Páginas

martes, 26 de noviembre de 2013

Legado escultórico de Expo'92 en la Cartuja ( II )


Seguimos nuestro paseo por la Isla de la Cartuja visitando una de sus avenida principales, la de Marie Curie. En esta calle, de gran importancia para vertebrar el recinto, se encuentra esta intervención del escultor estadounidense Matt Mullican. En Cultura de Sevilla hemos denunciado anteriormente su lamentable estado de conservación y ahí sigue, abandonada, sucia y pintarraqueada. La conservación de toda esta avenida es muy deficiente y realizaremos un reportaje exclusivo para denunciarlo.




La intervención se compone de un muro de cemento de 1,20 metros de altura que se asienta en el discurrir de los canales cerámicos por donde fluye el agua, convirtiéndose en parte del juego de agua tan característico de esta avenida. En planta, los riachuelos forman un entramado que recuerda al urbanismo de una ciudad visto desde las alturas.


En el acceso principal del Auditorio se encuentra la escultura 'Doña Elvira' de Miguel Berrocal. Se trata de una de las dos piezas que existen en Sevilla de este artista malagueño, la otra está en la sede de Endesa de la avenida de la Borbolla. Al encontrarse en un recinto cerrado, esta escultura está bastante bien conservada (no ha sufrido ataques vandálicos) pero después de 21 años a la intemperie es lógico pensar que necesitará algún tipo de mantenimiento. Sin duda, esta pieza, por su importancia y calidad, merece un destino mejor que servir de atrezzo a una discoteca de verano.


Los Jardines del Guadalquivir son uno de los grandes espacios verdes creados para la Exposición Universal. Después de años cerrados, recientemente fueron abiertos de nuevo al público tras una profunda restauración paisajística. En aquella intervención se incluyó la limpieza de las diferentes esculturas que adornan los jardines, si bien no se pudo actuar en las numerosas y espectaculares fuentes que jalonan el recinto por su alto grado de degradación.

Ettori Spalletti. Fuente de pájaros en el Guadalquivir (ha perdido la fuente)

Per Kirkeby. Sin título 

Eva Lootz. No-ma-de-ja-do

Los Jardines del Guadalquivir estaban decorados con cuatro esculturas de las cuales tres se conservan y una ha desaparecido. Se trata de 'Hombre con camisa blanca y pantalón negro' de Stephan Balkenhol. Esta pieza, realizada en madera, fue robada en algún momento entre 1995 y el año 2002 sin que se tenga constancia de cuándo pudo desaparecer. Las obras de este artista se venden por varios miles de euros, así que es de suponer que habrá sido víctima del tráfico ilegal de obras de arte y formará parte de alguna colección de dudosa reputación. Eso en el mejor de los casos, en el peor, habrá servido de combustible para alguna hoguera.

 Monolito que sostenía la escultura de Stephan Balkenhol en el Jardín del Reposo y la Lectura


Terminamos el recorrido por la Isla de la Cartuja en uno de las entradas principales de la Expo, la de la Barqueta. Aquí se encuentra el fabuloso mural cerámico 'Verbo America', del artista chileno Roberto Matta. La obra prácticamente desapareció por culpa del abandono y el vandalismo (civil e institucional, porque jamás se entenderá que se derribase una parte para construir el carril bici). En el verano de 2011 fue restaurado todo el mural pero su ubicación y el desinterés de las administraciones por adecentar y proteger este espacio han hecho que a día de hoy ya presente múltiples desperfectos. Ante la nula actitud cívica de esta ciudad y su desprecio hacia el Patrimonio público, en Cultura de Sevilla siempre hemos defendido que este mural sea trasladado (si es posible) al Centro Andaluz de Arte Contemporáneo para evitar su definitiva desaparición.


Culmina aquí el paseo por el legado artístico de la Exposición Universal, una ruta con sus luces y sus muchas sombras. El arte contemporáneo no está bien considerado en esta ciudad y a la vista está. El estado de muchas de estas piezas es lamentable a pesar de su importancia. Cualquier ciudad desarrollada trataría mucho mejor estas obras y nunca hubiera permitido que desaparecieran piezas de Anish Kapoor o Jesús Soto, aquí sin embargo fueron demolidas o desechadas para dejar paso a nuevos proyectos urbanísticos.

Con esta entrada os animo a que visitéis la Cartuja, disfrutéis de su espectacular tratamiento paisajístico (de gran belleza en esta época del año) y os maravilléis con un proyecto que trajo a Sevilla corrientes urbanísticas, artísticas y paisajísticas que, lamentablemente, no sirvieron de experiencia piloto para implantarse en el resto de la ciudad. Sevilla, a día de hoy está mucho más atrasada en todos estos temas que hace 21 años.

No hay comentarios: