Páginas

miércoles, 27 de noviembre de 2013

El Ayuntamiento defiende la tala de árboles en la calle Avicena


Ante la denuncia de diferentes entidades, asociaciones, partidos políticos y medios de comunicación, el Ayuntamiento de Sevilla justifica el terrible arboricidio que se está cometiendo en la calle Avicena y que esta mañana denunciábamos en Cultura de Sevilla en que era absolutamente necesario y no había otra alternativa.

El delegado de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, en el colmo del cinismo, "ha desmentido que se haya producido una tala indiscriminada de árboles en la calle Avicena y ha aclarado que se han talado catorce de las tipuanas porque estaban en muy mal estado según los informes técnicos, no podían recuperarse y podían constituir un peligro, mientras que las otras quince se van a someter a una poda más intensa para fortalecerlas y poderlas transplantar a otro lugar".


Vayamos por partes. Desmentir que se han talado indiscriminadamente esos árboles es una falta de respeto al intelecto, las imágenes están ahí y hablan por sí solas. Resulta muy curioso que sólo estuvieran en mal estado los árboles que ya han sido talados. ¿En una parte de la calle están enfermos y son irrecuperables y en la otra no? Por otro lado, ¿dónde están esos informes técnicos que dicen que los árboles estaban en mal estado y constituían un peligro? ¿Qué les pasaba a los árboles? El delegado no tendrá problemas en mostrarlos ya que esos informes han sido el detonante de este crimen, ¿no? Además, decir que los árboles que quedan se van a podar "de manera más intensa para fortalecerlos" es una falacia, al podar drásticamente un árbol lo único que se consigue es que enferme y sea más fácil que muera (y el que no lo crea que se dé un paseo por la calle Palos de la Frontera). De todos modos, si las quince tipuanas que han sobrevivido están sanas, ¿para qué se van a transplantar? La nota de prensa añade que todas estas tipuanas se van a sustituir por perales ornamentales, un árbol muy bello, sin duda, con una espectacular floración y un tono rojizo en otoño muy agradable, pero volvemos a lo que apuntábamos esta mañana, los árboles no son farolas ni papeleras, no se pueden sustituir como cualquier elemento de mobiliario urbano, son seres vivos y deberíamos tener un mayor respeto hacia ellos.

La nota de prensa culmina con una oda al trabajo bien hecho recalcando que "difícilmente puede encontrarse otra época en la que los parques y los jardines de la ciudad estén tan cuidados como ahora". Invitamos al delegado de Urbanismo a que se dé un paseo por ciudades que sí cuidan sus parques y jardines, como Bilbao, Vitoria o Barcelona para que conozca lo que es cuidar de verdad el patrimonio verde. En Sevilla, ni la anterior corporación municipal ni ésta han sabido estar a la altura de las zonas verdes de la ciudad.

Toda esta historia suena a que por la razón que sea se querían eliminar esos árboles. El Ayuntamiento no se imaginaba esta reacción de la ciudadanía y cuando ha saltado la noticia, ha reculado, salvando los ejemplares que aún no han sido talados y escudándose en unos informes que, seguramente, ni existan. Habrá que ver a dónde se llevan las tipuanas indultadas y si sobreviven o si acabarán en cualquier vertedero. Lamentablemente esta noticia no pasará de ser una anécdota y dentro de dos semanas, uno o cinco meses volveremos a ver una actuación similar.

2 comentarios:

Juan Antonio Cortés dijo...

Es completamente mentira, paso por esa calle cada semana y los árboles estaban muy sanos, daban sombra y tenían buen porte. ¡Este ayuntamiento es una verguenza!

Elena dijo...

Es completamente falso que los aárboles estuviesen enfermos. Estaban sanos, la tala responde a una iniciativa ( vergonzosamente reclamada por algunos vecinos,aunque con dudoso consenso) de cambiarlos por naranjos, como si de mobiliario urbano se tratase y no de seres vivos