Páginas

sábado, 11 de enero de 2014

Monumento a la incertidumbre


Sevilla sigue en la tónica de llenar sus calles de monumentos pseudohistoricistas más propios de nuevo rico que de una ciudad contemporánea. De las esculturas en bronce de calidad discutible hemos pasado a otro tipo de monumento indescriptible que lo mismo sirve para un roto que para un descosido

Hace unos días se inauguraba este nuevo monumento en la calle Adriano, en la confluencia entre esta vía y la embocadura de la calle Gracia Fernández Palacios. Un monumento que no se sabe muy bien a qué está dedicado y que tampoco aporta muchas pistas sobre lo que conmemora. El hito urbanístico está compuesto por un basamento con adoquines a diferentes alturas (que recuerda a cierta intervención berlinesa) y una serie de letras sueltas en diferentes posiciones, un pedestal de mármol y una cruz de forja. Según las explicaciones del Ayuntamiento, esta cruz recuerda a otra cruz que ya estuvo en esta zona hace años y simboliza el lugar en el que se fundó la cercana Hermandad del Baratillo. Hasta aquí bien, se ha recuperado un elemento patrimonial perdido con el paso del tiempo, pero, ¿era necesario construir algo tan feo? ¿No se podría haber recuperado la Cruz sin más? 



El monumento ha costado la friolera de 69.000 euros y lo ha pagado el Plan turístico que componen Junta de Andalucía y Ayuntamiento. ¿No había otra cosa más turística en la que gastarse el dinero? ¿Por qué se paga con dinero destinado a fomentar el Turismo una cruz? Pues para que no nos asalten este tipo de dudas, se ha colocado un texto (torcido) en el pedestal donde se lee: "En el siglo XVI, Sevilla, centro de confluencia mundial y puerta de entrada de las riquezas que subían por el curso del Guadalquivir, fue punto de partida de la hazaña marítima más importante de la historia del hombre, la primera vuelta al mundo. En 1649 quedaron enterrados en este entorno, llamado Monte del Baratillo, marineros, pescadores y vecinos del Arenal que perecieron debido a una epidemia de peste. Existía en él esta cruz que se conmemora, convirtiéndose en un lugar de culto y devoción que dio origen a la Hermandad de la Cruz del Baratillo".

El texto, que no tiene ni pies ni cabeza, mezcla dos historias que nada tienen que ver. Por un lado la Primera Vuelta al Mundo de Magallanes-Elcano llevada a cabo entre 1519 y 1522 y por otro la colocación de una Cruz en este sitio en 1649 por ser un lugar donde se enterraron los enfermos de la peste que asoló la ciudad en aquél terrible año en el que la población de Sevilla descendió a la mitad. Como el Ayuntamiento está intentando (con más pena que gloria) conmemorar el V centenario de la Primera vuelta al Mundo, pues se ha aprovechado que Elcano llegó al Arenal con la Nao Victoria para reconstruir esta cruz. Rocambolesco, ¿verdad? Pues ahí tenemos nuevo monumento que no sólo no aporta nada al patrimonio de la ciudad sino que, además, se ha llevado un árbol por delante (ya sabemos lo que le gusta a nuestro Ayuntamiento talar un árbol) y ha hecho que se tenga que mover toda una estación de Sevici para que no afeara el ya de por sí feo monumento.


Lo peor de todo quizás no sea la forma de tirar el dinero público en semejantes actuaciones sin sentido, sino que encima se haga algo tan sumamente feo que más parece una lápida mortuoria de nuevo rico que un monumento a la altura de nuestra historia y patrimonio. Con este dinero bien podría haber hecho el Ayuntamiento algo verdaderamente interesante para la Conmemoración del V centenario, como publicar un libro, montar una exposición o restaurar alguna obra de arte relacionada con la época pero en lugar de eso se ha preferido talar un árbol y construir un pastiche historicista sin pies ni cabeza.

3 comentarios:

IRENE Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ dijo...

69.000 € para los turistas, pues mejorar las calles, señalizar bien las vías, cambiar la iluminación (bombillas, que no farolas) de muchas zonas del centro histórico, etc etc etc.
Millones de cosas antes que poner un monumento feo, con letras torcidas y que estorba en la vía más que otra cosa.
Buen articulo.

imbar dijo...

queda la esperanza de que la persona responsable de este monumento? sinsentido, esteticamente horrible y destructivo con el medio, haya leido este articulo y haga bien su trabajo la proxima vez, sevilla, la natura, y la historia estarán agradecidas.

María Fernández dijo...

Se supone que en la zona se enterraron a los afectados por la epidemia de la peste. La cruz conmemoraba la fosa común. Es lo que sé.