Páginas

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Brutal arboricidio en la calle Avicena


Esta es la calle Avicena, en la Macarena, entre las facultades de Odontología y Farmacia y la calle Torneo. Desde hace años presentaba una doble alineación de árboles, tipuanas en una acera y algunos plátanos en la otra. Hay que hablar en pasado de estos árboles porque el Ayuntamiento está cometiendo un brutal atentado medioambiental talando todas las tipuanas. ¿La razón? Según los operarios que están en plena faena "molestan porque están levantando los acerados". Esto es lo que nos encontramos ahora mismo en la calle Avicena:





Este terrible crimen, incomprensible en una ciudad desarrollada, no tiene justificación alguna y más cuando en la web del Servicio de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Sevilla leemos lo siguiente: "El Ayuntamiento Pleno, en sesión celebrada el 15 de diciembre de 2005, aprobó un conjunto de medidas destinadas a evitar la deforestación y degradación de la ciudad, impidiendo la tala de árboles salvo en aquellos casos en los que su mal estado suponga un peligro cierto para la seguridad vial o peatonal, y no exista otra alternativa viable". ¿Era necesario talar estos treinta ejemplares de árboles sanos y fuertes? Seguramente no. En caso extremo, si supusieran un verdadero peligro por la razón que fuese, ¿no se podrían haber transplantado? Sevilla está llena de alcorques vacíos y zonas verdes donde se podrían haber transplantado estos árboles, pero se ha optado por matarlos. Un Ayuntamiento que permite un crimen así es cómplice de un atentado medioambiental. Si originar un incendio es un delito, ¿por qué esto no lo es? ¿Acaso el daño que se aflige a los árboles no es el mismo?



Y por si alguien considera que el daño tampoco es para tanto o que simplemente "son árboles, ya se plantarán otros", las siguientes imágenes son lo suficientemente ilustrativas del daño y dolor que se les causa a estos seres vivos. Que no griten ni chillen no significa que no sufran.



Los comentarios de los transeuntes daban cuenta del horror que se está realizando, "qué barbaridad", "qué salvajes", "¿cómo pueden hacer esto?" se preguntaban las personas que pasaban por la calle mientras hacían fotos con sus teléfonos móviles. Desde luego el Ayuntamiento se ha lucido con esta actuación, luego hablarán de sostenibilidad, de la Sevilla verde y todo lo que se invierte en zonas verdes. No son más que mentiras de personas sin corazón que son capaces de talar árboles y reponerlos como si de mobiliario urbano se tratase. Quizás el alcalde le ha cogido el gusto a esto de cambiar farolas y bancos y trata los árboles como si fueran lo mismo. Si seguimos esta senda de la deforestación, Sevilla se convertirá en lo que muestra la última imagen, un inmenso desierto intransitable en verano e insostenible medioambientalmente.


4 comentarios:

Spidey dijo...

Tened por seguro que si el Ayuntamiento ha hecho esto es porque, sin ningún lugar a dudas, existe algún tipo de interés económico en ello. Y es que este país no funciona de otra manera, y don dinero se antepone de forma criminal antes que cualquier baluarte moral.

encinarosa dijo...

Estuve en la calle Avicena preguntando cuando este tema se comenzaba a plantear (ante la denuncia de una ciudadana) y se me explico que lo que estaban dañando las tipuanas existentes, preciosas por cierto y con un esplendido porte, eran los aparcamientos de los edificios, que no daba a basto haciendo reparaciones y estaban llegando a producir problemas de seguridad

Sergio dijo...

@ encinarosa: A mí me comentaron lo mismo, pero posteriormente he ido teniendo más información que pone en duda esa hipótesis. Por ejemplo, he hablado con un ingeniero para preguntarle si era posible que las raíces de una tipuana afectaran a la estructura de un edificio y me dijo que es prácticamente imposible, que precisamente estos árboles se usan en las calles porque no tienen problemas. También comentaba otra vecina que tiene el aparcamiento en la zona donde no hay árboles (más cerca de Puerta Barqueta) que existían los mismos problemas de filtraciones.

Ante estos datos y otros testimonios que he leído de vecinos de esos bloques, todo apunta a que de existir algún problema de filtraciones (que nadie dice que sea mentira) se podría deber más a un problema del propio edificio o de las instalaciones de la calle que a las raíces de los árboles. Además, la forma en se ha tratado el tema, con tanto oscurantismo (en la web de Parques y Jardines siempre se avisa de los árboles que se van a cortar y por qué, pero en esta ocasión no se ha hecho) y talando en lugar de transplantar (un extremo que sólo se contempló ante las denuncias ciudadanas) me llevan a pensar que ha sido todo un oscuro tejemaneje para talar unos árboles que, por la razón que sea, le molestaban a algunos vecinos y se ha usado de excusa lo de la estructura del edificio.

Saludos!

José Pedro de la Torre González dijo...

En Sevilla Este ha acabado con la vida de más de 50 árboles que llevan aquí desde que se formó la ciudad, principalmente tipuanas,aunque no faltan jacarandas, olmo, aligustres e incluso naranjos.
Lleva bastante tiempo denunciado, pero como si nada. Lo peor es que algunos de los más grandes muertos se ven desde la comisería. ¿En qué mundo vivimos? Sevilla acabará siendo un desierto intransitable en verano...
¿El motivo de las muertes? Pues sencillamente la gente que los mata los tiene delante de sus casas, comercios o pisos, y les "molestarán las hojas" o vaya usted a saber...
El crimen no para, por favor, que alguien haga algo, lo ruego, no puedo vivir en una ciudad llena de árboles talados por los propios vecinos (De más de 10 metros de altura) y además bastantes a árboles anillados o taladrados y posterormente envenenados.

Ayudaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!