Páginas

domingo, 1 de septiembre de 2013

Zaragoza apuesta por las nuevas tecnologías mientras Sevilla mira hacia el folclore

Centro de Arte y Tecnología de Zaragoza. Foto Ayuntamiento de Zaragoza

Milla Digital es un ambicioso proyecto puesto en marcha por el Ayuntamiento de Zaragoza a través de su Fundación 'Zaragoza, ciudad del Conocimiento' que pretende convertir la capital aragonesa en un núcleo fundamental de las nuevas tecnologías. Al estilo del 22@ de Barcelona, este nuevo barrio se asienta en una zona de expansión de la ciudad y busca la concentración de viviendas, empresas y equipamientos socioculturales, todos ellos bajo el paraguas de la Innovación y el Conocimiento. 

El próximo mes de noviembre, con la celebración del V Congreso Iberoamericano de la Cultura, tendrá lugar la presentación en sociedad de Etopía, el Centro de Arte y Tecnología levantado junto al Ebro, cerca de la estación de Delicias y que conecta con lo que fue el recinto de la Exposición Internacional de 2008. El complejo ha sido diseñado por el estudio de arquitectura MCBAD y no es más que la punta del iceberg de un proyecto global que incluye sedes empresariales y el futuro Caixaforum Zaragoza, cuyas obras se ultiman estos meses.

Llama poderosamente la atención que mientras ciudades como Zaragoza o Barcelona están creando distritos tecnológicos, apostando por la Innovación y el Desarrollo, aquí en Sevilla se haya presentado recientemente el Centro de las Tradiciones, donde los visitantes podrán disfrutar durante todo el año de una caseta de Feria. Ideas distintas de concebir una ciudad y enfocar hacia dónde debe dirigirse, sin duda.

Al otro lado del río, sin embargo, seguimos teniendo nuestro Parque Empresarial con firmas de primer nivel y unos datos económicos que sortean mejor que otros sectores la crisis económica. Sin embargo, el Ayuntamiento sigue haciendo caso omiso de las reclamaciones del Parque e incluso lo ignora deliberadamente cuando debería ser uno de los puntos fundamentales del programa de Gobierno de la ciudad.

Más información en esta noticia de El País

4 comentarios:

Salva Martín dijo...

La verdad es que no entiendo el por qué de esta comparación con Zaragoza. El que se haga un museo de tradiciones para atraer más turismo no choca para nada con que se invierta en atraer empresas tecnológicas.
Yo soy el primero que me da dentera ver una flamenca en cada esquina de Sevilla pero soy consciente de que los turistas no vienen a ver parques tecnológicos de última generación sino cultura, folclore y topicazos. Si tenemos la suerte de que nuestras fiestas y nuestro folclore son conocidos y bien valorados en todo el mundo no entiendo por qué no vamos a explotarlo.
¿Por qué no apoyar los dos?

Sergio dijo...

Salva, la comparación viene simplemente por el hecho de haber leído la noticia de Zaragoza y me ha venido a la mente el caso sevillano.

El problema está en que en Sevilla no se apuesta por lo tecnológico, ni por atraer este tipo de empresas. De hecho, el Parque Tecnológico tiene lo mismos problemas desde hace años sin que ningún Ayuntamiento haya hecho nada por mejorarlo. Y no hablemos ya de la imagen de las zonas municipales de la Cartuja (como la avenida Marie Curie), eso demuestra el poco interés del Ayuntamiento por aquel recinto.

Los turistas vendrán por unas razones o por otras, pero no hay un sólo tipo de visitante en la ciudad. Aparte, me resulta un poco triste que tengamos tan poca fe en nuestras posibilidades, ¿de verdad lo único que podemos ofrecer al visitante es folclore y topicazos? Porque definir el Centro de las Tradiciones como Cultura es bastante cuestionable.

Sevilla no es sólo un escaparate turístico, aquí vive mucha gente que necesita un empleo, una calidad de vida, un futuro. Y para eso, tenemos que empezar a abrirnos al mundo, de lo contrario, cada vez se irá más gente de la ciudad (como ya ocurre, que la población sigue bajando) buscando oportunidades en otras ciudades que sí están en el mundo actual.

Saludos!

Salva Martín dijo...

Espero por supuesto que inviertan en desarrollo tecnológico en la medida de las posibilidades, porque entiendo que ahora está la cosa apurada. A ver si hay suerte y la Pelli activa la Cartuja y el ayuntamiento se ve obligado a construir nueve o diez torres más.

De momento el museo de las tradiciones me parece más que acertado porque no creo que requiera de una gran inversión y puede ser otro atractivo más para la ciudad.

Sergio dijo...

El proyecto del Centro de las Tradiciones está presupuestado en 6 o 7 millones de euros.

Este proyecto tiene varios "problemas", para empezar se trata de un proyecto privado en un suelo público, es decir, un espacio que debería ser de uso público va a ser explotado por una empresa privada. Llama la atención que esto mismo se criticara en el caso de la Encarnación cuando en realidad lo que se construyó fue un mercado de abastos, un museo (de carácter público, no privado) y una plaza pública. Ahora, en la Casa de la Moneda parece que esta privatización no importa.

A parte de esto, en ese solar hay restos arqueológicos de gran importancia que ya están documentados por lo que extraña que se proyecten varias plantas de aparcamiento. La muralla almohade también parece que sufrirá las obras ya que se proyecta abrir en ella varios vanos que permitan pasar de un lado al otro.

Y dejando al lado los temas patrimoniales y de uso público, nos encontramos con que este proyecto no hace más que explotar una serie de tópicos que ya se difunden en exceso. No estaría de más que, como bien apuntas, se dedicara algún esfuerzo a difundir y publicitar otros sectores como el tecnológico.

Saludos!