fue en la sala monográfica que el Museo Arqueológico diseñó para este tesoro en 2012. El alto coste de la seguridad que requieren las joyas hizo que al cabo de los meses el Tesoro fuera sustituido por su réplica, volviendo el original a la caja fuerte del banco.


Desde entonces, periódicamente vuelve a salir el tema del Tesoro y su posible exposición. De lo que ya nadie habla es del verdadero problema de fondo, la situación del Museo Arqueológico y su millonaria y urgente rehabilitación. Hace años que se presentó el proyecto presupuestado en más de 30 millones de euros que debería devolver al Arqueológico la importancia que por su colección merece, pero ni el Estado está por la labor ni la Junta de Andalucía tiene el más mínimo interés en revitalizar un centro que se va muriendo poco a poco. Bien es cierto que desde el nombramiento de la nueva directora se han visto algunos cambios y parece que se ha abierto la puerta a dotar de más actividades al vetusto edificio, pero como decimos, el problema de fondo, su rehabilitación, sigue pendiente.

El Tesoro del Carambolo debe formar parte del discurso expositivo del Museo Arqueológico y ése es su lugar para ser contemplado. Todo lo demás no dejarán de ser brindis al sol. El alcalde de la ciudad utiliza el tesoro como arma arrojadiza contra la Junta y, de vez en cuando, saca a relucir el tema ofreciéndose a pagar la seguridad del tesoro para que los sevillanos podamos contemplarlo. El lugar del Tesoro no es una sala del Ayuntamiento ni una exposición temporal y mientras más dinero se gaste en remiendos, más tardará en llegar la verdadera solución: arreglar el Arqueológico. El Carambolo debe exponerse cuando su casa esté decente para ello y si Zoido tiene prisa por verlo en una vitrina, quizás debería ponerse en contacto con el Ministerio de Cultura e insistir para que el Arqueológico se arregle de una vez por todas. Gastarse cien, doscientos o quinientos mil euros en exposiciones temporales no sólo hace un flaco favor al Arqueológico (es un dinero que deja de invertirse en él) sino que no aporta nada nuevo. Si de verdad quieren poner en valor el Tesoro del Carambolo, que destinen dinero a salvar los restos arqueológicos donde apareció y que están perdiéndose ante la desidia de las distintas administraciones.

No hay comentarios: